Estación de Seguimiento de Satélites de Espacio Profundo de Cebreros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Imagen de la antena parabólica
Estación de Seguimiento de Cebreros

La Estación de Seguimiento de Satélites de Espacio Profundo de Cebreros (abreviada como DSA 2, "Deep Space Antenna 2") se encuentra situada en la localidad abulense de Cebreros (España), a unos noventa kilómetros al noroeste de Madrid.

Esta estación de seguimiento se inauguró oficialmente el 28 de septiembre de 2005, y es la novena estación de seguimiento y la segunda de espacio profundo de la Agencia Espacial Europea (ESA), tras la DSA 1 situada en Nueva Norcia (Australia), inaugurada en 2002. Existe una tercera antena (DSA 3) instalada en Malargüe (Argentina), que entró en funcionamiento en 2013.

Hasta 2002, la ESA carecía de medios propios para comunicarse con naves destinadas a otros planetas, o en órbitas muy lejanas y dependía de la red de escucha de la NASA para recibir los datos recabados por estos. Coordenadas: 40°27′10″N 4°22′03″O / 40.4528, -4.3676

Características[editar]

El plato móvil de la antena tiene de 35 metros de diámetro. La estructura completa mide 40 metros de altura y pesa 620 toneladas. Los cimientos empiezan a 20 metros de profundidad. Gran parte de la maquinaria responsable de mover la antena está bajo tierra.

Tiene más capacidad de adquisición de datos que la antena de Nueva Norcia, ya que recibe y transmite información en la banda Ka (31,8 - 32,3 GHz) además de recepción en la banda X. Su apuntado tiene un error de sólo seis miligrados (lo que supone diez veces más precisión que las antenas de seguimiento habituales de 15 metros de diámetro). Cuenta con 250 sensores de temperatura repartidos por toda la estructura, de forma que ésta puede autoajustarse automáticamente en caso de que ocurran dilataciones y contracciones del material debido a los cambios meteorológicos.. Con respecto a la antena de Nueva Norcia, es también más rápida en azimuth y elevación, y es capaz de soportar un viento más intenso.

Habitualmente, la antena es operada remotamente desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) localizado en Darmstadt (Alemania).

Emplazamiento[editar]

La estación se encuentra situada en una localización muy tranquila, rodeada de pinos y jaras. Aparte de su situación privilegiada, la elección recayó en Cebreros debido a que posee las coordenadas geográficas necesarias (120 grados al este o al oeste de la estación de Nueva Norcia) y a la falta de interferencias radioeléctricas producidas por la telefonía móvil.

En un principio se barajó la opción de Villafranca del Castillo (Madrid), donde la ESA ya dispone de un Centro de Astronomía Espacial (ESAC), pero fue descartada debido a su acelerado desarrollo urbanístico, que hubiese sido, sin duda, una fuente segura de interferencias. Otro argumento a favor de Cebreros fue contar con las instalaciones que la NASA utilizó en los años 1960 y 1970 para el seguimiento de las naves del programa Apollo. La NASA abandonó el uso de esta estación en 1983 por motivos presupuestarios y cedió las instalaciones al gobierno español.

Construcción[editar]

La búsqueda del emplazamiento para la estación de Cebreros comenzó en abril de 2002, aunque la construcción no se inició hasta enero de 2003. Ésta ha durado un poco más de dos años (finalizó en agosto de 2005, y desde entonces estuvo funcionando en pruebas).

La construcción fue responsabilidad de un consorcio liderado por las compañías SED Systems (Canadá) y por Vertex Antennentechnik (Alemania). Las empresas españolas ESTEYCO y NECSO se encargaron de la infraestructura de la torre de la antena, en tanto que LV Salamanca se responsabilizó de las infraestructuras y de la remodelación del edificio.

El coste de la estación de Cebreros ha sido de unos 30 millones de euros, de los que 22 han sido para la antena.

El primer director fue el español Valeriano Claros.

Misiones[editar]

Cubrió misiones interplanetarias, como la sonda espacial Rosetta, enviada al espacio en 2004 para aterrizar por primera vez en un cometa, el Churyumov-Gerasimenko, tras un viaje estelar de diez años, y las operaciones rutinarias de la misión Venus Express, y se utiliza actualmente como apoyo para la Mars Express.

Participará en próximas misiones, como BepiColombo, que visitará Mercurio, así como del seguimiento de los telescopios espaciales Herschel, Planck, LISA Pathfinder y Gaia.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]