Fractura femoral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fractura femoral
Cdm hip fracture 343.jpg
Radiografía antero-posterior de una fractura intertrocantérica del fémur izquierdo.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 S72.0
CIE-9 820
CIAP-2 L75
eMedicine emerg/198
Sinónimos
Fractura de fémur, o de cadera
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Una fractura femoral (coloquialmente "de cadera") es la rotura del fémur. Puede ser una fractura por fragilidad, debido a una caída o traumatismo menor, en una persona con osteoporosis que debilita sus huesos. La mayoría de las fracturas femorales en personas con un hueso normal son resultado de traumatismos de alta energía, tales como accidentes de tránsito.

En el Reino Unido, la mortalidad a raíz de una fractura de cuello del fémur está entre 20% y 35% al cabo de un año en pacientes de 82 ± 7 años de edad, de los cuales 80% son mujeres.[1]

Clasificación[editar]

Existen muchos subtipos de fracturas que afectan la articulación de la cadera, las cuales se reúnen coloquialmente como "fracturas de cadera". Aunque una verdadera fractura de cadera implica la articulación, las siguientes cuatro fracturas de fémur proximal se conocen comúnmente como "fracturas de cadera". Las diferencias entre ellos son importantes porque cada uno recibe un tratamiento diferente.

  • Fractura de la cabeza femoral: indica la aparición de una fractura de la cabeza del fémur. Esta suele ser el resultado de traumatismos de alta energía y a menudo se acompaña con una dislocación de la articulación de la cadera.
  • Fractura de cuello femoral: (conocida también como cuello del fémur, fractura subcapital o intracapsulares) denota una fractura al lado de la cabeza femoral a nivel del cuello, entre la cabeza y el trocánter mayor. Estas fracturas tienen una propensión a dañar el suministro de sangre a la cabeza femoral, potencialmente causando necrosis avascular.
  • Fractura intertrocantérica: denota una fractura en la que la línea de rotura ósea está entre el trocánter mayor y el menor, a lo largo de la línea intertrocantérica. Es el tipo más común de fractura de cadera y el pronóstico de curación ósea es generalmente bueno si el paciente es saludable.
  • Fractura subtrocantérica: se localiza en el eje largo del fémur inmediatamente debajo del trocánter menor y se puede extender hacia la diáfisis del fémur.

Patogenia[editar]

La mayoría de las fracturas de cadera se producen como resultado de caídas de baja energía en pacientes ancianos. Las caídas son poco frecuentes en los adultos jóvenes debido a un mejor equilibrio y fuerza muscular y cuando se producen, por lo general no causa el patrón de lesión que se ve comúnmente en las personas de edad avanzada. Se pensaba anteriormente que el uso de benzodiazepinas aumenta el riesgo de fracturas de cadera, pero los científicos de la Universidad de Harvard demostraron que no hay tal asociación. Una persona normal no se fractura la cadera tras una caída de pie. La fractura de cadera después de una caída leve suele ser producto de una fractura patológica, es decir, causada por algún trastorno subyacente. Las causas más comunes de debilidad en los huesos son los siguientes:

  • Osteoporosis. Las fracturas de cadera son una de las complicaciones más graves de la osteoporosis, de hecho, una medida del éxito o el fracaso del tratamiento de la osteoporosis es la proporción de pacientes que tienen una fractura de cadera. La deficiencia de vitamina D es un problema común que causa la osteoporosis, y cuando se complementa la dieta con calcio y vitamina D se ha notado una reducción de las fracturas de cadera en un 43%.
  • La homocisteína, un tóxico "natural" de aminoácidos asociado a la causa de enfermedades del corazón, derrame cerebral y fracturas de los huesos, se reduce con las vitaminas del complejo B, causando una reducción en la cantidad de fracturas de cadera hasta en un 80% después de 2 años.
  • Otras enfermedades metabólicas óseas como la enfermedad de Paget, osteomalacia, osteopetrosis y osteogénesis imperfecta. Este tipo de enfermedades metabólicas causan fracturas de estrés en la cadera.
  • Tumores benignos o malignos primarios del hueso son causas poco frecuentes de fracturas de cadera.
  • Cáncer metastásico los depósitos en el fémur proximal puede debilitar los huesos y causar una fractura de cadera patológica.
  • La infección en el hueso es una causa rara de la fractura de cadera.

Otro elemento en el riesgo de mantener una fractura de cadera es el riesgo de caída. La prevención de caídas es un área de interés con las preocupaciones en materia de proporcionar un entorno seguro para las personas en situación de riesgo, proporcionándoles ayuda para caminar, problemas de medicación etc. Ciertos protectores acolchados o escudos de plástico que puede ser colocado sobre los trocánteres del fémur de personas en riesgo de la caída o de mantener una fractura por fragilidad. Sin embargo, no son eficaces para reducir el riesgo de una fractura de cadera y el cumplimiento por parte del paciente es deficiente. En un estudio de 135.000 personas de 50 años de edad o mayores, a los que se administraban altas dosis de un inhibidor de bomba de protones (como el Protonix, Prevacid, Prilosec) durante más de un año han resultado ser 2,6 veces más propensos a fracturarse la cadera. Los que tomaban dosis menores de 1 a 4 años fueron de 1,2 a 1,6 veces más propensos a una fractura de cadera. wikificar TRATAMIENTO

A.TRATAMIENTO INICIAL EN EL SERVICIO DE URGENCIAS

a. Se debe descartar en pacientes politraumatizados otras lesiones que pongan en peligro la vida mediante la aplicación del sistema ABCD del ATLS

b. Se debe estabilizar al paciente de ser necesario

c. En caso de tratarse únicamente de lesiones únicas se considera el uso de tracción cutánea a razón de un 5-10% del peso del paciente en la extremidad afectada

d. Se iniciara manejo parenteral analgésico y profilaxis antitrombótica con heparinas de bajo peso molecular

e. En caso de lesiones quirúrgicas se solicitaran estudios complementarios de laboratorio y gabinete.

B.TRATAMIENTO MÉDICO

El tratamiento conservador de las fracturas de cadera tiene pocas indicaciones ya que incluso las fracturas impactadas presentan mayores beneficios con una fijación interna, la decisión del manejo conservador no esta basada en el estado de la cadera si no en las variables que presenta el paciente, como en pacientes preterminales, en aquellos que no presenta un mayor beneficio una cadera funcional, pacientes sin movilidad o dementes quienes no se mueven de forma independiente o que están confinados en la cama, estos pacientes se beneficiarían con analgésicos y cambios posturales durante varios días hasta que el dolor agudo se calme

C. TRATAMIENTO QUIRÚRGICO.

El tratamiento quirúrgico dependerá de la porción afectada de la cadera encontrándose fracturas intracapsulares y extracapsulares, dado que las primeras en el área del cuello de la cadera presentan un alto riesgo de necrosis avascular de la cabeza femoral, ya que se afecta la circulación sanguínea de la misma y por lo tanto no se beneficiaria con un procedimiento de osteosíntesis por lo que en estas se recomienda el uso de artroplastias de cadera

a. Fracturas de cabeza femoral: estas fracturas se pueden manejar conservadoramente de encontrarse estables y reducidas con fragmentos pequeños menores de 1 cm2 y distales a ligamento redondo, si afectan la movilidad articular se pueden resecar, las intervenciones quirúrgicas están indicadas en aquellas fracturas en donde los fragmentos óseos y tejidos blandos están interpuestos en la articulación, realizándose una reducción abierta y fijación interna, se pueden emplear varios implantes como tornillos canulados y tornillos de esponjosa 6.5 y 7 mm.

b. Las fracturas del cuello femoral en los cuales se considera que se encuentra viable la circulación sanguínea a la cabeza en especial en paciente jóvenes y ancianos activos se considera el manejo con osteosíntesis mediante reducción abierta y fijación interna mediante colocación de tornillos canulados y esponjosa de 7 y 6.5 mm. En pacientes de 75-80 años y en aquellos en donde exista una alta posibilidad de necrosis avascular de la cabeza femoral se le realizara artroplastia, si se considera una sobrevida menor de un año se puede realizar una artroplastia parcial con una prótesis cefálica unipolar.

c. Fracturas trocantereas: estas son las más frecuentes en el fémur proximal, el manejo de elección es la reducción abierta y la fijación interna. Siendo el DHS (sistema placa tornillo deslizante) el implante de elección en fracturas estables, aunque se pueden emplear actualmente la placa Godfried (PCCP Percutaneos Compresion Plate), en fracturas inestables se puede considerar el uso de clavo PFN, así como placas DCS y placas condileas e incluso realizarse artroplastias totales o parciales de la cadera.

d. Si las condiciones del paciente no permiten una cirugía prolongada, se puede considerar realizar una cirugía de resección tipo Girdlestone, lo cual resuelve sintomatología dolorosa y permite una movilización adecuada del paciente

e. El manejo quirúrgico se debe realizar lo antes posible en cuanto las condiciones del paciente lo permitan.

Referencias[editar]

A. Medina Rodríguez F. Prioridades de fijación en el polifracturado. Ortho-tips Vol. 2 No. 1 2006

B. Thomas P Ruedi. Principios de la AO en el tratamiento de las fracturas. AO publishing 2003, Ed. Masson, pag 445-459

C. Harry B Skiner. Diagnostico y tratamiento en ortopedia. 4ª edicion. Ed manual moderno pag. 153-158

D. RonalMc Rae. Ortopedia y fracturas, exploracion y tratamiento, edit Marban Libros año 2000, pag 108-130, 380-408

E. Rockwood and Grens. Fracturas en el adulto tomo 2 quinta edición ed. Marban pag 1547-1681

2.Medina Rodríguez F. Prioridades de fijación en el polifracturado. Ortho-tips Vol. 2 No. 1 2006 B. Thomas P Ruedi. Principios de la AO en el tratamiento de las fracturas. AO publishing 2003, Ed. Masson, pag 445-459 C. Hrry B Skiner. Diagnostico y tratamiento en ortopedia. 4ª edicion. Ed manual moderno pag. 153-158 D. RonalMc Rae. Ortopedia y fracturas, exploracion y tratamiento, edit Marban Libros año 2000, pag 108-130, 380-408 E. Rockwood and Grens. Fracturas en el adulto tomo 2 quinta edición ed. Marban pag 1547-1681