Freidora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Freidora industrial.

Una freidora es un electrodoméstico usado en la cocina para freír alimentos. Existen versiones industriales, así como variantes domésticas.

Existen también las llamadas freidoras sin aceite o freidoras de aire caliente. Estas, como bien indican sus nombres, permiten la fritura, cocción e incluso horneado (dependiendo del modelo) con la utilización de muy poco o nada de aceite.

Características[editar]

Freidora doméstica con cestillo.

Las freidoras modernas cuentan con un cestillo para sacar los alimentos del aceite y escurrirlos. También pueden incluir cronómetros con alarma audible, mecanismos automáticos para elevar y sumergir el cestillo en el aceite, dispositivo para evitar que los restos de harina y rebozado se quemen en el fondo de la cubeta, sistemas de ventilación para mitigar el olor, filtros de aceites para ampliar su vida útil y controles de temperatura mecánicos o electrónicos.

Construcción[editar]

Las freidoras modernas han mejorado la eficiencia energética gracias a la mejora de los sistemas de transferencia de calor. Los modelos comerciales con sistemas infrarrojos o de convección son eficientes pero caros, por lo que son más comunes las freidoras eléctricas o a gas.

Los modelos eléctricos son populares en el mercado doméstico por su movilidad. Pierden algo menos de calor que las de gas porque los elementos térmicos están sumergidos en el aceite, y tiene un tiempo de recuperación de la temperatura menor entre ciclos de fritura. Los modelos de gas se calientan más rápidamente y alcanzan mayores temperaturas de trabajo, pudiendo ser alimentados con gas natural o propano, fuentes energéticas generalmente más baratas que la electricidad, lo que hace a estas freidoras más populares en entornos industriales.

Las freidoras profesionales suelen fabricarse en acero dulce o inoxidable, siendo este último más resistente a las corrosión y las manchas. Además, el acero dulce también se dilata más con el calor, lo que puede dañar el aparato con el tiempo.

Existen freidoras con una gran variedad de cubetas. Algunos modelos cuentan con una «zona fría» en el fondo de la cubeta, donde se depositan los trozos que se desprenden de los alimentos, evitándose así que se carbonicen y ensucien el aceite. Las freidoras con calentadores tubulares tienen una gran zona fría porque los tubos están un poco elevados del fondo de la cubeta, dejando un generoso espacio de aceite más frío. Esto resulta particularmente útil al freír elementos muy empanados o rebozados. Las freidoras con calentadores tubulares son más difíciles de limpiar que las abiertas, pero permiten un mejor acceso a la fuente de calor y suelen ser menos caras. Los modelos de cubeta abierta tienen una fuente de calor externa, que hace que su limpieza sea más cómoda y da un mejor acceso al aceite, pero suelen disponer de una zona fría menor, por lo que las partículas que se desprenden pueden quemarse y ensuciar el aceite. Sin embargo, estas freidoras funcionan muy bien para los alimentos poco empanados. Las freidoras de fondo plano, una variante de las de cubeta abierta, también pueden ser difíciles de limpiar y carecen de zona fría, pero son muy efectivas para freír masa.

Control de temperatura[editar]

Muchos modelos de freidoras modernas incluyen controles de temperatura electrónicos, que permiten ahorrar energía al monitorizar y ajustar constantemente la temperatura del aceite. Un termostato de alta calidad puede mantener la temperatura en un rango de 200 °C, asegurando tiempos de fritura precisos. Los termostatos de seguridad que cortan la alimentación automáticamente si el aceita alcanza temperaturas peligrosas ayudan a prevenir incendios.

Filtrado del aceite[editar]

Un sistema de filtrado de aceite, tratamiento químico o polvo de tierra de diatomeas ayuda a eliminar las pequeñas partículas de comida que no siempre son visibles. El uso de estos sistemas duplica la vida del aceite. Los sistemas de filtrado pueden verse adquirirse integrados en la freidora para evitar realizar manualmente el proceso relativamente peligroso de filtrar el aceite en un sistema externo. Muchos restaurantes usan un sistema de filtrado portátil o un shortening shuttle para transportar el aceite desechado a una zona de vertido. Sin embargo, ni siquiera el aceite viejo es completamente inútil. Hay métodos (químicos y mecánicos) para «reciclar» el aceite usado como biodiésel apto para vehículos diésel.

Accesorios[editar]

Las freidoras industriales cuentan con una amplia gama de accesorios y opciones. Hay modelos encastrables, de suelo y baterías con múltiples unidades de suelo, sistemas de filtrado y depósitos unidos en un gran sistema de freiduría. Las freidoras individuales pueden tener uno o más tanques. Los modelos industriales de suelo pueden contar con ruedas para facilitar su mantenimiento y limpieza. Los cestillos también están disponibles en diversas formas y tamaños, con o sin mangos resistentes al calor.

Freidoras sin aceite[editar]

En los últimos años también se han dado a conocer las llamadas freidoras sin aceite. Estas realizan básicamente las mismas funciones que las freidoras convencionales, pero con la diferencia de que solamente necesitan de una cucharada de aceite o menos para la preparación de los alimentos.

Si bien pueden llegar a no utilizar apenas aceite, siendo la cantidad recomendable una cucharada de este para lograr resultados óptimos, la manera con la que consiguen cocinar los alimentos es mediante aire caliente. Básicamente, aprovechan la grasa que los propios alimentos poseen de manera natural. [1]

Una freidora sin aceite es un electrodoméstico que cocina mediante la circulación de aire caliente alrededor de los alimentos. Un ventilador mecánico hace circular aire caliente alrededor de los alimentos a altas velocidades, cocinando la comida y generando una capa crujiente gracias a la reacción de Maillard. Mediante la circulación de aire que puede llegar hasta los 200ºC o 392 grados Fahrenheit, este electrodoméstico puede freír diferentes alimentos, como patatas fritas, pollo o pescado mediante la utilización de menos aceite que una freidora convencional.[2]

Ventajas de utilizar una freidora sin aceite:[editar]
  • No generan olor a fritanga gracias a no utilizar apenas aceite.
  • Suelen ser muy fáciles de limpiar ya que sus piezas extraíbles, por lo general, se pueden introducir en el lavavajillas.
  • Seguras por lo general.
Desventajas de utilizar una freidora sin aceite:[editar]
  • Pérdida del sabor tradicional obtenido al freír con aceite. Si bien este tipo de freidoras no obtienen el mismo resultado que las convencionales, a mucha gente incluso les llega a gustar más.
  • Alimentos menos crujientes dada la cantidad inferior de aceite utilizada.
  • Precios elevados por lo general en comparación a las convencionales.
  • Suelen producir más ruido durante su funcionamiento que las freidoras convencionales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Freidoras sin aceite». enmicasalomejor.com. Consultado el 14 de abril de 2017. 
  2. «Air fryer». Wikipedia.org (en inglés). Consultado el 14 de abril de 2017. 

Enlaces externos[editar]