Colegio Mayor Universitario Pedro Cerbuna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada principal del C.M.U. Pedro Cerbuna

El Colegio Mayor Universitario Pedro Cerbuna, el más antiguo de España[cita requerida], fue fundado en 1929 por la Universidad de Zaragoza, entidad en la que todavía sigue plenamente integrada. Es un colegio mixto, con capacidad para 260 alumnos y 15 postgraduados en habitaciones individuales y exteriores, y 7 apartamentos para profesores e invitados.

En el aspecto cultural, las actividades realizadas en el Pedro Cerbuna están históricamente muy enraizadas en la ciudad de Zaragoza (cine, teatro, música, conferencias, concursos),... enriqueciendo la vida colegial.

Historia[editar]

El origen: la Residencia Universitaria de Zaragoza (1924-1936)[editar]

El origen del Colegio Mayor Universitario Cerbuna, se encuentra en la Residencia de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, que comenzó a funcionar en el curso 1924-1925.

La inauguración oficial, tuvo lugar el 26 de febrero de 1925, dentro de los actos de celebración del "Día de la Universidad", contando con la asistencia del rey Alfonso XIII.

Como nombre para la Residencia, se acordó "Colegio mayor del fundador Don Pedro Cerbuna", en homenaje a quién era el fundador y mecenas de la Universidad.

Pedro Cerbuna, obispo de Tarazona y fundador de la Universidad de Zaragoza (1538-1597). Hablar de Pedro Cerbuna, es hablar del nacimiento de la Universidad de Zaragoza, ya que gracias a su voluntad personal y a su posición económica, puso en marcha esta institución el 24 de mayo de 1583.

En la primera etapa, la Residencia estuvo dirigida por Miguel Allué (1924-1927), seguido de Carlos Riba García (1929-1936).

De acuerdo con las "Proposiciones para el buen régimen de la Residencia de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza" aprobadas por el Claustro en 1923, la Residencia estaba regida por un patronato, formado por el Rector, un Decano, un catedrático por cada Facultad, dos profesores auxiliares, el Director de la Residencia y el Secretario General de la Universidad. Nombrado por el rector, el Director debía de vivir en la Residencia.

El edificio se levantó en el Paseo de Ruiseñores número 23. Constaba de tres plantas con 37 plazas disponibles (dormitorios y cuartos de aseo), una sala de visitas, otra de recreo, aula de idiomas, comedor, biblioteca, salón de actos y capilla. También se le dotó de diversas instalaciones de recreo: campos de fútbol, de tenis, frontón para juego de pelota, gimnasio y piscina.

La Residencia organizó numerosas actividades para sus residentes, pero también se convirtió, en lugar de visita habitual para muchos estudiantes y antiguos alumnos de la Universidad, que pasaban por Zaragoza. Siguió funcionando hasta el inicio de la guerra, permaneciendo clausurada hasta 1939.

En 1942, por un Decreto del 19 de febrero se confirmaba la creación del "Colegio Mayor de Pedro Cerbuna en Zaragoza".

Los primeros años (1939-1950)[editar]

La guerra civil marcaría el fin de la etapa fundacional. La Universidad de Zaragoza, comenzaría de nuevo a funcionar en septiembre de 1939, pero la Residencia ya no volvió a abrirse. La segunda sede fue en la Gran Vía (hoy Paseo Fernando el Católico, nº 2).

Los cuatro pisos que componían el Colegio, alojaban a un centenear de estudiantes.

Las actividades más sobresalientes de estos años fueron:

La Tertulia Literaria, por donde pasaron para impartir sus enseñanzas, personajes tan sobresalientes como Gerardo Diego, Carmen Conde, Eugenio Frutos, José María Pemán, Antonio Beltrán Martínez, Luis Horno Liria, Ricardo del Arco, Federico Torralba...

La Tertulia Musical donde se formó un coro de sesenta colegiales.

La Revista Cerbuna, que nació en el curso 45-46, con ocho páginas con artículos que hablaban de cultura, sociedad, deportes.

Recitales-conciertos, premios literarios para universitarios españoles e hispanoamericanos (curso 1948-1949), colaboraciones recíprocas con la prensa local: El Noticiero, Amanecer o Heraldo de Aragón.

Será también por estos años, cuando se sugiere formar una Asociación de ex alumnos Cerbuna, manera de entrelazar generaciones y aportar experiencias, coordinar iniciativas y sugerencias.

En opinión de sus colegiales, el Cerbuna, se insertó en aquellos tiempos de forma muy activa en la sociedad zaragozana y aragonesa.

Durante los años 40, la Organización y Dirección del Colegio, venía determinada por la Ley de Ordenación Universitaria. El director fue Fernando Solano Costa, profesor de Historia Moderna, el subdirector Pedro Altabella, capellán.

Los comienzos de la definitiva sede: años 50[editar]

En el curso 1950-1951, se comienza la construcción de la nueva y definitiva sede del Cerbuna, en la Ciudad Universitaria del Campus de San Francisco, frente a las antiguas instalaciones de la Sociedad Hípica Militar.

El 22 de abril de 1951, se inauguró su actual emplazamiento, por el Ministro de Educación Nacional José Ibañez Martín.

El director por esos años, será el catedrático de derecho político: Nicolas Ramiro Rico, quién impregnaría un profundo cambio en el estilo del Colegio, y que sustituyó a Solano tras las protestas de los colegiales. Este período está caracterizado por la liberalización y flexibilidad en el mando.

Años 60[editar]

Desde 1957 hasta 1964, ocupará el cargo de director, el catedrático de farmacología Pascual López Lorenzo, desarrollándose durante estos años, un amplio abanico de actividades, destacando sobre todo las musicales:

Grupos como Los Panchos (1955), Los Cow-Boys (1956), Los Húsares del Emperador (1957), El Quinteto Cerbuna (1958) o el montaje colectivo de la parodia musical titulada "Tragicomedia de la Paca, o el que la sigue, la mata".

Es también el tiempo, de la residencia de numerosos estudiantes procedentes de Perú y Colombia. La carrera escogida por un gran número de ellos, fue la medicina, y en la actualidad ejercen bastantes la profesión en España.

La relación con otros colegios mayores de la Universidad, se centró principalmente en el Colegio femenino de Teresianas, que ocupó los pisos de la Gran Vía donde estuvo el Cerbuna.

El doctor Eduardo Gálvez, profesor de la Facultad de Ciencias, creó una escuela de aficionados a la papiroflexia, haciendo en el Colegio exposiciones con gran éxito. Por las vitrinas del Colegio, en la actualidad, pueden verse sus obras y las de sus alumnos.

La vida diaria, la recuerda el director como grata y alegre, con pocas amarguras olvidadas. De los residentes, el especial recuerdo por grandes figuras en saberes y actividades, así como las personas que con su labor callada, daban ejemplo al Colegio y contribuyeron a que el país prosperase.

El tiempo libre extra-colegial, era ocupado por la escasez monetaria, en frecuentar bares baratos: el Viejo Paraguas, en la Plaza San Francisco; la Cochera en la calle Casa Jiménez. Las Vegas era poco frecuentado por los cerbunos, tan solo lo hacían los residentes pudientes.

Pascual López Lorenzo en las Memorias, reconoce el privilegio de dirigir en estos años 60 el Cerbuna, y "ser partícipe de las ilusiones y afanes de jóvenes estudiantes, estar inmerso en su futuro y su educación, en cierta manera en su porvenir, es aventura gratificante y riesgo que merece la pena correr".

Los colegiales de entonces, recuerdan aquellos años como tranquilos, en comparación con los que habrían de venir.

Los cambios políticos: años 70[editar]

Como consecuencia de los cambios sociales y políticos, que se produjeron en la Universidad española, a finales de los sesenta, la vida del Colegio también se fue complicando, llevando a constantes enfrentamientos de los colegiales con las Fuerzas de Orden Público. El mismo Celso Gutiérrez Losa, director durante 1965-1971, recuerda en las Memorias del Cerbuna, el ensombrecimiento de la atmósfera de armonía, como consecuencia de factores externos al Colegio, que con virulencia habían irrumpido en la Universidad y en otras colectividades y que, tendría su máximo exponente, a nivel mundial, en el Mayo francés del 68.

Los universitarios, requerían una participación más activa, y se veían capacitados para representar a la sociedad en las demandas de cambio.

En el edificio, se hacen modificaciones importantes para el desarrollo de la vida diaria: Hacia 1965, se abre el Bar en el sótano, instalándose el Gimnasio junto a él, se abre también una Sala de Música en la primera planta sobre el comedor, las habitaciones de la planta inferior se acondicionan hacia 1970, y el Salón de Actos se modernizó y se renovó.

Las actividades culturales, recreativas y lúdico-festivas, fueron en estos años apasionadas. Cualquiera de ellas: Las conferencias, los coloquios sobre aspectos políticos y de oposición al Régimen, los recitales de canciones protesta de José Antonio Labordeta, Joaquín Carbonell o la Bullonera (con problemas de censura y control policial), el teatro o la revista mural, crítica y satírica titulada "La Carraca", fueron el reflejo de la disconformidad, del descontento, un vehículo para la protesta.

Especial atención merecen la Sección de Papiroflexia, coordinada por Eduardo Gálvez Laguarta y La Tuna del Colegio presentada en la fiesta de Santo Tomás de Aquino en 1966.

Es de destacar también en estos años, las sesiones cinematográficas de carácter gratuito para los colegiales, que luego desembocó en el Cine-Club.

En 1968, y con motivo de la celebración de las Bodas de Plata del Colegio, se lleva a cabo, la vieja aspiración de crear una Asociación de Antiguos Colegiales del Cerbuna.

En 1971 José Cerezo Mir, catedrático de Derecho Penal, releva en el cargo de director a Celso Gutiérrez Losa, ocupando el puesto hasta 1974.

Importantes actividades culturales se llevaron a cabo durante estos años: "Muestra de Pintura Aragonesa actual" (con obras de José Beulas, José Luis Cano, Antonio Saura y Pablo Serrano entre otros) que tuvo lugar, en la Sala de Exposiciones, inaugurada entonces en el Colegio.

El Cine-Club, se inauguró el 15 de noviembre de 1973, con la película "Al este del Edén" de Elia Kazan.

La Sección de fotografía, adquirió un gran prestigio a nivel nacional.

El desarrollo y gran actividad de la Tuna del Colegio.

Entonces, se crearán nuevas instalaciones en el edificio: Apartamentos para profesores en el último piso, el traslado del Bar del sótano al actual emplazamiento y la instalación del Autoservicio en el comedor.

José Luis Viviente Mateu (1974-1981), catedrático de geometría diferencial, ocupó el cargo de director tras la renuncia del anterior, y esta época se caracterizará en el aspecto colegial y sociocultural, por la intensa actividad del llamado "Sanedrín" o Consejo Colegial, órgano que permitía la participación de los colegiales en el desarrollo de la vida del colegio. El Consejo Colegial, estuvo constituido por el Equipo de Dirección, los presidentes de las Academias (Ciencias, Derecho, Medicina, Literatura), un representante de cada promoción y un representante de cada grupo de actividades (biblioteca, teatro, música, fotografía, club de prensa, electrónica, cine, deportes, etc.).

Consolidación de la democracia: años 80[editar]

Paralelo a los cambios en España, durante la transición política, el Colegio inicia un período en el que, bajo la dirección de Joaquín Lomba Fuentes, catedrático de Filosofía, (1981-1983), se establece la redacción de un borrador de nuevos estatutos más participativos. Joaquín Lomba, señala en las Memorias, que en este borrador la primera condición era que "su Director no fuese designado, como hasta entonces, directa y exclusivamente por el Rector, sino por el propio Cerbuna, a golpe de urnas y papeletas".

A partir de entonces, los Consejos colegiales serían aún más importantes, ya que, se decidiría todo: organización laboral, actividades culturales, reformas en el edificio, admisiones, sanciones,...

Así pues, será en este período, cuando se elaboren definitivamente los nuevos estatutos, además de otra nueva gestión, como la incorporación del personal de servicios a la plantilla de la Universidad.

Es en estos años, cuando se reforma el comedor, atendiendo a la idea del Rectorado de que el Cerbuna, alojara un comedor universitario, no sólo para los residentes del Colegio sino para las colegialas del Santa Isabel, y para todo el profesorado que lo precisara. Se ganó espacio para la zona: la cuarta parte de la sala central (ocupada anteriormente por el autoservicio) y la sala posterior (la que da a la pista de tenis). Con esta reforma, casi se duplicaría el espacio dedicado al comedor, y así, el autoservicio pudo aislarse de forma independiente. También, se construyó un nuevo comedor para el servicio, y se acondicionaron dos locales para almacén de víveres, situados en un lugar de fácil acceso desde la cocina.

El siguiente director del Colegio, será el catedrático de derecho romano Esteban Varela Mateos (1984-1989), que recuerda en las Memorias, la conversión en mixto del Colegio mayor y, los desvelos y preocupaciones ocasionadas por las novatadas a los nuevos residentes.

Años 90[editar]

Los Estatutos fueron aprobados en 1991, bajo la dirección de Manuel Calvo (1989-1995), profesor titular de filosofía del derecho. En 1995, le releva en el cargo Fernando López Ramón (1995-1997), y tras él, dirigió el colegio el profesor de Geografía, Angel Pueyo Campos (1997-1999).

Destacar de estos años la celebración del aniversario de los 75 años desde su fundación, acompañada de diversos actos organizados en colaboración con la Asociación de Antiguos Colegiales.

La consolidación de del Cineclub Cerbuna, así como la organización de varios concursos (Zerburrock, fotografía,...) han convertido en los últimos años al Colegio en un referente en la vida cultural universitaria y de Zaragoza en general.

Actualidad del Colegio[editar]

Actualmente, Jose Luis Múzquiz (1999-...), profesor de la facultad de veterinaria, desempeña el cargo de dirección.

En estos últimos años, la vida del Colegio Mayor, se ha ido desarrollando con la actividad y el dinamismo que le ha caracterizado, en estos más de 80 años de existencia. Se siguen realizando numerosas y variadas actividades, en las que se implican todos los cerbunos y cerbunas, haciendo que los años pasados en el Colegio, se transformen en un suspiro.

Los servicios e instalaciones, prosiguen su renovación constante en el empeño de todos, por hacer más agradable la estancia y, dotarle de un ambiente propicio para tomar contacto con el conocimiento, la cultura, el ocio, la vida en grupo. Destacar, entro muchas otras cosas, el cumplimiento en el año 2002 de la tan deseada de conexión de red en todas las habitaciones o de la implicación en los últimos años del Colegio hacia la ecología.

Muchas vivencias podrían contarse, si todas aquellas personas que formaron el Colegio, narraran los momentos vividos allí.

Se podrían extraer, sentimientos e instantes personales difícilmente olvidables, en más de 80 años transcurridos desde su fundación. Variadas visiones, tan distintas como colegiales, tuvo y tiene hoy en día, el Colegio Mayor Pedro Cerbuna.

La Asociación de Antiguos alumnos y los colegiales actuales, tienen ahora la palabra.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]