Concilio Quinisexto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Concilio Quinisexto, también conocido como Segundo Concilio Trullano,[1] fue convocado por el emperador Justiniano II, el año 692 en Constantinopla. Se llamó quinisexto por ser un complemento de los anteriores concilios quinto y sexto: el II y III concilios de Constantinopla. La Iglesia Romana no lo reconoce.

Moneda con la efigie de Cristo y de Justiniano.

Historia y contexto[editar]

Justiniano II fue un príncipe muy creyente. En las inscripciones numismáticas se atribuía el nombre de servus Cristi «siervo de Cristo», y fue el primero de los emperadores bizantinos en grabar la efigie de Cristo en el reverso de las monedas. También se distinguió por perseguir a los maniqueos.

Durante su reinado se celebró un concilio (años 691/2), en el que se completaron las decisiones dogmáticas de los dos concilios ecuménicos anteriores, el quinto del año 553 y el sexto del año 680/1, con una amplia serie de cánones, siendo por ello conocido con el nombre de Quinisextum, aunque también es llamado Concilio Trullano II, por el lugar donde se celebraban las sesiones: la sala cupulada o sala trullos, del palacio imperial de Constantinopla.

En el fondo, es un concilio oriental, sin representantes de occidente ni delegados papales. El papa Sergio I (687-701) no lo reconoció, y cuando lo llevaron preso a Bizancio, el pueblo romano no lo permitió, pero sus sucesores fueron deportados a Bizancio. El emperador, contrariado, decidió no auxiliar a los romanos cuando los longobardos quisieron invadir Italia.

Temas tratados[editar]

En este Concilio se trataron cuestiones disciplinares, pues en los anteriores sólo se habían tratado temas dogmáticos: se habían condenado los Tres Capítulos y el monotelismo.

Se confirmó el canon 28º del Concilio de Calcedonia sobre el rango eclesiástico de las ciudades y el papel del emperador (no aprobado por el papa); se desprecia la práctica del celibato de los presbíteros (sólo lo practicaban los monjes; por eso, los obispos eran monjes); se prohibió el consumo de sangre, el ayuno del sábado de Cuaresma y representar a Jesús como un cordero.

Se ratificaron 102 cánones y las decisiones de los anteriores Concilios Ecuménicos. Se sancionaron los denominados «85 Cánones Apostólicos» y se aprobaron las decisiones disciplinarias de varios Concilios regionales. Se añadieron una serie de cánones a los ya existentes. El Concilio Quinisexto fijó el fundamento de la Ley Canónica Ortodoxa.[2]

En uno de ellos aparecen las autoridades canónicas antiguas que deben ser seguidas. Es la parte disciplinar de los concilios precedentes. El objetivo principal es legislar oriente y reconoce matrimonio de clérigos. Aunque defendía Roma ponía en segundo lugar a Alejandría.

Aceptación[editar]

Es reconocido por la Iglesia Ortodoxa y contiene la parte principal para su derecho canónico. En oriente se considera que es la continuación o complemento de los concilios ecuménicos quinto y sexto: «quinisexto» o «quintosexto», por los cánones disciplinares. La Iglesia Oriental no lo considera un concilio ecuménico distinto: para ella el séptimo concilio ecuménico reconocido es el Concilio de Nicea II, convocado en el año 787.

La Iglesia Católica Apostólica Romana sigue sin reconocer el Concilio Quinisexto, y lo denomina también synodus erratica.

Notas[editar]

  1. El Tercer Concilio de Constantinopla también es denominado: Primer Concilio Trullano, Concilio Trullano, o Concilio Trulano.
  2. «Los Siete Concilios Ecuménicos». Consultado el 2009. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]