Diapositiva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una diapositiva en colores dentro de un marco plástico.
Película para diapositivas Ferraniacolor, 1957

La diapositiva o transparencia (llamada también impropiamente "filmina") es una fotografía positiva (de colores reales) creada en un soporte transparente por medios fotoquímicos. Comparación entre los formatos fotográficos:

  • Fotografía (propiamente dicha), foto, impresión fotográfica o positivo: Imagen opaca y positiva (de colores reales).
  • Negativo: Imagen transparente y negativa (de colores invertidos).
  • Diapositiva, filmina y película de cine: Imagen transparente y positiva (de colores reales).

Historia[editar]

El proceso más antiguo de la fotografía en color fue el Autocromo. Este era un método de síntesis aditiva que producía diapositivas en colores, pero con baja definición y una resolución cromática limitada. Por el contrario, el proceso de síntesis sustractiva Kodachrome brindaba transparencias de colores brillantes. Introducido en 1935, fue ofrecido en un formato de 16 milímetros para películas cinematográficas, 35 mm para diapositivas y 8 mm para películas caseras. Aunque se utilizó originalmente para reportajes, ganó popularidad gradualmente. A comienzos de los años 1940, algunos aficionados usaban Kodachrome para tomar fotografías familiares, otros utilizaban adaptadores de rollos de película con cámaras de 4x5 pulgadas. En esta época, las películas en color tenían muchos defectos, eran costosas y las impresiones no duraban mucho tiempo. Los aficionados las utilizaron hasta los años 1970, hasta que la impresión en colores comenzó a desplazarla.

En 1995, las transparencias en color fueron extensamente utilizadas en la fotografía publicitaria, documental, deportiva, de stock y de naturaleza. Los medios digitales han reemplazado gradualmente las transparencias en muchas de estas aplicaciones.

Características[editar]

Por lo general, las diapositivas son preferidas por profesionales y muchos aficionados al momento de trabajar con la fotografía tradicional. Esto se debe, en parte, a su nitidez y a su reproducción cromática. La duración de las transparencias es mayor a las impresiones en color, de hecho, el proceso Kodachrome es reconocido por sus cualidades archivísticas y por brindar colores que no se atenúan con el tiempo.

El proceso K-14 de Kodachrome es extremadamente difícil de llevar a cabo, ya que una mínima desviación de las especificaciones puede afectar la calidad del producto final. Es un método naturalmente imperfecto. Pequeñas cantidades de contaminación en las capas de color producen un efecto específico e irreproducible.

Las películas para diapositivas Ektachrome y Fujichrome son fácilmente procesadas en diversas ciudades y en grandes estudios fotográficos profesionales. Además, ambas siguen el proceso E-6 estándar.

Las diapositivas perdonan menos los errores de exposición que el negativo. Con este tipo de película, el valor general puede ser detectado luego de procesarlo, controlando la exposición de la imagen en positivo para compensarla.

El tipo más común de diapositivas es sobre película de 35 mm estándar ubicada a posteriori dentro de un marco de plástico o cartón; el tamaño estándar del marco para la película de 35 mm es de 50x50 mm. Los proyectores más antiguos usaban un mecanismo de deslizamiento que manualmente sacaba la transparencia de un costado de la máquina, donde pudiera ser reemplazada por la siguiente. Los proyectores modernos suelen utilizar un disco, denominado «carrusel», que sostiene un gran número de diapositivas que son empujadas automáticamente fuera de él para situarlas frente a la lámpara incandescente.

La película para transparencias, desde los rollos de 35 mm hasta los formatos grandes de 20x25 cm, son producidos por Kodak y Fujifilm. Por el contrario, Agfa, Konica y 3M entre otros dejaron de fabricar sus diferentes modelos de películas. Esencialmente, las películas para diapositivas aún a la venta se revelan mediante el proceso E-6, habiendo quedado en desuso el K-14 —exclusivo Kodachrome—.

La compañía Polaroid produjo una película para diapositivas instantáneas, llamada Polachrome. Fue envasada en carretes, al igual que las películas de 35 milímetros. Para procesarla, una unidad separada era utilizada luego de la exposición.

Blanco y negro[editar]

Las transparencias en blanco y negro pueden ser procesadas directamente sobre cualquier tipo de película en blanco y negro usando un proceso inverso. Este proceso, más largo y complejo que el equivalente en color —son siete pasos de proceso contra los tres o cuatro (según el fabricante de los químicos) que implica el color—, puede ser preparado y realizado en casa por uno mismo utilizando los mismos materiales que se usan para el procesado de negativos.

El procesado inverso, denominado en inglés Reversal Processing[1] , se compone básicamente de siete pasos: primer revelado, blanqueado —bleaching, en inglés—, limpieza del blanqueado, segunda exposición de la película, segundo revelado, fijado y estabilizado; entre cada uno de los pasos es aconsejable aclarar bien la película con agua, siendo este aclarado fundamental entre el primer revelado y el blanqueado. Los reveladores utilizados son reveladores para blanco y negro, pudiendo ser bien reveladores de película o bien reveladores de papel —cada revelador confiere un carácter diferente al resultado, cada revelador necesita (lógicamente) unos tiempos de revelado diferentes y, muy probablemente, cada revelador necesita un tiempo diferente de exposición de la película a la luz.

La proyección de diapositivas en blanco y negro es raramente realizada en la actualidad, excepto en el cine. En el cine en blanco y negro se usa con regularidad para lograr la apariencia de "cine negro".

Véase también[editar]

  • [1], Reversal Processing — Ilford (PDF, en inglés)