Fernando de Ávalos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fernando Francesco D'Ávalos, V marqués de Pescara.

Fernando Francisco de Ávalos Aquino y Cardona, V marqués de Pescara (Nápoles, 1489 - Milán, 4 de noviembre de 1525), militar napolitano de orígenes españoles.

Biografía[editar]

General de las tropas hispano-imperiales de Carlos V durante las Guerras Italianas. En 1512, en la Batalla de Rávena fue tomado prisionero por los franceses, pero se le dejó libre al final de la guerra de la Liga de Cambrai. Fue general en jefe de los ejércitos del emperador Carlos V durante las Guerras Italianas y derrotó a los franceses de Francisco I en las batallas de Bicoca y de Pavía.

Antepasados[editar]

Rodrigo (Ruy) López de Ávalos, su bisabuelo, fue un noble de Toledo, que tomó parte activa en las guerras de Reino de Castilla durante el reinado de Juan II, y había sido enviado al exilio, muriendo en Valencia.

El hijo de éste, su abuelo Íñigo Dávalos y Tovar entró al servicio del rey de Aragón y de Nápoles, Alfonso V el Magnánimo, siguió a su señor a Italia, donde casaría con Antonia de Aquino y Gaetano, III marquesa de Pescara (1440).

El hijo de este último, por tanto su padre, Alfonso, IV marqués de Pescara que casó con María Hipólita Diana de Aragón y Cardona, dama de la rama siciliana de los Cardona, fue traicioneramente asesinado durante la invasión francesa del Reino de Nápoles (1494). Fernando, se convirtió en el V marqués de Pescara.

Cuando Fernando tenía 6 años, fue prometido a Vittoria Colonna, hija del condotiero Fabrizio Colonna, y el matrimonio se celebró el 27 de diciembre de 1509 en Ischia. Su condición de noble por parte de Aragón y Nápoles le proporcionó el apoyo de Fernando el Católico. En 1512 dirigió un cuerpo de caballería ligera en la Batalla de Rávena, donde fue herido y hecho prisionero por los franceses. Gracias a la intervención de uno de los más destacados generales franceses, el italiano Gian Giacomo Trivulzio, que había tomado parte en el concierto de su matrimonio, pudo ser liberado tras el pago de un rescate de 6.000 ducados.

Fernando de Ávalos mandó la infantería en la Batalla de La Motta, el 7 de octubre de 1513, contra la República de Venecia. Desde esta batalla hasta la Batalla de Bicoca, Ávalos estuvo siempre al servicio de los españoles en todo lo que hiciera falta, siendo compañero y bajo el mando de Próspero Colonna.

Después de la batalla en Bicoca, Colonna fue nombrado general en jefe por el emperador Carlos V. Ávalos se sintió desairado y marchó hacia Valladolid a pedir explicaciones por tal hecho. Carlos V, persuadió a Ávalos durante varias entrevistas de que Colonna era superior a él. Sin embargo trabó amistad con el emperador, lo que sumado a su ascendencia española, propició que en las siguientes campañas fuera él el jefe de las tropas imperiales.

Cuando Francisco I invadió Italia, Ávalos fue encargado por el emperador de repeler la invasión. Las dificultades que tuvo que superar fueron muy grandes, ya que la tropa no percibía su sueldo. La tenacidad, paciencia y tacto de Ávalos triunfaron en contra de todos los obstáculos. Su influencia sobre las veteranas tropas imperiales se hizo notar en el asedio de Pavía y la posterior batalla. En enero de 1525 tomó el puesto avanzado francés de San Angelo, con lo que cortaba la línea de comunicaciones entre Milán y Pavía.

El 24 de febrero de 1525, derrotó y tomó como prisionero al rey francés Francisco I en un brillante ataque en la Batalla de Pavía. El ataque de Ávalos fue de notable audacia: rodeó a la potente caballería francesa con un cuerpo de ejército de arcabuceros y caballería ligera, consiguiendo destruir a los franceses. Mientras, Lannoy y los demás capitanes imperiales también conseguían derrotar a los franceses en el campo de batalla.

Girolamo Morone, secretario del duque de Milán, creyendo que Ávalos había sido despreciado por el emperador Carlos V, invitó al condotiero a que se uniera a una trama para expulsar a españoles, franceses y alemanes de Italia, prometiéndole un trono. Pero Ávalos fue leal al emperador, desveló esta conspiración a Carlos V, y Morone fue apresado.

Poco después de este suceso, mientras cercaba a Francisco Sforza en el castillo de Milán, murió, al parecer de tifus, el 4 de noviembre de 1525.[1] No dejó descendientes y su título pasó a su primo Alfonso de Ávalos y San Severino, marqués del Vasto, también distinguido general imperial, que se convirtió así en VI marqués de Pescara.

Véase también[editar]

Referencias[editar]