Convención de La Haya (1954)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Convención de la Haya es el tratado internacional encargado de proteger y salvaguardar el patrimonio cultural en caso de conflicto bélico, a nivel mundial.

Historia[editar]

La Convención de la Haya se aprobó en 1954 en la Haya (Países Bajos), tras la destrucción masiva del patrimonio cultural durante la Segunda Guerra Mundial, siendo el primer tratado encargado exclusivamente de salvaguardar y proteger el patrimonio cultural con un alcance mundial en caso de conflicto armado, "un menoscabo al patrimonio cultural de toda la humanidad”. En donde se propone una protección específica para cada país que reconoce el patrimonio cultural de sus pueblos. Esa protección está complementada por la que establecen los Protocolos adicionales de 1977 y ahora forma parte del derecho internacional consuetudinario. A lo largo de sus más de 50 años de existencia, la Convención de La Haya ha establecido un marco jurídico clave. Éste fue fortalecido por los Protocolos adicionales de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949, el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, de 1998, y un Protocolo adicional a la propia Convención, en 1999

Función[editar]

Las potencias ocupantes durante un conflicto bélico deberán proteger los bienes de carácter cultural de cualquier acto de vandalismo que afecte de manera directa a estos mismos tales como robo, pillaje o apropiación de los mismos, si es necesario deberán trasladarse a un lugar seguro con la garantía de ser devueltos a su lugar de origen una vez concluido el conflicto. Las partes involucradas en la Convención de la Haya se responsabilizan de implementar la protección a los bienes culturales que se vean vulnerados dentro de su legislación nacional del lugar en conflicto, haciendo todo lo necesario para hacer respetar sus disposiciones en caso de infracción. La UNESCO tiene como responsabilidad vigilar su correcto cumplimiento además de ayudar a proteger los bienes pertenecientes al patrimonio cultural de dicho lugar.

Por desgracia la realidad es otra, puesto que a lo largo de los siglos, se han perdido muchas obras de arte y se han dañado o destruido sitios culturales durante las guerras. Si bien han existido formas consuetudinarias de protección desde siglos atrás, la destrucción que trajo aparejada la Segunda Guerra Mundial llevó a la comunidad internacional a actuar y otorgar protección jurídica específica. Sin embargo a pesar de dichos esfuerzos por preservar y salvaguardar los bienes culturales a lo largo del tiempo, las perdidas y daños de estos mismos han sido muchas e irreparables. Incluso la Convención de La Haya reconoce situaciones en que los ataques contra bienes culturales se llevan a cabo de manera ilícita al convertirse en blancos militares, siendo devastados y dañados tras los ataques.

Referencias[editar]

30-09-1999 Artículo, Revista Internacional de la Cruz Roja, por Jean Hladik

Enlaces externos[editar]

  • [1]
  • [2]
  • [www.conevyt.org.mx/colaboracion/servicios/convencion_de_la_haya.pdf]
  • [3]