Castillo de Tiebas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Recreación del edificio.

El castillo - palacio de Tiebas se corresponde con las ruinas de un castillo medieval de Navarra (España) asentado sobre una colina situada en la localidad de Tiebas-Muruarte de Reta junto a la Sierra de Alaiz.

Teobaldo I de Navarra ordenaría su construcción durante el siglo XIII siguiendo el estilo gótico francés. De planta rectangular, el edificio constaría de dos pisos organizados en torno a un gran patio central de armas. Además de su carácter de fortaleza habría sido residencia de varios monarcas navarros así como del Archivo Real, sede de la Cámara de Comptos, prisión, etc.

La ubicación del enclave tiene importancia estratégica al controlar el paso natural del acceso meridional a la Cuenca de Pamplona. Entre la Sierra del Perdón y la Sierra de Alaiz.

Sobre una colina inmediata al pueblo, subsisten todavía las ruinas de la antigua fortaleza medieval que lo defendía. Lo construyó Teobaldo I a mediados del siglo XIII, y en algún tiempo hizo el papel de prisión del estado. En 1280 estaba a cargo de Juan Sánchez de Monteagudo; por entonces, había encerrados 26 presos, posiblemente desde la rebelión de la Navarrería.

En los primeros años del siglo XIV era alcaide de la fortaleza Pedro de Maugrinón o Malgreñón, que percibía una retenencia de 100 sueldos y 25 cahíces. Hizo recubrir los graneros, establos y cámaras del rey, y reparar la fuente del palacio en 1306. Le sucedió García Miguel de Echarren en 1309, el cual hizo reparar las garitas o torrelas, que amenazaban ruina, en 1319. Dos años después, retejó las cámaras, arregló las paredes del granero, la sala del palacio y los pabellones. Seguía en su puesto hacia 1330.

Durante el reinado de Carlos II, en 1356, tenía el alcaidío Juan de Monreal; por este tiempo se le pagaba un suplemento de 50 sueldos, para luminería de la capilla. En 1364, el rey confió la guarda del castillo a Salamón de Polbroc o Ponbrot, que tenía como guarda a Lope de Muru, y a partir de 1371 llevó a cabo importantes obras de reparación y acondicionamiento. En la incursión castellana de 1378, el castillo fue “desbaratado e perdido”, e incendiado por los enemigos. En los primeros años del siglo XV no se había reedificado todavía. Las cuentas de 1405 dicen escuetamente: “fue quemado et perdido al tiempo de la guerra”.

En 1445, Juan II dio el castillo y pechas de Tiebas a Juan de Beaúmont, gran prior de San Juan en Navarra y hombre de confianza del Príncipe de Viana. Posiblemente se construyó la fábrica por este tiempo. De hecho, en 1450 se nombró nuevamente alcaide a Sancho de Erviti, escudero. Más tarde, entre 1460 y 1465, estuvo a cargo de Remón de Gárriz. Hacia 1490 lo tenía mosén Arnaut de Ozta, pasando después a Martín de Beaumont. En 1494, la guarnición beaumontesa fue sitiada con artillería por las tropas de Juan de Labrit, que lograron hacerse con la fortaleza. En 1499 dio el rey a Arnaut de Ozta 20 cahizadas de tierra anejas al castillo y pertenecientes al real patrimonio.

En los últimos años del reinado de Juan de Labrit consta como alcaide mosén Beltrán de Lescún, copero real. A raíz de la conquista del Reino por Fernando el Católico, volvió a los Beaumont. Una relación de los castillos de Navarra, conservada en Simancas, dice del de Tiebas: “… es fortaleza llana y fue en otro tiempo Cámara de Comptos. Aportilláronla los franceses quando vinieron sobre Pamplona. Hála tornado a reparar Martín de Veamonte, diziendo que le pertenesce”.

A principios del siglo XIX, según un antiguo plano que se conserva, todavía se mantenía el castillo casi en su integridad, conservando incluso varios de sus antiguos garitones rematados en chapiteles puntiagudos emplomados. Tenía un patio de armas central y dos cuerpos o alas residenciales a ambos lados, con sus cámaras y chimeneas de estilo gótico. Los muros eran recios, con contrafuertes, y disponía de una muralla exterior de circunvalación. En la actualidad quedan algunos murallones arruinados, arranques de bóvedas con nervadura gótica, mutiladas y una bóveda subterránea de piedra.[1]

Las excavaciones practicadas han sacado a la luz restos medievales de una bodega subterránea con su bóveda de piedra. Se sabe que la Casa de Champaña compró varias viñas y extendió el cultivo del vino en Navarra, introduciendo, con ello, nuevas cepas para la elaboración del llamado verjús.

En la actualidad quedan muros recios, con contrafuertes así como vestigios de la muralla exterior y arranques de bóvedas de nervadura gótica.

Galería de imágenes[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

El castillo