Empresa fantasma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Una empresa fantasma es una compañía que sirve como vehículo para diferentes operaciones empresariales sin tener ella misma activos significativos u operaciones propias. Las empresas fantasma no son ilegales en sí, y pueden tener objetivos empresariales legítimos. Sin embargo, son un componente importante de la economía sumergida, especialmente de aquella basada en paraísos fiscales.

Una operación clásica para eludir impuestos está basada en la compra y venta a través de compañías fantasma en paraísos fiscales (conocidas como sociedades offshore) para ocultar beneficios auténticos. La firma principal lleva a cabo sus operaciones internacionales a través de una compañía fantasma, de manera que no tiene que reportar a su país los importes, evitando impuestos.

Un ejemplo de uso legal de una compañía fantasma sería el de una firma fabricante de productos de alimentación que establece una compañía fantasma para vender sus productos como marca blanca de un distribuidor minorista de precios bajos. La firma, al ocultar su relación con el distribuidor de descuento y el hecho de que sus productos se venden como marca blanca, evita diluir el precio de su marca principal, que es más cara. Otro ejemplo de uso legal de este tipo de sociedades son las sociedades preconstituidas, que son sociedades mercantiles paralizadas y sin activos hasta su adquisición por terceros, que de este modo se ahorran las gestiones de constitución de su propia sociedad.

Sociedad instrumental, interpuesta o pantalla[editar]

Una sociedad interpuesta, instrumental o pantalla, en economía y negocios, es aquella sociedad, empresa o compañía que se crea con el objetivo de eludir impuestos, evasión fiscal y corrupción bancaria. Las grandes corporaciones, grupos empresariales y grandes bancos actúan, en ocasiones, con empresas instrumentales en paraísos fiscales.[1][2][3]

La sociedad instrumental, dependiendo del contexto y país, puede ser legal y se constituye generalmente con un pequeño capital social para cubrir un objetivo fiduciario de limitación de responsabilidad.[4][5][6]

La lucha contra las sociedades pantalla es el origen de iniciativas legales a nivel europeo en el ámbito de la lucha contra los tráficos.[7]

Testaferro[editar]

El testaferro es el término usado para señalar a la persona o personas que suplantan, encubren o se disfrazan legalmente, prestando su nombre e identidad, firma, o bien su personería ya sea física o jurídicamente, emulando el papel social de la persona mandante a la que en el fondo representa. Esta palabra significa literalmente «cabeza de hierro» en italiano.[8][9][10][11]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «Como funciona una sociedad pantalla». Archivado desde el original el 28 de marzo de 2014. Consultado el 28 de marzo de 2014. 
  2. Golpe del Tribunal Supremo a las 'sociedades pantalla' elEconomista.es, 29/11/2013
  3. Multa a un despacho por pagar con sociedades 'pantalla, expansión.com, 21/5/2013
  4. Inspecciones tributarias a profesionales
  5. ¿Cuándo la creación de una sociedad puede ser catalogada como elusión fiscal?
  6. Matutes obtiene importantes ingresos financieros en Holanda preferente.com, 20/11/2013
  7. «Stop a las sociedades pantalla». Consultado el 12 de febrero de 2015.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  8. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «testaferro». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  9. Testaferro en Economía
  10. Aviso de testaferro publicado
  11. Testaferro-figura legal en España Archivado el 29 de marzo de 2014 en la Wayback Machine.