Género discursivo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

De acuerdo con Mijail Bajtín, los géneros discursivos son una serie de enunciados del lenguaje estables que son agrupados porque tienen ciertas similitudes en su contenido temático, su estilo verbal, y su composición.[1]

Clasificación de los géneros[editar]

Según Bajtín, los géneros se dividen en: frases elocuentes, interjecciones, órdenes, diálogos cotidianos, cartas, onomatopeyas, etc. Son los géneros cotidianos, los diálogos del tipo cercano, así como las cartas, saludos, las conversaciones y todo lo que tiene que ver dentro de un ámbito familiar (más de cara a cara).

Géneros primarios[editar]

Los géneros primarios que forman parte de los géneros complejos se transforman dentro de estos últimos y adquieren un carácter especial: pierden su relación inmediata con la realidad y con los enunciados reales de otros, por ejemplo, las réplicas de un diálogo cotidiano o las cartas dentro de una novela, conservan su forma y su importancia cotidiana tan solo como parte del contenido de la novela, participan de la realidad tan solo a través de la totalidad de la novela, es decir, como acontecimiento artístico y no como suceso de la vida cotidiana.

Géneros secundarios/extremantes[editar]

Los géneros discursivos complejos o secundarios, son agrupaciones de los géneros primarios, en los cuales, se les da otra función del lenguaje, más allá del inmediato. Ejemplos de géneros complejos son las novelas, investigaciones científicas, enciclopedias, artículos periodísticos, textos legislativos, bitácoras entre otros tipos de discursos. A diferencia de los géneros simples, los géneros complejos generalmente son transmitidos en forma escrita, pero hay algunos llamados los géneros precomplejos que se transmiten de forma oral y se debe hablar en un tono de voz adecuado no muy alto, no muy bajo, pues la voz es el énfasis principal de este discurso.

Características de los géneros discursivos[editar]

Los géneros discursivos pueden clasificarse y analizarse según cuatro parámetros o características:

El tema (de qué habla).

La estructura (cómo está organizado).

El estilo (qué recursos lingüísticos utiliza).

. La función (para qué se habla y para quién se habla)

Referencias[editar]

  1. Bajtín Mijaíl. «El problema de los géneros discursivos», en Estética de la creación verbal. Argentina: Siglo veintinuno editores. ISBN 987-1105-20-7