Escultura de El Peruano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Es un bajorrelieve policromado realizado en una pared vertical de piedra de rodeno, en un abrigo natural del barranco Cardoso, en Pozondón (Teruel). Fue tallado por un artista peruano llamado Mauro Mistiano, afincado en Pozondón.

Descripción[editar]

Este bajorrelieve tiene un estilo precolombino. Representa un tumi cuyo remate es una divinidad inca, posiblemente Inti, dios del sol. A los pies del tumi, un jabalí y un ciervo, fauna autóctona ibérica lo observan desde el ángulo inferior derecho y en el izquierdo una anaconda plumada, representando la fauna americana.

Utiliza los colores típicos de la decoración de los tumis, el azul turquesa peruana y oro, de una tonalidad metálica. Lleva turquesas como cubreorejas y en el collar.

Escultura de El Peruano

La parte de abajo representa la hoja semicircular del cuchillo ritual. El mango es el cuerpo de Inti que está con las manos extendidas, equilibrio entre el bien y el mal. En el rostro se observan los ojos almendrados y policromados, siguiendo la iconografía del arte precolombino. El gorro está ornamentado con códices de significado religioso, varios semicírculos concéntricos, cada uno con una decoración diferente, alternando motivos florales y geométricos.

El conjunto tiene seis metros de alto por cuatro de ancho. Estas medidas otorgan a la obra de una gran espectacularidad y produce en el visitante gran asombro.

El tumi está protegido por una visera natural de piedra de rodeno. El sitio encierra una magia especial que envuelve al que contempla la obra.

Localización[editar]

El bajorrelive se encuentra en el término municipal de Pozondón, en el interior del singular y hermoso barranco Cardoso. Es una abrupta rambla que se abre, de repente, en las parameras de Pozondón, encontrando el punto de ruptura entre las cuarcitas y el rodeno.

La altura del lugar está entre los 1290 m. a los 1350 m.

Barranco Cardoso[editar]

El vallejo se va haciendo cada vez más profundo, con escarpadas y casi verticales paredes de rodeno llegando, en algunos puntos a superar los 10 metros de altura. Su vegetación es muy variada y frondosa gracias a que el valle recoge agua de lluvia que se estanca en numerosas pozas excavadas en la roca. Encontramos tomillo, aliaga, carrasca y otros vegetales propios de la zona. También hay avellanos y marojos, que son más difíciles de encontrar en estos lugares.

Véase también[editar]