Casete compacto digital

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Digital Compact Cassette rear.jpg
Digital Compact Cassette front.jpg

El casete compacto digital, o Digital Compact Cassette en inglés (DCC), es un formato de cinta magnética de audio, de casete compacto, con base de cromo, que se utiliza como soporte para la grabación magnética digital y en la reproducción de sonido.

Historia[editar]

El DCC fue un formato desarrollado por Philips, comercializado a partir de 1992. El objetivo de Philips al lanzar el DCC era reemplazar al casete analógico (CC), que esta misma empresa había lanzado al mercado en 1963.

Philips ya había lanzado, poco antes (1986), junto con Sony, la llamada Cinta Digital de Audio (DAT). Sin embargo, como más de 80 compañías seguían desarrollando el formato DAT, del que se había creado una escisión entre R-DAT (cabeza rotatoria) y S-DAT (cabeza estacionaria), Philips decidió lanzar por su cuenta un nuevo formato de casete de audio digital para ámbito doméstico.

Philips no logró su objetivo y el DCC fue un formato efímero. Sus inconvenientes pesaron más que sus ventajas y el formato fue un fracaso, siendo retirado del mercado en 1996 (o sea, sólo fue comercializado durante 5 años 1992-1996). Philips hizo público el anuncio el 31 de octubre de 1996, cuando también anunció su intención de fabricar discos en formato Minidisc (pagando las correspondientes regalías a Sony Corporation, desarrolladora del formato).

Philips tranquilizó a los usuarios de DCC estableciendo un plazo de 10 años (que concluía en 2006) en el que mantendría la producción de cintas y el soporte técnico para los equipos que hubiesen sido adquiridos.

Formato DCC[editar]

El casete del formato de DCC tiene el mismo tamaño que el casete de audio convencional (CC):

  • Tamaño cartucho: 100 x 65 x 12 mm (como la CC analógica).
  • Longitud de cinta: 60,35m para 60 minutos.
  • Anchura de la cinta: 3’81 mm, como la CC y la DAT.
  • Como DCC pretendía mantener la compatibilidad con las CC analógicas era necesario que el tamaño de las cintas fuera el mismo. (La compatibilidad no era total, los equipos DCC sólo podían reproducir las CC, no grabarlas).

El estándar de las cintas DCC eran las cintas de 60 minutos grabadas con una frecuencia de muestreo de 44’1 kHz y una resolución de 16 bits.

El DCC admitía 3 frecuencias de muestreo 32, 44'1, 48 kHz. La respuesta en frecuencia que ofrece el DCC son los 20.000 Hz (máxima audiofrecuencia). Evientemente, en función del teorema de Nyquist (según el cual, la frecuencia de muestreo debe ser al menos el doble que la frecuencia de la señal a muestrear); si se utilizaba la frecuencia de muestreo más baja (32 kHz), la respuesta en frecuencia bajaba hasta los 16.000 Hz (16x2=32).

La velocidad de transmisión de datos del DCC era de 1’54 Mbs (superior a la del CD que es de 1’4 Mbs).

El DCC, como el S-DAT, es un sistema de grabación multipista con cabeza estacionaria, lo que significa que la cabeza es fija y lo único que se mueve es la cinta como ocurre en el S-DAT y en los VTR.

La velocidad de desplazamiento de la cinta es de 4’75 mm (como la CC analógica y los dos formatos DAT).

Como el DCC es un formato multipista (permite 16 pistas de audio), posee varias cabezas de reproducción y grabación que pueden sincronizarse. Las pistas se graban helicoidalmente y es la anchura de las pistas (185 nanómetros), la que determina distancia entre las cabezas. (Las pistas de la cinta S-DAT son más anchas. Consecuentemente, la capacidad de almacenamiento de información de un DCC es mucho menos que el de un DAT). La anchura del paso de pista es de 10 nanómetros.

Aunque el DCC tiene 16 pistas de audio (8 por cara), contiene un total de 18 pistas, pues, en cada cara, introduce una pista auxiliar que graba una señal inaudible de control que permite entre otras cosas:

  • Indicar el arranque de la cita.
  • Facilitar la localización de contenidos introduciendo marcas –aunque el acceso a este punto tenga que hacerse de forma secuencial.
  • Señalizar el final de la grabación y el propio final de la cinta, lo que permite saber el tiempo de grabación disponible.
  • ...

El DCC utiliza el algoritmo de compresión de datos PASC. PASC son las siglas en inglés de Precision Adaptive Sub-band Coding, Codificación Adaptiva de precisión por Sub-bandas.

El PASC lo que hace es dividir cada una de las 16 pistas de audio en dos subandas, con lo que analiza un total de 32 sub-bandas (16x2).

El PASC de Philips como el ATRAC de Sony (el ATRAC es el códec utilizado por el minidisc) es un sistema de codificación con pérdidas basado en la percepción sonora humana. Esto significa que solo tiene en cuenta aquellas frecuencias que es capaz de percibir el oído humano (20-20.000 Hz). Además de reducir el ancho de banda a las audiofrecuencias, el PASC como el ATRAC también elimina los sonidos enmascarados. Es decir, está contrastando que cuando múltiples sonidos llegan al oído humano simultáneamente, sólo somos capaces de distinguir los de mayor intensidad, por lo que el PASC elimina aquellos que no podemos percibir.

Sin embargo, el PASC ofree mejor "calidad" que el ATRAC, pues realizaba una compresión de 4:1 similar al nivel MPEG-audio 1, mientras que la compresión ATRAC del minidisc era de 5:1, con lo que la calidad resultaba más deficitaria.

Aunque el PASC es un sistema de codificación con pérdidas los sistemas DCC podrían permiter la multigeneración ilimitada. Pues cuando copiamos un cinta DCC en Otra, la señal PASC es descifrada por el códec PCM, otro algoritmo de compresión, pero este de compresión sin pérdidas. La señal descodificada en PCM cuando ha de volver a ser comprimida por PASC es la misma, pues ya esta limpia, PASC no encuentra nada que tenga que filtrar. Así la información de la segunda generación (y más allá) deben ser exactamente iguales que los de la primera

"Teóricamente", el DCC permite la multigeneración ilimitada, pero en la práctica no se permitió, los fabricantes introdujeron un sistema antipiratería (sistema de gestión de copias): el SCMS (Serial Copy Management System). Este sistema intentaba evitar el copiado digital ilimitado de CD y de otros soportes comerciales pregrabados (DAT, MD o cualquier fuente analógica). Entre otras cosas, el SCMC lee los códigos de la fuente original e impide que los Equipos de DCC realicen más de una copia de una fuente pregrabada original.

Ventajas del formato[editar]

  1. Compatible con el casete compacto. Todos los equipos DCC permiten reproducir el contenido de las cintas de casete analógicos (atención, reproducir, pero no grabar).
  2. Ofrece más calidad que el MiniDisc al ofrecer menor compresión. No obstante, su calidad es inferior a la del CD-Audio, que utiliza el sistema PCM que es un sistema de compresión sin pérdidas.

Inconvenientes[editar]

  1. Alto costo de fabricación y comercialización. En diciembre de 1992, los equipos DCC venían a costar unas 100.000 Ptas. de media(600 Euros actuales) y cada cinta (que sólo podía grabarse) alrededor de 2500 Ptas. (15 Euros)Debido a la alta calidad de los componentes mecánicos. En los últimos tiempos, los equipos DCC resultaban más asequibles. Se simplificaron los componentes mecánicos, incluyendo el sistema Turbodrive de búsqueda rápida de pistas, que mejoraría el rendimiento de los DCC. El precio se había reducido hasta unas 40.000 Ptas. (240 Euros actuales), pero ya era tarde para estimular las ventas de forma rentable.
  2. Sólo se permitía una copia digital de 1ª generación (en 44,1Khz) una vez para evitar las copias ilegales. Las cintas vírgenes permitían múltiples regrabaciones, pero la superposición de información digital (sobre todo en grabaciones realizas entre diferentes reproductores), podría provocar colapso en la pista de datos, hecho que producía errores de lectura de contador y corte de pistas. Al consumidor no le resultaban rentables ya que eran muy caras.
  3. Mayor aceptación del formato DAT a nivel profesional, el minidisc (básicamente Japón y USA)como Walkam pequeño y práctico, y el CDR a nivel doméstico (aunque fue rápidamente suplantado por la grabación en Pc's), lo que impidió que el DCC obtuviera un nivel de ventas que le permitiera sostenerse y fuera atractivo a las productoras discográficas.
  4. Acceso secuencial (mayor tiempo de búsqueda) frente al acceso aleatorio que pemiten el CD-Audio, el DVD-Audio y el Minidisc. Pese a que los sistemas DCC disponían de programación automatizada para la edición, ésta era muy simple y manual, y podrían producirse errores durante el proceso de grabación. Los últimos modelos permitían la inserción de títulos, pero solo era reproducible en estos modelos, los más antiguos sólo reproducían títulos de estudio.
  5. Desgaste del soporte frente a los formatos digitales ópticos que al utilizar un láser óptico no entran en contacto físico directo con el soporte y no producen desgaste (exceptuando el cabezal magnético de registro del Minidisc). Las cintas DCC, pese a que venían protegidas con su caja y su placa deslizante, poseían los mismos problemas de mantenimiento que las cintas convencionales, donde focos magnéticos, térmicos y húmedos podrían dañarlas. Las cintas DAT tienen el mismo problema, aunque la calidad y diseño de fabricación hace que estén más protegidas.
  6. Los grabadores (Decks) del DCC no podían grabar en casetes compactos analógicos, sólo los podía reproducir. Esto hizo al DCC poco práctico al quitarle al usuario la libertad de elegir en qué formato grabar, analógico o digital, y precipitó la decadencia del mismo. Pese a ser un criterio comercial erróneo, también alargó la vida útil del cabezal, cuyo desgaste daba evidencias de precisar mayor mantenimiento si su uso era como reproductor de cintas analógicas. Pero está claro que Philips optó equivocadamente (y sus socios Marantz, Grundig y Panasonic), puesto que era una decisión comercial en favor de su cinta DCC, como sustitutiva de las convencionales.
  7. El cabezal estático y autoreverse producía errores de grabación por suciedad y desajustes en la calidad de los componentes. La grabación requiere de una mayor precisión de contacto y calibrado con la cinta magnética, y si éste está sucio o desajustado, el resultado es negativo, con cortes en la reproducción por pérdida de datos. La lectura digital no resultaba tan problemática, incluso en diferentes reproductores. El uso dual (analógico y digital) de cintas, provocaba un mayor desgaste del cabezal provocado por la mala calidad de las cintas FE y de las cintas Metal (desaconsejadas en la mayoría de los cabezales DCC de primera generación). Por lo que solo las cintas CrO2, podían ser reproducidas sin que éstas dañaran los cabezales. Es por ello que era más aconsejable la reproducción de cintas analógicas en reproductores específicos, aunque la digitalización era más atractiva desde un DCC. En los últimos reproductores que fabricara Philips (series 951 y 730), se mejoraría considerablemente la compatibilidad y los problemas mecánicos en cabezal y componentes SMD, a la par que la reproducción en analógico era de mejor calidad sonora. El cabezal estará sujeto a una duración aproximada de unas 1000 horas como su homólogo DAT.
  8. El cabezal junto a los capacitadores de las placas de conversión digital tipo SMD, han sido el principal problema de obsolescencia de estos reproductores-grabadores, cuyos recambios ya eran escasos en su momento y, en la actualidad, inexistentes. Los capacitadores SMD tienden a hincharse y liberar su contenido ácido que corroe y cruza las pistas, por lo que si no se cogen a tiempo, deja inutilizadas las placas. El cabezal dañado es irreparable y ha provocado, tras dos décadas de existencia en el mercado doméstico, grandes movimientos de reventa de artículos defectuosos por este motivo, que sólo favorece a quienes precisan recambios menos obsolescentes (mecánica).
  9. En resumen, pese a haber sido un invento con muy buenas intenciones comerciales, y una calidad de sonido envidiable (realmente sonaba muy bien), no tuvo la aceptación adecuada en un mercado dominado por la mediocridad sonora, el minimalismo y las prisas. Hemos pasado de la excelencia en sonido de alta calidad en reproductores, amplificadores y altavoces (aunque fuera analógico), a la compresión en formatos que mutilan la calidad de estudio de las grabaciones originales, y que son reproducidos por elementos portátiles escuchados con auriculares. El formato PASC de compresión del DCC no mutilaba el sonido original, es mas, incluso realzaba ciertas frecuencias para ofrecer un sonido rotundo y cálido, frente al frío y mate sonido del Minidisc.

Comparación del DCC con DAT, el otro formato de casete digital[editar]

Formatos casete digital
Empresa Año Códec Resolución Frecuencia de muestreo Respuesta en frecuencia Rango dinámico Bit rate Nº máximo de pistas Capacidad Tiempo máximo de grabación
DAT Sony y Philips 1986 PCM (1:1) 16 bits o 12 bits (no lineal) 32 (LP), 44,1 o 48 kHz 20Hz a 22 kHz 90 dB 20 (S-DAT), 90’ (S-DAT), 120’ (R-DAT), 240' (LP)
DCC Philips 1992 PASC (4:1) 16 bits y 18 bits, en última generación 32, 44,1 o 48 kHz 20Hz a 16 kHz o 20Hz a 22 kHz 90 dB 1’54 Mbs 18 (16 audio) 90 minutos (120' no llegaron a fabricarse)

Véase también[editar]