Anafrodisia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Disminución del deseo sexual»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Anafrodisia
(nombre de síntoma)
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F52.1
CIAP-2 P07
Sinónimos
  • Anerosia
  • Anestesia sexual
  • Deseo sexual inhibido
  • Disminución de la libido
  • Libido inhibida
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]


La anafrodisia es un bajo nivel de interés sexual, en el cual una persona no comenzará ni responderá al deseo de actividad sexual en la pareja.[1] La situación provoca insatisfacción y depresión, constantemente se formulan diversas excusas para evitar la relación sexual.

El término frigidez se usa con frecuencia como si fuera un sinónimo. Es la ausencia anormal de deseo sexual, de excitación sexual o de orgasmo. Se puede aplicar tanto a las mujeres como a los hombres.[2]

Etiología[editar]

Algunas de las posibles causas que la originan, tanto físicas como psicológicas, son: poseer un concepto propio de poco o nulo atractivo físico; negación al éxito como forma recurrente de frustración que imposibilita al individuo a sentir o comunicar de manera asertiva provocando una situación de desazón que no solo afecta físicamente al mismo, sino su entorno social proyectándose de una manera negligente, acaparadora y poco razonable ante otros puntos de vista demarcando una impotencia interactiva, y afectiva, al placer, al amor y la vida misma de pareja que solo enmarca la convivencia marital; miedo al rechazo por parte de la pareja; o dificultades para manifestar sus deseos sexuales, conflictos, rutina sexual, etc.

Cuadro clínico[editar]

Es una inhibición persistente o difusa del deseo sexual o la libido existiendo un bloqueo en la apetencia sexual, con lo que la frecuencia de relaciones disminuye considerablemente, siendo a veces casi nula.

Una combinación frecuente en el seno de la pareja consiste en la presencia de deseo sexual inhibido en la mujer acompañada de eyaculación precoz en el hombre. Ambos procesos se retroalimentan entre sí, de tal forma que la falta de deseo aumenta la latencia entre las relaciones sexuales, lo que es capaz de aumentar la ansiedad del varón y empeorar su tendencia a eyacular de forma prematura, y al mismo tiempo el escaso control del varón dificulta la satisfacción de la mujer, por lo que puede condicionarla aún más a perder el deseo. De esta manera puede originarse un círculo vicioso del que es difícil salir sin la ayuda de una terapia sexual apropiada.

Asexualidad[editar]

En la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) de la de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, un impulso sexual ausente o disminuido es considerado un trastorno o disfunción solo si causa estrés significativo para la persona; no si se autoidentifica como asexual[3] .

Referencias[editar]

  1. «Deseo sexual inhibido». Medline Plus. Archivado desde el original el 14 de noviembre de 2015. 
  2. Real Academia Nacional de Medicina. Diccionario de términos médicos. Madrid: Panamericana; 2012.
  3. Kinsman, Kat. «La asexualidad, la 'otra' orientación que pocos entienden». p. CNN en español. Consultado el 18 de febrero de 2016.