Anemia hipocrómica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Clorosis (medicina)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Anemia hipocrómica (del griego iπο 'bajo' y χρoμα 'color'), también conocida como la «enfermedad verde», es un tipo de anemia que se caracteriza porque los glóbulos rojos tienen menos color de lo normal al examinarlos bajo un microscopio. Esto generalmente ocurre cuando no hay suficiente cantidad del pigmento que transporta el oxígeno (hemoglobina) en dichos glóbulos rojos.[1]​ La causa más común de hipocromía es la insuficiencia de hierro en el cuerpo (deficiencia de hierro). Si no se trata, puede llevar a un trastorno llamado anemia ferropénica.

Causas[editar]

Las causas más comunes asociadas con este tipo de anemia incluyen la talasemia, anemia por deficiencia de hierro y anemia sideroblástica, aunque existen muchas otras causas asociadas con esta condición:[2]

  • La deficiencia de vitamina B6 es responsable de la baja ingesta de hierro o asociada a una absorción reducida del mineral.
  • Las enfermedades infecciosas parasitarias como anquilostomas.
  • El envenenamiento por plomo.
  • Las úlceras estomacales o hemorragias causadas por hemorroides.
  • Los trastornos congénitos del desarrollo.

Síntomas[editar]

Algunos de los síntomas más notables son:[3]

  • La debilidad, la irritabilidad, el cansancio y la fatiga son síntomas comunes asociados con esta afección.
  • La piel pálida o Ictericia (coloración amarilla de la piel), la caída del cabello y uñas frágiles.
  • El aumento de la frecuencia cardiaca o taquicardia junto con dificultades respiratorias.
  • La piel a menudo se ve pálida y las uñas se vuelven frágiles y blancas
  • Dolor en la boca, estreñimiento, etc. también se puede observar en casos de anemia hipocrómica grave.
  • La incapacidad para concentrarse con dolores de cabeza frecuentes es uno de los síntomas más característicos
  • La frecuencia cardíaca aumenta a más de 100 latidos por minuto
  • Las irregularidades menstruales, las infecciones frecuentes y el frío de la mano y los pies son otros síntomas comunes asociados con esta enfermedad
  • La pica se observa comúnmente en individuos con anemia hipocrómica. Pica se caracteriza por el anhelo extremo de artículos no alimentarios como suciedad papel y pintura. La pica se considera a menudo como un signo guía de la deficiencia de hierro en el cuerpo

Diagnóstico[editar]

Para establecer la razón del estado hipocrómico, se sugieren las siguientes pruebas:[2][4][5]

  • Ferritina sérica (con este estudio se mide el nivel de hierro en la sangre)
  • Evaluación de las reservas de hierro de la médula ósea (puede valorarse la presencia de gránulos de hierro dentro de los normoblastos)
  • Capacidad de fijación de hierro (El hierro se moviliza a través de la sangre adherido a una proteína llamada transferrina. Este examen le ayuda a su proveedor de atención médica a saber qué tan bien puede esa proteína transportar el hierro en la sangre)

Tratamiento[editar]

El tratamiento depende de la causa de la enfermedad. Los médicos suelen recomendar la toma de suplementos de hierro y vitamina B6. Otros posibles tratamientos incluyen:[6]

  • Antibióticos para tratar infecciones crónicas causantes de anemia.

Prevención[editar]

la mejor manera de prevenir la anemia hipocrómica es por medio de la modificación de la dieta. tomando los siguientes puntos.[8]

  • Tomar alimentos ricos en hierro para evitar la deficiencia de este en nuestro organismo
  • Subir nuestra ingesta de alimentos que contengan vitamina C, esto para que el cuerpo absorba de mejor manera el hierro
  • Si por alguna razón estos no ayudan, se recomienda tomar suplementas tanto de vitamina C como de hierro, siempre después de que lo diagnostique un médico.

Alimentos ricos en hierro[editar]

  • Carne roja.
  • Carne avícola.
  • Vegetales de hoja oscura tales como acelga y espinaca.
  • Aproximadamente 3.5 onzas (100 gramos) de espinacas crudas contienen 2.7 mg de hierro, o el 15% de la DV [1]
  • Pulsos como frijoles y frijoles rojos.
  • Frutos secos.
  • Pescados y Mariscos [2] [3]
  • Legumbres: gran fuente de hierro, especialmente para vegetarianos. Una taza (198 gramos) de lentejas cocidas contiene 6.6 mg, que es el 37% del DV [4]
  • Semillas de Calabaza.
  • Chocolate Negro: Una porción de 1 onza (28 gramos) contiene 3,4 mg de hierro.[5]

Alimentos ricos en vitamina C[editar]

La vitamina C aumenta significativamente la absorción de hierro [6]

  • Cítricos como el limón y la naranja.
  • Verdura como col rizada, pimientos rojos, coles de bruselas y brócoli.
  • Grosella negra, guayaba, perejil, kiwi y papaya.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]