Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Símbolo que identifica el patrimonio cultural.

La Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado[1]​ es un tratado internacional que exige a sus signatarios a proteger el patrimonio cultural en caso de guerra. Fue firmado en La Haya, Países Bajos, el 14 de mayo de 1954, y entró en vigor el 7 de agosto de 1956. A febrero de 2014 había sido ratificado por 126 estados.

La convención establece un símbolo protector para facilitar la identificación de los bienes culturales protegidos en caso de conflicto armado. El triple uso de dicho signo permite marcar los bienes culturales excepcionalmente importantes que están bajo protección especial.

A raíz de la Segunda Guerra Mundial, la UNESCO adoptó la Convención de La Haya (1954), que creó reglas para proteger los bienes culturales durante los conflictos armados. Esta Convención fue el primer tratado internacional destinado a la protección del patrimonio cultural en el contexto de la guerra, y que puso de relieve el concepto de patrimonio común y llevó a la creación del Comité Internacional del Escudo Azul (ICBS).

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]