Falla transformante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fallas transformantes (líneas rojas).

Falla transformante o borde transformante es el borde de desplazamiento lateral de una placa tectónica respecto a la otra. Su presencia es notable gracias a las discontinuidades del terreno.

Este tipo de fallas conecta las dorsales mesoceánicas, otras simplemente acomodan el desplazamiento entre placas continentales que se mueven en sentido horizontal. La falla transformante más conocida es la Falla de San Andrés, en California (EE. UU.).

La falla o borde transformante se produce en los bordes pasivos de una placa tectónica y se caracteriza por ser una falla de desplazamiento horizontal, donde las placas se desplazan una al lado de la otra debido a la expansión del suelo oceánico sin producir ni destruir litosfera (ver imagen a la derecha).

Estas fallas conectarían los cinturones activos globales en una red continua que divide la superficie externa de la Tierra en varias placas rígidas, por lo tanto la Tierra se compone de placas individuales y es a lo largo de las fallas transformantes donde es posible el movimiento relativo entre ellas.

La mayoría de las fallas transformantes une dos segmentos de una dorsal oceánica. Además a través de las fallas transformantes la corteza oceánica creada en las dorsales puede ser transportada a una zona de destrucción, esto es las fosas submarinas.

Existen otros dos tipos de bordes: los bordes convergentes y los bordes divergentes.

Un borde convergente tiene un movimiento contrario al borde divergente, es decir, en este caso las placas tectónicas chocan por lo que lleva la actividad volcánica asociada y la creación de relieve.

Un borde divergente tiene un movimiento contrario al borde convergente, es decir, en este caso las placas tectónicas se separan por lo que provocan el ascenso de material desde el manto creando nuevo suelo.

Véase también[editar]