El Viar (Alcalá del Río)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Viar
asentamiento
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Flag of Diputacion de Sevilla Spain.svg Sevilla
• Municipio Alcalá del Río
Ubicación 37°34′26″N 5°54′58″O / 37.573888888889, -5.9161111111111Coordenadas: 37°34′26″N 5°54′58″O / 37.573888888889, -5.9161111111111
• Altitud 30 msnm
Población 717 hab. (INE 2012)
• Densidad n/d hab./km²
Gentilicio Viareño/a
Código postal 41319
Alcalde Jesús Miguel Monclova (IU)
Patrón San Isidro Labrador
Patrona Virgen del Pilar

El Viar es una pedanía de Alcalá del Río, municipio de la provincia de Sevilla, Andalucía, España.

Su ubicación se encuentra en la finca conocida como "Hazada Cerrada", que fue expropiada a sus propietarios (Francisco y Amalia Jiménez Palacios) y más tarde fue repartida entre los colonos venidos desde distintos pueblos de la zona. El Viar es un municipio agrícola, está rodeado de campo que muchos vecinos cultivan; prueba de ello lo encontramos en el cortijo "Pedro Espiga", lugar donde sus vecinos trabajan durante todo el año en la recogida de el melocotón.

Historia[editar]

La Plaza y la Iglesia en los primeros años del pueblo.

Tiene su origen en 1956 a raíz de la creación de pueblos de nueva planta llevada a cabo por el Instituto Nacional de Colonización (INC), siendo el proyecto encargado a Pedro Castañeda Cagigas. Siguiendo el estudio del alcalareño Gregorio García-Baquero López “La creación de pueblos de nueva planta [...] fue una labor característica del Instituto Nacional de Colonización”, reincide en la misma idea cuando señala “Instrumento fundamental de la colonización en la etapa posterior a la Guerra Civil fue el INC, cuyo objetivo, más que establecer nuevas poblaciones, consistía en ‘colonizar’ territorios, dando ocupación a una población con capacidades para ello. El instituto pretendía una intensificación de la producción en los terrenos que ya estaban siendo cultivados, mediante la racionalización de las explotaciones, fomentando la explotación intensiva de la pequeña y mediana propiedad”. En palabras de Severino Aznar “Nada hay que amarre tanto a la familia a la tierra como la propiedad de la misma. Es para ella lo que la raíz para el árbol”. Con este espíritu, la creación de estos nuevos pueblos, entre los que se encuentra El Viar, responde a un proyecto de colonización integral, que comprende la puesta en funcionamiento de extensas superficies de regadío donde anteriormente sólo había cultivos de secano y el establecimiento de familias como unidades básicas colonizadoras.

Vista aérea de El Viar en la década de los años 50-60

El pueblo responde al modelo cuadricular, quebrado casi en el centro, rompiendo así con un trazado ortogonal perfecto. Presenta fachada ajardinada que le sirve de acceso desde la carretera y un eje transversal constituido por la calle de la Iglesia, cortada casi perpendicularmente por la de las Artesanías y la calle de los Milagros. El rincón más preciado lo constituye la plaza de la Iglesia, en parte porticada, y, junto a ésta, el centro cívico, en una plaza menor. El INC repartió las tierras puestas en regadío entre aquellas personas con experiencia como agricultores que tenían más necesidades. El perfil requerido era ser hombre casado, menor de 50 años, que supiera leer y escribir y que tuviera mayor número de hijos. Había dos tipologías: el colono y el obrero agrícola. Los colonos recibían un lote de tierra y una casa, que empezaban a pagar terminado el periodo de tutela. Los obreros agrícolas recibían una casa en régimen de alquiler y un huerto familiar de media hectárea que le sirviera para su consumo personal. El 24 de octubre de 1952 se abrió concurso de aspirantes a colonos en la zona regable del Viar entre residentes en el término de Alcalá del Río. En marzo de 1953 el Instituto entregaba los lotes de la finca Albatán, que se encontraban en condiciones de iniciar su cultivo.

Población[editar]

Fueron los colonos que poblaron El Viar los que le dieron la vida y el sentido a este pueblo de nueva creación; en principio, al entregarse las tierras antes de estar terminado el pueblo se construyeron barracones de una ínfima calidad entre Esquivel y éste. En septiembre de 1956 empezaron a llegar los primeros colonos a estos barracones, a los que se les daba una casa, una yegua y una vaca lechera.

Colonos en el patio de la Cooperativa

El INC repartió las tierras puestas en regadío entre personas con práctica como agricultores que estuvieran más necesitados, dentro de los seleccionados se diferencia entre los colonos y los obreros agrícolas. En su mayor parte las personas que llegaban procedían de otros municipios como Villaverde del Río, Mairena del Alcor, El Viso del Alcor, Alcalá del Río o Granada. El hecho de ser gente venida de distintos puntos, sin relaciones entre sí ni lazos al nuevo pueblo, no fue óbice para la buena relación entre todos, motivada, sin duda, por las dificultades en aquellos inicios, donde no había ni recursos ni medios, por lo que la amistad y la cordialidad entre todos los vecinos fue el mejor apoyo para solventar las carencias. Aunque desgraciadamente no a todo el mundo le fue bien en esta nueva aventura, emprendida lejos de sus lugares de origen, al no contar con una familia amplia como mano de obra o al no producir la tierra lo suficiente, es por ello por los que muchos de los colonos se veían obligados a trabajar además en cortijos cercanos como los de "Mudapelo" y "Pedro Espiga", o en los secaderos de tabaco colindantes al pueblo.

En cantidades, la población de El Viar, como el resto de pedanías alcalareñas, ha experimentado un descenso continuo (datos de 1966 a 1998 recogidos en el estudio de Gregorio García-Baquero), si bien este municipio es el que presenta una pérdida menos notoria de población (de un 2,5 %, frente al 21 % de Esquivel y el 18 % de San Ignacio del Viar), hubo momentos que se llegó a cotas de 584 habitantes (1986) comenzando a partir de este año a crecer tímidamente hasta nuestros días.

Fiestas[editar]

A pesar de situarnos ante un pequeño municipio, El Viar cuenta con numerosas fiestas locales que se celebran durante todo el año en el siguiente orden:

  • Cabalgata de Reyes Magos: Es quizás una de las fiestas más multitudinarias que celebra el municipio, pues el 6 de enero (día de la Cabalgata) las calles viareñas se llenan no solo de niños y adultos de este pueblo, sino de personas que llegan de muchos otros de los pueblos vecinos.
  • Carnaval: A comienzo del mes de febrero los habitantes de este pueblo se echan a la calle disfrazados, y tras una charanga hacen su pasacalles para rematar el carnaval en la plaza, donde habitualmente se comen buñuelos con chocolate.
  • Candelarias: También a comienzo de febrero se celebra esta fiesta, donde pequeños grupos de personas se juntan alrededor de sus respectivas candelas para pasar una noche de diversión en la que no faltan la comida, la bebida y el buen ambiente.
  • Certamen de Bandas "Rafael Rivera": Como preparación de la Semana Mayor, en Cuaresma, se organiza esta fiesta, donde se reúnen a cuatro o cinco Bandas o Agrupaciones Musicales que exhiben marchas de Semana Santa entorno a una barra de comida y bebida con precios populares. Cabe señalar que la preparación de éste viene de manos de la Agrupación Parroquial del pueblo.
  • Sábado de Pasión: En este día procesionan por las calles de El Viar las imágenes del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima del Amor, configurando la Semana Santa en el municipio con esta procesión acompañada por todos los fieles del lugar.
  • San Isidro Labrador: Los cultos en torno a San Isidro Labrador, patrón de la localidad, se dan desde la llegada de los primeros colonos. Con esto podemos decir que se trata de la fiesta más antigua del pueblo, donde todos los viareños y viareñas rinden culto al Santo en sus misas, ofrendas florales y el acompañamiento en la procesión del mismo que se celebra los días próximos al 15 de mayo.
  • Feria: Al igual que casi todos los pueblos andaluces, El Viar también cuenta con su propia feria. Se celebra a finales de junio o principios de julio (aunque originariamente era en mayo, pues se celebraba en honor del patrón) y arranca el "miercoles del pescaito". El último día de feria, domingo, se cierra la misma con un espectáculo de fuegos artificiales y la quema de un toro de fuego.
  • Romería: Se celebra el tercer domingo de septiembre y en ésta lo que se hace es llevar la carreta del "Simpecao" de San Isidro, patrón de los agricultores y protector del campo, por las tierras cercanas al pueblo. Aunque esta fiesta estuvo mucho tiempo perdida, recientemente se ha recuperado y todos los romeros disfrutan de un agradable día de romería donde los cantes, el baile, la comida y la bebida no cesan en un día dedicado al patrón de los viareños.
  • Virgen del Pilar: María Santísima del Pilar es la patrona de este municipio, por ello todos los vecinos rinden culto a la imagen (que se venera junto a las otras anteriormente citadas en la Iglesia de San Pio X) y festejan su día con la procesión de la misma por las calles del pueblo los días cercanos al 12 de octubre.
  • Mercado Medieval: Sobre finales de octubre y principio de noviembre, no tiene fecha exacta, se organiza en la Plaza Mayor del pueblo un mercado popular con ambientaciones en la Edad Media. En el fin de semana que dura el evento podemos disfrutar de puestos artesanales (manualidades, panadería, pastelerías, etc), juegos, animales y todo tipo de actividades y recreaciones medievales que hacen de esta fiesta una buena manera de pasar el tiempo en familia.
Sábado de Pasión  
Procesión San Isidro (2015)  
Caseta Municipal de la Feria  
Procesión Virgen del Pilar (2010) 

Enlaces externos[editar]