Trastornos de la articulación temporomandibular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Disfunción temporomandibular
Clasificación y recursos externos
Especialidad Gastroenterología
CIE-10 K07.6
CIE-9 524.60
DiseasesDB 12934
Sinónimos
  • Trastornos de la articulación temporomandibular
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]
RESONANCIA MAGNÉTICA DE LA ATM
FÉRULA DE DESCARGA (TIPO MICHIGAN)
GUIA CANINA (FÉRULA DE MICHIGAN).jpg
FÉRULA DE ADELANTAMIENTO MANDIBULAR

Los trastornos de la articulación temporomandibular, también conocido como disfunción temporomandibular, disfunción craneomandibular, (DCM), son un conjunto de alteraciones relativas a la articulación temporomandibular y las estructuras anatómicas que la rodean, que son causa usualmente no diagnosticada de cefalea y trastornos faciales de diversa intensidad hasta en un 50% de la población.

La Asociación Dental Americana prefiere el uso del término trastornos temporomandibulares, dado que muchos de estos trastornos no están originados en la articulación temporomandibular.[1]

Otro trastorno de la articulación temporomandibular es el "Compromiso Articular Temporomandibular", (CAT).[2] Diferentes cefaleas tales como migraña o cefalea tensional, cuadros de mareos o vértigos, síndrome de Meniere, neuralgia del trigémino, parálisis faciales periféricas, síndrome de la boca ardiente (SBA), son síntomas y signos de esta patología. En esta patología la principal causa es extraarticular por lo que se separa y diferencia del Síndrome de Disfunción Craneomandibular, DCM, y del Síndrome dolor disfunción miofacial. Es necesario realizar un diagnóstico diferencial. En la DCM la disfunción es dolorosa a la palpación de la o las articulaciones al abrir y cerrar la boca; en el CAT no duelen a la palpación. [3] Médica Bucal I, Wikipedia Commons[4]

Definición[editar]

La articulación temporomandibular puede ser afectada por enfermedades inflamatorias, traumáticas, infecciosas, congénitas, del desarrollo y neoplásicas; sin embargo, la causa más común corresponde a un grupo de trastornos funcionales que generan dolor, más frecuentemente en mujeres, y que se conoce como "síndrome de disfunción dolorosa de la articulación temporomandibular", "trastornos de la articulación temporomandibular" o simplemente "disfunción temporomandibular".

Este síndrome se define como un subconjunto de los problemas craneofaciales dolorosos, caracterizado por el compromiso de la articulación temporomandibular, los músculos de la masticación y las estructuras anatómicas asociadas. Los pacientes que lo padecen, se presentan comúnmente con dolor, movilidad mandibular alterada y sonidos en la articulación temporomandibular.

Epidemiología[editar]

La incidencia de estos trastornos es alta: hasta un 50% de la población general lo padece en algún grado. Es más frecuente en mujeres entre los 20 y 50 años. En un 7% de los casos el problema genera alteraciones bucofaciales con dolor facial y mandibular.

Clasificación[editar]

Esta enfermedad, ha tenido numerosas clasificaciones, no obstante, en general se puede dividir en tres grupos: los trastornos relativos a la articulación temporomandibular (ATM); aquellos trastornos relativos a la musculatura adyacente, y los degenerativos.

Dentro de las agrupaciones mencionadas, la clasificación de la Academia Americana de Dolor Orofacial (AAOP) es la más ampliamente aceptada:

  • Trastornos musculares.
    • Mialgia local.
    • Dolor miofascial.
    • Mioespasmo.
    • Miositis.
    • Mialgia central.
    • Co-contracción muscular.
    • Contractura miofibrótica.
    • Fibromialgia.
  • Alteraciones del complejo cóndilo-disco.
    • Desplazamiento discal con recaptación.
    • Desplazamiento discal sin recaptación.
    • Adherencia/adhesión.
  • Luxación mandibular.
  • Subluxación mandibular.
  • Anquilosis de la ATM.
  • Anomalías del crecimiento mandibular.
  • Distonías oromandibulares.
  • Artritis sistémicas.
  • Trastornos dolorosos de la ATM.
    • Artralgia.
    • Artritis.
    • Osteoartritis.

La Sociedad Internacional de Cefaleas, clasifica este trastorno como una cefalea secundaria: "Cefalea o dolor facial atribuible a un trastorno de la articulación temporomandibular",(K07.6), según la segunda edición de la Clasificación Internacional de las Cefaleas.

Patogenia[editar]

En general, puede decirse que los trastornos de la articulación temporomandibular tienen un origen multifactorial siendo el estrés psicoemocional, las parafunciones orales (rechinamiento de los dientes,...), y la susceptibilidad genética algunos de los factores más frecuentes.

Cuadro clínico[editar]

Las molestias o el dolor se localizan habitualmente en la mandíbula, la articulación temporomandibular y los músculos de la masticación. Se asocia también con dolor del oído, sensación de oído tapado, tinnitus, mareos, dolor cervical y cefalea. Su curso puede ser agudo y autolimitado, o crónico y refractario a los tratamientos.

Las alteraciones de la articulación témporomandibular pueden ocasionar dolores de cabeza recurrentes que no responden al tratamiento habitual. Los síntomas típicos de estos trastornos mandibulares son el ruido articular ("chasquido"), la debilidad de músculos masticatorios, la limitación y disminución en la gama de movimientos de la mandíbula.

Síntomas:

  • Dolor: en la cabeza, principalmente en las sienes y delante del oído, y que se puede irradiar a la mandíbula, boca, garganta, nuca, cuello, hombros.
  • Ruidos: articulares como chasquidos, crujidos; óticos como zumbidos, pitidos, dolor de oído.
  • Funcionales: luxaciones mandibulares (quedarse con la boca abierta); bloqueos cerrados (no poder abrir la boca); dolor al masticar.
  • Otros: dolor en la garganta.

Diagnóstico[editar]

  • Anamnesis del paciente.
  • La exploración se basa en la medida del movimiento articular, en la evaluación de la función témporo-mandibular, y en la palpación de los músculos y de la articulación. Las mediciones se realizan entre los incisivos superiores e inferiores en la apertura y los movimientos laterales de la mandíbula.[5]

La palpación del músculo y de la articulación es necesaria para determinar tanto la condición muscular como articular, cuyas alteraciones, especialmente dolorosas, se presentan en el síndrome miofascial.

El dolor articular, la limitación en los movimientos y la debilidad articular son evidencia de la presencia del trastorno.[5]

Tratamiento[editar]

El tratamiento suele ser multidisciplinario.

  • Férulas de descarga: existen dos tipos fundamentales aceptados por la AAOP, férula de estabilización mandibular y férula de adelantamiento mandibular.
  • Autocuidados mandibulares.
  • Fisioterapia mandibular.
  • Tratamiento farmacológico (analgésicos, ....).
  • Infiltraciones musculares y en la ATM: con anestésicos locales, ácido hialurónico, ...
  • Cirugía de la ATM: artrocentesis, artroscopia,... La cirugía solo está indicada en casos extremos que no respondan a tratamiento conservador.
  • Técnicas de relajación y psicoterapia.

Referencias[editar]

  1. Okeson, Jeffrey P; de Leeuw, Reny (2011). «Differential Diagnosis of Temporomandibular Disorders and Other Orofacial Pain Disorders». Dent Clin N Am (en inglés) 55: 105-120. doi:10.1016/j.cden.2010.08.007. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. Consultado el 26 de septiembre de 2013. 
  2. Ferreiro Jorge (Diciembre de 2012). «Presentación de una nueva patología oral: el "Compromiso Articular Temporomandibular"». Revista Oficial del Colegio de Dentistas de Guuzkoa, Dental Berri (24): 25-29. Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  3. Marimón Torres, Maria E. (2008). Medicina Bucal I. Capítulo XI. Enfermedades de la ATM: Ciencias Médicas. p. 212. ISBN 978-959-212-397-7. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  4. Ocampo Parra Andrea, Lema Álvarez Maria Clara, Johnson García Natalia (marzo de 2013). «Hábitos orales perniciosos: revisión de literatura. Parte II». Revista Nacional Odontológica de Colombia. Edición Especial (9): 96. 
  5. a b Aragón, MC; Aragón, F; Torres, LM (octubre de 2005). «Trastornos de la articulacion témporo-mandibular». Rev. Soc. Esp. Dolor (Narón, La Coruña, España) 12 (7): 429-435. ISSN 1134-8046. Consultado el 24 de septiembre de 2013.