Fortaleza (cristianismo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fortaleza (virtud)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Fortaleza, de Sandro Botticelli (1470).

En la teología cristiana, la fortaleza es una de las virtudes cardinales que consiste en vencer el temor y huir de la temeridad.

Etimología y acepciones[editar]

La palabra fortaleza deriva del vocablo latino fortis, fuerte. Abarca los dos conceptos de «fuerza física» y «energía de ánimo» y no debe confundirse con el concepto y el vocablo «violencia».[1] Por la primera acepción el hombre repele y supera los ataques físicos mientras que por la segunda soporta, rechaza y supera las grandes dificultades que se oponen o le impiden la «realización moral del bien según el orden de la razón».[2] Como indica el título del artículo, se trata de exponer la fortaleza según la segunda acepción antes citada, no en el sentido lato de la primera acepción.

Definición de fortaleza[editar]

De acuerdo con lo anterior, la fortaleza es una virtud, una de las cuatro virtudes cardinales. El «sujeto» es el apetito irascible en cuanto está subordinado a la razón. Su «fin» es quitar los impedimentos de temor o temeridad que llevan consigo las pasiones para conseguir que la voluntad no deje de guiarse por los dictados de la recta razón frente a los serios males y peligros corporales.[3]

Lugar que ocupa entre las cuatro virtudes cardinales[editar]

Teología moral de la fortaleza[editar]

En la teología cristiana, la fortaleza es una de las cuatro virtudes cardinales junto con la prudencia, justicia y templanza. Consiste en vencer el temor y huir de la temeridad. Para los cristianos, la fortaleza asegura la firmeza en las dificultades y la constancia en la búsqueda del bien, llegando incluso a la capacidad de aceptar el eventual sacrificio de la propia vida por una causa justa.[4] La fortaleza da firmeza a las decisiones tomadas para resistir las tentaciones y superar los obstáculos que se presenten en la vida moral de cada persona. Esta virtud capacita para vencer el miedo, incluso a la propia muerte, así como para afrontar las pruebas y las persecuciones.[5]

La fortaleza se describe como la virtud que da valor al alma para poder afrontar con coraje y vigor los riesgos, moderando el ímpetu de la audacia. Su fin es ordenar el apetito a la razón, de modo que la voluntad siga la razón cristiana ante los peligros o dificultades.[6]

En el Nuevo Testamento, en el Evangelio según San Mateo, se dice que

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos padece violencia, y los esforzados lo conquistarán. Mt 11,12.

pero esta fuerza no quiere decir algo similar a una violencia contra los demás, sino fuerza para combatir las miserias y debilidades de uno mismo; es valentía para no disfrazar las infidelidades propias; también es la audacia que se debe tener para reafirmar y confesar la fe especialmente cuando el ambiente es contrario.[7]

Referencias[editar]

  1. VV.AA (1989). Gran Enciclopedia Rialp (sexta edición). Madrid: Ediciones Rialp S.A. p. Tomo 10-pag 338. ISBN 84-321-0666-6. Consultado el 24 de abril de 2016. 
  2. Aristóteles (1970). Ética a Nicómaco (10 edición). Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionale. ISBN 978-84-259-0955-9. Consultado el 24 de abril de 2016. 
  3. VV.AA (1989). Gran Enciclopedia Rialp (sexta edición). Madrid: Ediciones Rialp S.A. p. Tomo 10-pag 338-339. ISBN 84-321-0666-6. Consultado el 24 de abril de 2016. 
  4. Catecismo de la Iglesia Católica. Artículo 7, Las virtudes. Tercera Parte, La vida en Cristo. Accesible en: http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p3s1c1a7_sp.html
  5. Varios Autores (1992). Catecismo de la Iglasia Católica. Ciudad del Vaticano: Coeditores Litúrgicos et alli-Librería Editrice Vaticana. p. 409, nº 1808. ISBN 84-288-1100-8. Consultado el 22 de abril de 2016. 
  6. A. Sarmiento-T. Trigo, «Moral de la persona», Apuntes, Instituto Superior de Ciencias Religiosas, Universidad de Navarra, Pamplona 2002. Accesible en: http://www.almudi.org/Recursos/Virtudes/ID/1767/Las-virtudes-humanas
  7. Escrivá, Josemaría (1999). Es cristo que pasa (35 edición). Madrid: Rialp. p. 185; nº 82. ISBN 84-321-1608-4. Consultado el 22 de abril de 2016. 

Enlaces externos[editar]