Carta abierta a las mujeres del mundo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carta abierta a las mujeres del mundo
Idioma inglés
Creación 1946

La Carta abierta a las mujeres del mundo fue leída por Eleanor Roosevelt en la 29 sesión plenaria de la Asamblea General de Naciones Unidas celebrada en Londres el 12 de febrero de 1946.[1]

Al tomar la palabra, Eleanor Roosevelt informó que representantes y delegadas de Naciones Unidas redactaron una declaración dirigida a las mujeres de sus respectivos países y pide a los representantes reunidos en la sesión que cuando regresen a sus países colaboren en la difusión de esta declaración dado que todas las mujeres deben tener la oportunidad de conocer esta carta.[2]​ Al terminar la lectura Eleanor Roosevelt recordó a toda la Asamblea que "tienen la responsabilidad de infundir a nuestros pueblos el convencimiento de que las Naciones Unidas pueden ser un instrumento para conseguir la paz, si le dedicamos la misma energía que desplegamos para ganar la guerra" señalando además "que las mujeres reclaman cosas que los hombres olvidan".[3]

Antecedentes[editar]

Cuando se creó Naciones Unidas en 1945 las mujeres estaban ya profundamente involucradas en la esfera pública, primero en organizaciones no gubernamentales y posteriormente en las delegaciones oficiales. El sufragio femenino era ya legal en 31 países. Numerosas mujeres en Europa y Estados Unidos formaban también parte del movimiento sindical.[4]

La carta[editar]

An Open Letter to the women of the world from the women delegates ans advisers at the first Assembly of the United Nations: This first Assembly of the United Nations marks the second attempt of the peoples of the world to live peacefully in a democratic world community. This new chance for peace was won through the joint efforts of men and women working for common ideals of human freedom at a time when the need for united effort broke down barriers of race creed and sex. In view of the variety of tasks which women performed so notably and valiantly during the war, we are gratified that seventeen women representatives and advisers, representatives of eleven Member States, are taking part at the beginning of this new phase of international effort. We hope their participation in the work of the United Nations Organization may grow and may increase in insight and in skill. To this end we call on the Governments of the world to encourage women everywhere to take a more active part in national and international affairs, and on women who are conscious of their opportunities to come forward and share in the work of peace and reconstruction as they did in war and resistance. We recognize that women in various parts of the world are at different stages of participation in the life of their community, that some of them are prevented by law from assuming full rights of citizenship, and that they therefore may their immediate problems somewhat differently. Finding ourselves in agreement on these points, we wish as a group to advise the women of all our countries of our strong belief that an important opportunity and responsibility confront the women of the United Nations: first, to recognize the progress women have made during the war and to participate actively in the effort to improve the standards in their own countries and in the pressing work of reconstruction, so that there will be qualified women ready to accept responsibility when new opportunities arise; second, to train their children, boys and girls alike, to understand world problems and the need for international co-operation, as well as the problems of their own countries; third, not to permit themselves to be misled by anti-democratic movements now or in the future; fourth, to recognize that the goal of full participation in the life and responsibilities of their countries and of the world community is a common objective toward which the women of the world should assist one another.
Carta abierta dirigida a las mujeres del mundo, por las mujeres que han participado como representantes o asesoras en la primera Asamblea de las Naciones Unidas: [5]​ Esta primera Asamblea de las Naciones Unidas es el segundo intento que hacen los pueblos del mundo de vivir en paz en una comunidad democrática mundial. Esta nueva oportunidad de paz se consiguió gracias a los esfuerzos conjuntos de hombres y mujeres realizados en pro del ideal común de libertad humana en un momento en que la necesidad de un esfuerzo mancomunado rompió las barreras de raza, credo y sexo. Teniendo en cuenta la variedad de tareas que las mujeres realizaron tan notablemente y valientemente durante la guerra, nos complace que diecisiete representantes y asesoras que representantes once Estados miembros, participen al inicio de esta nueva fase de esfuerzo internacional. Confiamos que su participación en los trabajos de la Organización de las Naciones Unidas aumentará en importancia y se caracterizará por una mayor comprensión y penetración. Con cuyo objeto, pedimos en los gobiernos del mundo que alienten las mujeres de todo el mundo a participar más activamente en los asuntos nacionales e internacionales y que las mujeres sean conscientes de sus oportunidades que brinda el momento actual de participar y trabajar en la paz y la reconstrucción, del mismo modo que lo hizo en la guerra y la resistencia. Reconocemos que las mujeres de varias partes del mundo se encuentran en diferentes etapas de participación en la vida social y política de su comunidad, y que hay países en que la ley impide que las mujeres asuman todos los derechos de la ciudadanía y que, por lo tanto, sus problemas inmediatos sean diferentes. Encontrándonos de acuerdo en estos puntos, nuestro grupo desea exponer a las mujeres de todos nuestros países nuestra firme convicción que a las mujeres de las Naciones Unidas se les presenta una importante oportunidad y se les ofrece una gran responsabilidad: primero, reconocer el progreso que han hecho las mujeres durante la guerra participando activamente en el esfuerzo para mejorar el nivel de vida en sus propios países y en el trabajo urgente de la reconstrucción, de forma que hay mujeres capacitadas dispuestas a asumir responsabilidades cuando surjan nuevas oportunidades; segundo, formar a sus hijos e hijas para que entiendan los problemas mundiales y la necesidad de la cooperación internacional, así como los problemas de sus propios países; tercero, no dejarse engañar por movimientos antidemocráticos ni ahora ni en el futuro; cuarto, reconocer que su plena participación en la vida y las responsabilidades de sus países y de la comunidad mundial es un objetivo común, hacia el cual las mujeres del mundo tendrían que ayudarse mutuamente. [6]

La carta fue firmada públicamente tras la lectura del documento por parte de Eleanor Roosevelt por Bodil Begtrup (Dinamarca), Minerva Bernardino, (República Dominicana), Lorna McPhee (Nueva Zelanda) Frieda Dalen (Noruega), Marie-Hélène Lefaucheaux (Francia); Hilda Verwey-Jonker (Países Bajos), C.I. Rolfe (Reino Unido), Evdokia Uralova (República Socialista Soviética de Bielorrusia) y otra decena de delegadas de la Asamblea General.[7][8][9]

Referencias[editar]

  1. «My Day by Eleanor Roosevelt, February 8, 1946». www2.gwu.edu. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  2. «Open Letter To Women Of The World». Advertiser (Adelaide, SA : 1931 - 1954). 6 de marzo de 1946. p. 3. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  3. «Grabación de la rueda de prensa en Londres de la Presentación de la Carta». 1946. 
  4. Agosín, Marjorie (2001). Women, Gender, and Human Rights: A Global Perspective (en inglés). Rutgers University Press. ISBN 978-0-8135-2983-7. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  5. Bolomey, UN Photo/Marcel. «First Session of the United Nations General Assembly» (en anglès), 05-02-1946. [Consulta: 26 juliol 2019].
  6. «Twenty-ninth plenary meeting» (PDF) (en en/fr). Llibreria Digital de les Nacions Unides, 12-02-1946 [Consulta: 28 juliol 2019].
  7. «Open Letter To Women Of The World». Advertiser (Adelaide, SA : 1931 - 1954). 6 de marzo de 1946. p. 3. Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  8. «Les dones que van humanitzar la Declaració Universal de Drets Humans – Eulàlia Lledó Cunill» (en catalán). Consultado el 15 de mayo de 2020. 
  9. Pidgeon, Mary Elizabeth; Bureau, United States Women's (1947). International Documents on the Status of Women (en inglés). U.S. Government Printing Office. Consultado el 15 de mayo de 2020. 

Enllaços externs[editar]