Convento de Capuchinos (Jérica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Convento de Capuchinos
Tipo Convento
Ubicación Jérica, España
Uso
Culto Iglesia católica
Orden Orden de los Hermanos Menores Capuchinos
Arquitectura
Construcción 1618
Estilo arquitectónico arquitectura del Barroco

El convento de capuchinos de Jérica (Provincia de Castellón, España) se localizaba en la calle D. Pablo Barrachina.

Hasta no hace mucho se alzaban en pie diversas construcciones pertenecientes al mismo, pero durante la Guerra Civil fueron destruidas, además, Regiones Devastadas construyó un grupo de casas en el lugar donde se localizaba éste.

Historia[editar]

En el año 1578 vinieron a España los capuchinos, fundando el primer convento en Sarriá (Barcelona). El beato San Juan de Ribera (Sevilla, 1532 - Valencia, 1611), «buscando siempre auxiliares eficaces para la conversión de los moriscos, pidió capuchinos para Valencia, en donde inauguró su iglesia el 5 de agosto de 1598».[1]

En el año 1618, Marco Martín, vecino de la villa de Jérica, solicita del P. Provincial Fr. Miguel de Valencia la fundación del convento con objeto de que los capuchinos se establecieran en la población, ofreciéndose a costear todos los gastos de las obras y la solicitud de permiso del ayuntamiento para que los capuchinos fundasen el convento y se establecieran en Jérica, permiso que fue concedido. El P. Provincial acepta el ofrecimiento y se encarga de tramitar la solicitud de autorización eclesiástica por parte del obispo, que también fue concedida.

Siglo XVII[editar]

El 4 de enero de 1619, en las afueras de la villa (la actual Calle Don Pablo Barrachina), se colocó la primera piedra del convento de los capuchinos (decimocuarto de la orden), asistiendo el Padre Provincial Fray Miguel de Valencia, capuchinos que ya se encargarían de las obras de construcción del convento, Marco Martín, quien como dijimos anteriormente, costeó la edificación del mismo y que posteriormente tomó los hábitos como F. Tomas de Xérica,[2]​ las autoridades y la población en general.

Peste bubónica[editar]

En los años 1647 y 1648, Jérica sufrió los azotes de la peste bubónica "de Levante (Los síntomas que caracterizaban la enfermedad era: calentura fuerte, espasmos, palpitaciones, letargo, delirio, con bubones en las ingles, debajo de los brazos y a veces detrás de las orejas y manchas lívidas en la piel; las muertes eran por lo común rápidas y violentas y no pocas repentinas)"[3]​ y las autoridades acordaron que el convento de los capuchinos se convirtiera en hospital para los apestados.

Convertido el convento en hospital, éste estuvo atendido por los capuchinos, siendo un sacerdote y un corista los responsables de cuidar a los enfermos, tarea a la que se entregaron con gran dedicación y caridad. Una vez desaparecida la peste, se desinfectó el convento y los capuchinos volvieron a habitarlo como tal.

Siglo XVIII[editar]

El famoso escultor y arquitecto Nicolás Camarón (Huesca, 1692 - Segorbe, 1767) entre los años 1716 y 1767 mientras vivió en Segorbe realizó la Divina Pastora de Jérica,[4]​ la Pastorica, que estuvo en la Iglesia Arciprestal y donde los capuchinos y el pueblo le rendían devoción.

En 21 de marzo de 1764 se pidió mediante el Nuncio de Su Santidad un estado de las rentas de los conventos, y si alguno tenía más individuos de los que con ellas o con las limosnas comunes podían mantenerse. El obispo pasó circular a todos los de la diócesis, y de las respuestas que dieron están sacados los siguientes datos:

convento capuchinos en Jérica. Había 24 religiosos. Renta, la limosna calculada en 20 cahíces de trigo, 10 libras de seda, 15 arrobas de lana, 300 cántaros de vino, cahiz y medio de alubias, 2 cahíces de panizo».[5]

Llegada de los franceses y cierre definitivo[editar]

«Perseguidos en su país, vinieron a España muchos franceses y en 2 de noviembre de 1792 se prohibió que los sacerdotes franceses vivieran en casas particulares y mandó a los capitanes generales que los distribuyesen por los conventos de los pueblos, repartiendo un total de 54, de los cuales les correspondieron a los Agustinos y capuchinos de Jérica tres en cada convento».[6]

En 1811, con la entrada de los franceses, los capuchinos después de salvar todo lo que pudieron huyeron del convento, al igual que la población de Jérica y las poblaciones vecinas, que ante el gran número de fuerzas francesas las comunidades religiosas, las mujeres, niños y ancianos, huyeron a los montes próximos. Los franceses, al llegar a Jérica, hicieron al igual que en otras partes, robar, destrozar y profanar la iglesia, que convirtieron en caballeriza.

Al expulsar a los franceses de España en 1813, los capuchinos quisieron restaurar de nuevo el convento, lo que les fue impedido por haber decretado las Cortes de Cádiz que los conventos que hubieran cerrado con motivo de la presencia de los franceses, no se abriesen más. Pero con la llegada al poder de Fernando VII, todos los conventos se abrieron, así como el de los capuchinos de Jérica.

El 14 de febrero de 1821, el Obispo de Segorbe solicitó del Gobierno que entre otros se conservara el convento de capuchinos de Jérica, lo que fue concedido, pero el día 20 del mismo mes, el jefe político envió las órdenes de supresión y reducción, suprimiendo el de capuchinos de Jérica y sus individuos incorporados al de Segorbe.[7]​ El convento ya permaneció cerrado hasta que en el año 1835 fue clausurado definitivamente. Este convento fue de tercera clase y perteneció a la Custodia de Valencia.

Guardianes[editar]

La lista de los Guardianes desde 1752 es la siguiente:[8]

Fecha Guardián
1752 Felipe de Vistabella
1755 Leandro de Benicarló
1760 Clemente de la Puebla
1763 Tomás de Canals
1764 Domingo de Vinaroz
1767 Francisco de Useras
1770 Buenaventura de Benifairó
1773 Agustín de Zurita
1776 Tomás de Cantavieja
1780 Juan Bautista de Vistabella
1783 Félix de Adzaneta
1786 Serafín de Castellón
1787 lsidoro de Alzira
1789 Ángel de Alcoy
1792 Fidel de Callosa
Fecha Guardián
1795 Agustín de Villajoyosa
1798 Buenaventura de Onteniente
1801 Francisco de Alcoy
1804 Rafael de Torreblanca
1806 Pablo Antonio de Callosa
1807 Francisco de Villanueva
1810 Rafael de Torreblanca
1814 Domingo de Jérica
1815 Lorenzo de Oliería
1818 Bartolomé de Oliería
1819 Andrés de Valencia
1824 Carlos de Belgida
1827 Pedro de Biar
1830 Bartolomé de Oliería
1833 Fulgencio de Fortuna

Referencias[editar]

  1. Caja de Ahorros y M.P. de Segorbe, ed. (1975). Noticias de Segorbe y de su Obispado. p. 340. 
  2. Primera parte de las Crónicas de Religiosos capuchinos de la Provincia de la Sangre de Cristo del Reyno de Valencia, recopiladas por el Rvdo. P. F. Antonio de Alicante.
  3. Baibás, Juan A. (1987). Caja de Ahorros y M.P. de Castellón, ed. El libro de la Provincia de Castellón. p. 262. 
  4. Caja de Ahorros y M.P. de Segorbe, ed. (1975). Noticias de Segorbe y de su Obispado. pp. 552-553. 
  5. Caja de Ahorros y M.P. de Segorbe, ed. (1975). Noticias de Segorbe y de su Obispado. pp. 545-547. 
  6. Caja de Ahorros y M.P. de Segorbe, ed. (1975). Noticias de Segorbe y de su Obispado. p. 602. 
  7. Caja de Ahorros y M.P. de Segorbe, ed. (1975). Noticias de Segorbe y de su Obispado. p. 661. 
  8. Archivo Provincial capuchinos de Valencia. F. Eugenio de Valencia. Signatura 004112 monografía.

Este artículo incorpora material procedente de la página web de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, que mediante una autorización permitió agregar contenido e imágenes y publicarlos bajo licencia GFDL.