Contaminatio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La contaminatio fue una técnica de escritura de los antiguos guionistas romanos.

Breve reseña histórica[editar]

El teatro latino de los orígenes no fue una creación original, basándose casi exclusivamente en los espectáculos precedentes del teatro griego.

Más bien, la historia de la literatura latina comienza en el 240 a. C. con un espectáculo teatral de Livio Andrónico copiado de un drama griego (Cicerón, Brutus).

El teatro romano, hasta aquel momento era algo popular, fuertemente ligado a los ritos para la fertilidad de la naturaleza, como los Fescennini, o caracterizado por la máscara fija y el recital al sujeto, como en el caso de la Atellana. A partir de Nevio fue práctica habitual la contaminatio.

Cuando los romanos dieron vía libre a la realización de un teatro profesional en lengua latina, el modelo de referencia no podía ser otro que el teatro griego. Los autores romanos utilizaron la forma griega para acentuar lo que en la comedia se aproximaba más al gusto de los espectadores romanos: las situaciones equívocas, los dobles sentidos, la parodia, etc. Se produjo en cierto sentido una latinización de la comedia, que culmina cuando se ponen en escena tipos y costumbres de la vida cotidiana de Roma, surgiendo así la fábula togata.

En qué consistía la contaminatio[editar]

Sabemos desde Terenzio (prólogo de el Andria) que Nevio fue el más antiguo guionista latino que utilizó la técnica de la “contaminatio”. Antes de él, Livio Andronico se limitó a una labor de traducción de las obras originalmente griegas. Nevio “contaminaba” los textos, es decir, componía el mismo guion, cogía como modelo una opera griega; pero no se limitaba a traducirla, como Andrónico lo hacía, sino que la enriqueció de escenas con nuevos tramos, pero también de obras dramáticas griegas. Así que el escritor que utilizada la “contaminatio” no escribía una opera original en el sentido que pensamos hoy y sin embargo el “contaminatio” fue un adelanto respecto a la simple traducción de Andrónico.

Autores que utilizaban la contaminatio[editar]

Desde Nevio en adelante todos los sucesivos guionistas latinos utilizaron tal técnica, Plauto, Ennio, Terencio.

Obviamente, con el paso del tiempo , el público se cansó de asistir al mismo acto; de hecho, si el teatro griego hubiera sido prólifico, el número de obras que «contaminar» siempre sería escaso. Este fue el motivo por el que se desarrolló el teatro latino, que no habló más de personajes griegos, pero sí de personajes locales: así nacieron la fábula praetexta y la fábula togata.

Enlaces externos[editar]