Cueva de Ardales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cueva de Ardales
Cueva de Ardales 2.jpg
Entrada a la gruta
Localización administrativa
País(es) Flag of Spain.svg España
División(es) Flag of Andalucía.svg Andalucía
Subdivisión(es) Flag Málaga Province.svg Málaga
Municipio(s) Escudo de Ardales.svg Ardales
Características
Geología Caliza
Bocas 1
Longitud interior 1577 m
Hallazgos
Descubrimiento 1821
Condiciones de visita
Acceso Previa reserva
Coordenadas 36°52′22″N 4°49′44″O / 36.8728277, -4.8290141Coordenadas: 36°52′22″N 4°49′44″O / 36.8728277, -4.8290141
Otros datos
Sitio web

Cueva de Ardales

Cueva de Ardales
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Declaración 29 de junio de 1985
Figura de protección Monumento
Código RI-51-0011303
Mapa(s) de localización
Cueva de Ardales ubicada en Provincia de Málaga
Cueva de Ardales
Cueva de Ardales
Ubicación (Provincia de Málaga).

La cueva de Ardales, también conocida como cueva de doña Trinidad Grund, es una cueva situada en el municipio de Ardales (Málaga, España). Es un yacimiento prehistórico con arte parietal del Paleolítico.[1]

La prestigiosa revista Science publicó en febrero de 2018 los resultados de unas investigaciones que demuestran que las pinturas rupestres de la cueva de Ardales, junto con la cueva de Maltravieso (Cáceres) y La Pasiega (Cantabria), serían las representaciones artísticas más antiguas del mundo, teniendo más de 66.000 años y adjudicándose a los neandertales.[2]

Historia[editar]

La cueva fue descubierta en 1821, cuando un terremoto movió los sedimentos y dejó libre la actual entrada a la gruta. Dos años después, ya se cobraban dos reales para la entrada a la cueva, creando la que sería la primera cueva visitable de España. Fue Pascual Madoz quien da a conocer en 1845 el valor de la cueva en su Diccionario Geográfico y Estadístico de España. La burguesa Trinidad Grund compró la cueva en 1852, complementando la visita a su balneario ubicado en el municipio cercano de Carratraca. Grund creó una gran escalinata para facilitar el acceso desde la entrada hasta un nivel más profundo, incluso llegaron a celebrarse espectáculos de flamenco en el interior para la aristocracia malagueña y sevillana.

En 1918, el famoso prehistoriador Henri Breuil visitó la cueva y descubrió las primeras pinturas y grabados del Paleolítico que dio a conocer con la publicación de la revista L'Antropologie en París en 1921. Tras la muerte de Trinidad Grund en 1896, la cueva quedó en un estado de semiabandono (excepto en la Guerra Civil cuando se usó como refugio antiaéreo) y comenzó a llenarse de desperdicios, hasta que en 1985 se inicia un proyecto de recuperación e investigación científica que demuestra el uso de la cueva desde hace ochenta mil años, y del mismo modo se vuelve a abrir al público. Estas investigaciones continúan en la actualidad con trabajos dirigidos por la Universidad de Colonia y la Universidad de Cádiz.[3][4]

Pintura rupestre[editar]

Tiene una longitud de 1577 m en dos niveles conectados entre sí. Las manifestaciones rupestres fueron descubiertas por H. Breuil y Miguel Such, que realizaron la primera visita en 1918, localizando varias figuras pintadas en la sala de "El Calvario". Las manifestaciones artísticas de este yacimiento ocupan toda la horquilla cronológica del Paleolítico Superior, con motivos grabados y pintados que fueron realizados desde hace 65 000 años, hasta hace unos 8500 años, lo cual obliga a replantearse que fueron ya realizadas en tiempos de los neandertales. Se han inventariado más de mil motivos, dentro de cuatro temas básicos: pinturas de manos aerografiadas (se consideran las primeras manifestaciones gráficas de los humanos); pinturas y grabados de fauna (más de setenta ciervas, veinticinco caballos, y en menor porcentaje cabras, toros, peces, aves acuáticas y serpientes); grabados y pinturas con representaciones humanas femeninas (realizadas de forma muy esquematizada pero dentro de los cánones paleolíticos europeos) y, por último, signos pintados y grabados (a veces solo digitaciones rojas, otras signos complejos y abstractos, son los motivos más abundantes)[5]​.

Enterramientos[editar]

Además de las representaciones gráficas, la cavidad de Ardales fue usada como depósito funerario y contiene una veintena de restos humanos que llegan hasta unos cinco mil años de antigüedad. Siempre fueron segundas deposiciones, por lo que nunca se han encontrado restos óseos en disposición anatómica. En los últimos enterramientos se aportaron ajuares consistentes en algunos vasos de cerámica, herramientas de sílex y hachas pulimentadas, típicas del Neolítico antiguo/medio.

Los materiales arqueológicos pueden contemplarse en el Centro de Interpretación de la Prehistoria en Guadalteba, con sede en Ardales. El Comité Director de Cultura del Consejo de Europa, reunido en Estrasburgo, 2010, ha otorgado la denominación de Itinerario Cultural Europeo a los "Caminos del Arte Rupestre Prehistórico" en el que está incluida la "Cueva de Ardales", única inclusión de entre otros yacimientos malagueños.

Visita[editar]

La visita siempre es guiada y hay que reservar con antelación, ya que los visitantes están restringidos a 15 personas por día. Normalmente, se comienza en el Centro de Interpretación ubicado en el núcleo urbano de Ardales y desde ahí en coche se accede hasta la entrada de la gruta, en la que se realiza un itinerario de dos horas y se proporcionan linternas individuales.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]