Combate de Orurillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El combate de Orurillo fue el último enfrentamiento entre las fuerzas de ocupación bolivianas y milicias peruanas en el marco de la guerra entre Perú y Bolivia en abril de 1842. La victoria peruana permitió finalmente expulsar a las últimas tropas bolivianas en territorio peruano.

Antecedentes[editar]

En 1841 el presidente del Perú Agustín Gamarra, intenta anexar Bolivia (el Alto Perú colonial), motivo por el cuál le costó la vida al presidente peruano el 18 de noviembre de ese mismo año en la batalla de Ingavi. El ejército de Bolivia al mando del general José Ballivián invade el Perú ocupando Puno, Tacna, Arica y Tarapacá.

El combate[editar]

El combate inicia el 3 de abril luego de que las fuerzas bolivianas regresaban de Sicuani y venían replegándose luego de las derrotas en Altos de Chipe, la batalla de Tarapacá (1842) y en el combate de Motoni en el sur del Perú. En el distrito de Orurillo (Puno) las tropas peruanas compuesta de 250 entre soldados y milicianos se enfrentan a 300 soldados bolivianos.[1]​ Los peruanos tenían el apoyo del poblado de Orurillo, quienes se armaron de varias estrategias para derrotar conjuntamente con la escuadra peruana, y así vencer a los bolivianos. Ambas escuadras intercambiaron fuego cruzado para más tarde enfrentarse cuerpo a cuerpo. Las tropas peruanas resultaron triunfantes frente a las tropas contrincantes, enterrando los cadáveres de soldados bolivianos en la plaza del pueblo.[2]

Consecuencias[editar]

Esta batalla fue decisiva, la cual selló el destino de liberar del territorio peruano a las últimas tropas del general Ballivián obligándolas a cruzar la frontera.

Referencias[editar]