Carlos Portell

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Carlos Portell, es un ex dirigente del fútbol argentino, fue presidente del Club Atlético Banfield entre 1998 y 2012. Bajo su gestión se realizaron grandes éxitos dirigenciales económicos y futbolísticos, no obstante también generó innumerables polémicas en la parcialidad banfileña. Al finalizar su mandato dejó el club con una enorme deuda y en el Nacional B.

Llegada a la presidencia de Banfield[editar]

En 1998 el empresario Carlos Portell llegó a la presidencia del club al imponerse en las elecciones sobre Horacio Sola, hijo de Florencio Sola. En esta primera parte de su mandato en el club, a nivel dirigencial, se logró una estabilización económica, y logro sacar del pozo económico en el que se encontraba el Taladro, también, bajo su presidencia, se realizaron 2 primeros años de gestión impecables que se caracterizaron por la cautela y la moderación a la hora de administrar el presupuesto del fútbol profesional, por lo tanto se dio por resultado el ascenso del club a la primera división del fútbol argentino.

Reelección 2005[editar]

Luego de ser reelecto en 2005, cabe destacar, año de grandes éxitos para el club, en octubre de 2008 gana las elecciones otra vez por 24 votos frente a la oposición del oficialismo, liderada por Eduardo Spinosa.

Elecciones 2011[editar]

Carlos Portell se postuló nuevamente en Octubre del 2011 al cargo presidencial donde fue reelecto en unos comicios polémicos en el cual se le atribuyó haber ingresado durante el año 2010 a 3000 socios truchos que no eran hinchas de la institución con el fin de derrotar a la agrupación opositora Unión Banfileña.[1] Venció en las cuestionadas elecciones con el 85% de los votos frente al 15% de la Unión Banfileña que decidió no presentarse a las elecciones no obstante se llevaron a cabo los comicios.[2]

Renuncia a la presidencia[editar]

El 26 de Junio del 2012 presentó su renuncia indeclinable a la presidencia del Club Atlético Banfield[3] a raíz del descenso, vaciamiento y destrucción del Club bajo su gestión, dejando a la institución en la Segunda División y con una deuda aproximada de 110 millones de pesos entre sueldos de jugadores, empleados y a la Asociación del Fútbol Argentino[4] por lo cual inhibieron al Club,[5] tal y como lo encontró al comenzar su gestión.[6]

Referencias[editar]