Conquista de Jerez de la Frontera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Conquista de Jerez
Reconquista
AlcazarJerez.JPG
Jardines interiores del Alcázar de Jerez de la Frontera
Fecha Discutida entre el 9 de octubre de 1264 y el 3 de octubre de 1266
Lugar Jerez de la Frontera
Resultado Victoria castellana
Consecuencias Conquista de la ciudad de Jerez. Se renombra la villa a Jerez de la Frontera
Beligerantes
Royal Banner of the Crown of Castille (Early Style).svg Corona de Castilla Royal Standard of Nasrid Dynasty Kingdom of Grenade.svg Sultanato de Granada Flag of Morocco 1258 1659.svg Sultanato Benimerín
Comandantes
Royal Coat of Arms of the Crown of Castile (1230-1284).svg Alfonso X de Castilla Royal Coat of Arms of the Crown of Castile (1230-1284).svg Garci Gómez Carrillo
Fuerzas en combate
Desconocidos Desconocidos
[editar datos en Wikidata]

La Conquista de Jerez de la Frontera tuvo lugar el 9 de octubre de 1264 (otras fuentes citan el 3 de octubre de 1266)[1][2]​ a manos de las tropas cristianas de Alfonso X de Castilla.[3]​ Hasta entonces la ciudad estaba en manos del rey andalusí Ibn Abit. Este acontecimiento se encuadra dentro de la Reconquista, proceso histórico que tuvo lugar en España entre los años 722 y 1492 y durante el cual los reinos cristianos de la península ibérica buscaron el control del territorio que permanecía bajo dominio musulmán.

Capitulación de 1249[editar]

Tras la conquista de la ciudad de Sevilla, Fernando III de Castilla continúa su labor conquistadora por el bajo Guadalquivir, como consolidación a la campaña sevillana e inicio del dominio del litoral. Jerez es conquistada en 1249, al tiempo que Vejer, Puerto de Santa María y Cádiz, mediante capitulación de su población después de haber devastado las huestes castellanas cultivos y alquerías, y haber sufrido un cerco de varios meses.

Ante la falta de apoyo del monarca nazarí, el alcalde de Jerez, Ibn Abit, decide capitular:[4]


El monarca castellano acepta la negociación por la dureza del asedio y por la urgencia en ocuparse de la repoblación de Sevilla, y por lo tanto, quedaron "todos los moros en sus casas en la dicha villa y h eredades" a excepción de algunas personalidades que emigraron, como sabemos fuel caso de Ibn Abit. De esta manera, la ciudad de Jerez y la zona próxima a la villa quedaba como protectorado castellano. Desde 1255 el Alcázar pasa a estar controlado por una guarnición cristiana bajo el mando de Nuño González de Lara el Bueno, que dejó por teniente a Garci Gómez Carrillo

Revuelta mudéjar y reconquista de la ciudad[editar]

A partir de la revuelta mudéjar de 1264 se había recrudecido la situación ante el deseo, por una parte del rey nazarí de frenar la expansión castellana, y por otra parte el fortalecimiento de los benimerines de Marruecos; éstos desembarcaron en Jerez y, señalando una fecha para la sublevación general, se levantaron los vasallos musulmanes del monarca castellano.

En el 1264 (otras fuentes señalan en 1266 o 1267[5]​) los musulmanes de Jerez se rebelan contra el dominio cristiano, entrando en el alcázar y pasando a toda la guarnición cristiana a cuchillo, coincidiendo con revueltas en Murcia y en otras localidades andaluzas. El libro del Alcázar cuenta que los musulmanes entraron construyendo una mina o túnel desde el que pasaron al interior del recinto. Otra tradición dice que entraron a través de un muro desde el que saltaron a las propias murallas del alcázar. El Alcázar vuelve a manos musulmanas.

Alfonso X responde asediando durante 5 meses la ciudad de Jerez. Los musulmanes intentaron la negociación, pero "el rey no quiso sino que se saliesen sin otra cosa más de sus cuerpos".[4]​ Finalmente las tropas musulmanas se rinden y entregan la ciudad a los cristianos. El monarca decide dejar una guarnición de 300 caballeros en el alcázar y les mando "dar y repartir las casas y tierras y heredades" que componían el alfoz de Jerez, facilitando su repoblación mediante la concesión de mercedes y privilegios.

Consecuencias[editar]

La población musulmana fue expulsada y evacuada de la ciudad, por lo que la población mudéjar de la ciudad de Jerez, en los años siguientes a la reconquista, fue muy escasa, aproximadamente una veintena de vecinos, hecho que confirma la existencia de una sola mezquita habilitada para el culto islámico en la ciudad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]