Minerva Bernardino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Minerva Bernardino

UNICEF Logo.png
Vicepresidenta del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia
1959-1960
Predecesor Zena Harman Bandera de Israel
Sucesor R. Piracha Bandera de Pakistán

UN emblem blue.svg
Presidenta de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer
1954-1962
Predecesor Bodil Begtrup Bandera de Dinamarca

UN emblem blue.svg
Embajadora de la República Dominicana ante las Naciones Unidas
1950-1962

Flag of the Organization of American States.svg
Presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres
1943-1950
Predecesor Ana de Martínez Guerrero Bandera de Argentina

Flag of the Organization of American States.svg
Vicepresidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres
1939-1943
Predecesor ' ' puesto creado ' '

Coat of arms of the Dominican Republic.svg
Delegada de la República Dominicana ante la Comisión Interamericana de Mujeres
1933-1939
Predecesor ' ' puesto creado ' '

Información personal
Nacimiento 07 de mayo de 1907
Santo Domingo, República DominicanaBandera de República Dominicana República Dominicana
Fallecimiento 29 de agosto de 1998 Ver y modificar los datos en Wikidata
Santo Domingo, República Dominicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Distrito Nacional, Santo Domingo
Nacionalidad Dominicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Embajadora y política
Empleador

Minerva Bernardino (El Seibo, 1907Santo Domingo, 29 de agosto de 1998) fue una diplomática de la República Dominicana que promovió los derechos de las mujeres en el ámbito internacional. Fue una de las cuatro mujeres que firmaron la carta original de la fundación de las Naciones Unidas en 1945.[1]

Biografía[editar]

Bernardino nació en El Seibo en 1907 en una familia "inusualmente liberal".[1]​ Quedando huérfana a los 15 años se mudó a Santo Domingo, donde finalizó la escuela secundaria como parte de una generación nueva de Normalistas—las mujeres latinoamericanas que persiguen educación más allá de la escuela primaria—y empezó una carrera en el servicio civil de la República Dominicana.[2][3]

A finales de los años 20 se involucró en el movimiento feminista de su país y logró que la constitución dominicana recogiese de manera explícita la igualdad de los derechos de la mujer.[4]

La atención de Bernardino se centró en la desigualdad y las mujeres tras la experiencia vivida cuando promocionó en el servicio civil pero no recibió ningún aumento en el sueldo porque el gobierno rechazó pagar a cualquier mujer un sueldo mayor que el de sus compañeros hombres. En su autobiografía, dice “fue éste el impacto que me lanzó a la lucha por los derechos de la mujer.”[5][6]

Bernardino fue admirada por su bravura y honradez, a menudo promoviendo los derechos de las mujeres no sólo en documentos oficiales, sino también en sus interacciones diarias. Kathleen Tesch lo destaca en una anécdota incluida en un artículo de Akmaral Arystanbekova “Diplomacia: ¿Demasiado importante para dejársela a los hombres?:

Una vez, la persona que presidia una sesión de la Asamblea General se dirigió a la mujeres delegadas como "Estimadas Señoras', en lugar de 'Delegadas'. Antes de que pudiera terminar lo que estaba diciendo, la Señora Bernardino había pedido la palabra para una moción de procedimiento. "Usted nos puede llamar señoras cuando nos ofrezca una taza de café o té, o nos invite al almuerzo; aquí, en este salón, no somos señoras, somos delegadas, y deberíamos ser tratado de acuerdo a ello." [7]

Al final de su vida, Bernardino reflejó la satisfacción por su lucha por los derechos de las mujeres, pero admitió que le hubiera gustado que se hubieran producido cambios con mayor rapidez: “Fue una época, que parece que no se va repetir. Pero me siento contenta, porque se avanzó bastante; sembré buena semilla, y ha ido dando sus frutos, aunque ninguno con la celeridad que me hubiera gustado.”[8]

Contribuciones e ideas claves[editar]

Bernardino trabajó principalmente para adelantar derechos políticos y especialmente para mejorar el sufragio de las mujeres en estados latinoamericanos.[9]​ Sus contribuciones incluyen la Convención en los Derechos Políticos de Mujeres de 1954, el cual afirmó los derechos de votar de las mujeres, elegir y ser electas para cargos públicos.[10][11]​ Bernardino también apoyaba una ley internacional para la igualdad de las mujeres en matrimonio y divorcio, como la Convención de Montevideo en la Nacionalidad de Mujeres Casadas de 1933.[12][13]

Entre sus contribuciones más reconocidas se encuentra la de apoyar el lenguaje inclusivo en Naciones Unidas. En la Conferencia de Naciones Unidas sobre Organización Internacional de 1945, a pesar de que técnicamente solo era una delegada de la República Dominicana -enviada por el dictador Rafael Trujillo como “oportunidad de riesgo bajo para aparecer progresivo”- Bernardino introdujo en la conferencia su propio orden del día, representando los intereses de la Comisión Interamericana de Mujeres (IACW).[14][15]​ Bernardino y su colega Berta Lutz fueron reconocidas como personas “clave” en la inclusión de las frases “derechos iguales de hombres y mujeres,” “fe en derechos humanos fundamentales” y “la dignidad y valor de la persona humana” en el preámbulo a la carta de la ONU.[16]​ También defendió la inclusión de la expresión “derechos iguales de hombres y mujeres” en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos considerando que con la omisión de “las mujeres” se habría producido una discriminación intencionada.[17]

Bernardino estuvo también implicada en la creación en 1946 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) que más tarde presidió.[18]​ A pesar de estar subordinada a la Comisión en Derechos humanos, la CSW era conocida por ejercitar su independencia e iniciativa.[19]​ Esta comisión trabajó por la inclusión del lenguaje de género en la Declaración Universal de Derechos Humanos y la creación de la Declaración sobre la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer en 1967.[20]​ La Comisión también promovió el avance en los derechos de las mujeres a través de estudios e investigaciones a partir de las cuales reclamó cambios.[21]

Defensa de los derechos de las mujeres[editar]

Bernardino inició la lucha en defensa de los derechos de las mujeres en su etapa como dirigente de Acción Feminista, una ONG implicada en los derechos de la mujer, mientras todavía vivía en la República Dominicana.[22]​ En 1935, se trasladó a Washington, D.C. para trabajar en la Comisión Interamericana de Mujeres.[10]​ Aunque mantuvo la conexión con la República Dominicana nunca regresó al país a causa de su oposición a Trujillo.[23]​ En los años 40, continuó su trabajo en la Comisión de la que fue primero vicepresidenta (1939-1943) y posteriormente presidenta (1943-1950) participando en conferencias como representante de la República Dominicana.[1][1]

Cuando su carrera progresó, Bernardino continuó trabajando en la ONU en diversos espacios. Además de participar en quince Asambleas Generales como representante permanente de la República Dominicana (nombrada en 1950), mantuvo su liderazgo en diferentes espacios de la organización.[7]​ En 1951 fue elegida vicepresidenta de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y presidenta de la comisión en 1953. Fue también la primera vicepresidenta de las Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y la primera vicepresidenta de UNICEF.[24]​ Más tarde, Bernardino continuó dando conferencias en universidades, elaboró un archivo biográfico de mujeres americanas influyentes y creó la Fundación Bernardino que continuó la lucha por los derechos de las mujeres en la República Dominicana después de su muerte.[25][26][27]

Referencias[editar]

  1. a b c d «Minerva Bernardino, 91, Dominican Feminist.». The New York Times. 
  2. DuBois, Ellen; Derby, Lauren (2009). «The strange case of Minerva Bernardino: Pan American and United Nations women's right activist». Women's Studies International Forum 32 (1): 44. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.005. 
  3. «Minerva Bernardino, 91, Dominican Feminist». The New York Times. 
  4. «Minerva Bernardino (1907 – 1998) República Dominicana - Nürnberger Menschenrechtszentrum». www.menschenrechte.org. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  5. Bernardino, Minerva (1993). Lucha, agonía y esperanza: trayectoria triunfal de mi vida. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Corripio. p. xxi. 
  6. DuBois, Ellen (The strange case of Minerva Bernardino: Pan American and United Nations women's right activist). «Derby». Lauren 32 (1): 49. 
  7. a b Arystanbekova, Akmaral (2002). «Diplomacy: Too important to be left to men?». UN Chronicle 39 (3): 62.
     
  8. Atanay, Reginaldo (Sep 4, 1998). «Vida y la muerte en Minerva Bernardino». El Diario La Prensa. El Diario La Prensa. 
  9. DuBois, Ellen (Nov 1, 2000). «Woman Suffrage: The View from the Pacific». Pacific Historical Review 69 (4): 550. doi:10.2307/3641223. 
  10. a b DuBois, Ellen; Derby, Lauren (2009). «The strange case of Minerva Bernardino: Pan American and United Nations women's right activist». Women's Studies International Forum 32 (1): 46. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.005. 
  11. Jain, Devaki (2005). Women, development, and the UN: a sixty-year quest for equality and justice. Bloomington: Indiana University Press. 
  12. Morsink, Johannes (1991). «Women's Rights in the Universal Declaration». Human Rights Quarterly 13 (2): 249. doi:10.2307/762661. 
  13. Inter-American Commission of Women (1947). A Summary of the Activities of the Inter American Commission of Women, 1928-1947. Washington, D.C.: Pan American Union. 
  14. DuBois, Ellen; Derby, Lauren (2009). «The strange case of Minerva Bernardino: Pan American and United Nations women's right activist». Women's Studies International Forum 32 (1): 47. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.005. 
  15. Skard, Torild (2008). «Getting Our History Right: How Were the Equal Rights of Women and Men Included in the Charter of the United Nations?». Forum for Development Studies 35 (1): 43. doi:10.1080/08039410.2008.9666394. 
  16. Pietilä, Hilkka (2007). The unfinished story of women and the United Nations. New York: United Nations Non-governmental Liaison Service. p. 10. 
  17. Morsink, Johannes (1991). «Women's Rights in the Universal Declaration». Human Rights Quarterly 13 (2): 232. doi:10.2307/762661. 
  18. Jain, Devaki (2005). Women, Development and the UN: a sixty-year quest for equality and justice. Bloomington: Indiana University Press. 
  19. Gaer, Felice (Jan 2009). «Women, international law and international institutions: The case of the United Nations». Women's Studies International Forum 32 (1): 61. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.006. 
  20. Gaer, Felice (Jan 2009). «Women, international law and international institutions: The case of the United Nations». Women's Studies International Forum 32 (1): 62. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.006. 
  21. Jain, Devaki (2005). Women, Development, and the UN: a sixty-year quest for equality and justice. Bloomington: Indiana University Press. p. 31. ISBN 0253346975. 
  22. DuBois, Ellen; Derby, Lauren (2009). «The strange case of Minerva Bernardino: Pan American and United Nations women's right activist». Women's Studies International Forum 32 (1): 45. doi:10.1016/j.wsif.2009.01.005. 
  23. Crossette, Barbara (Sep 4, 1998). «Minerva Bernardino, 91, Dominican Feminist». The New York Times. 
  24. Bernardino, Minerva (1993). Lucha agonía y esperanza: trayectoria triunfal de mi vida. Santo Domingo, República Dominicana: Editoria Corripio. pp. 18-21. 
  25. Bernardino, Minerva (1993). Lucha agonía y esperanza: trayectoria triunfal de mi vida. Santo Domingo, República Dominicana: Editoria Corripio. pp. 19-21. 
  26. Bernardino, Minerva (1993). Lucha agonía y esperanza: trayectoria triunfal de mi vida. Santo Domingo, República Dominicana: Editoria Corripio. p. 16. 
  27. Atanay, Reginaldo (4 Sep 2002). «Fundación Minerva Bernardino entrega becas». El Diario La Prensa.