Cardiomiocito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cardiomiocito. En rojo se ven las estriaciones de las fibras de actina. En azul el núcleo. Tinción inmunohistoquímica. Microscopio confocal.

Los cardiomiocitos son células del músculo cardíaco capaces de contraerse de forma espontánea e individual. Estas células muestran especialización en excitación y conducción de los potenciales de acción. Su unión conforma las fibras miocárdicas contráctiles, que determina la función de bomba cardíaca y el sistema de conducción eléctrica del corazón que permite que esta bomba funcione.

Anatomía microscópica[editar]

Los cardiomiocitos, muestran dimensiones promedio de 15 μm de diámetro y unos 100 μm de largo.[1]

Cardiomiocitos.

Los cardiomiocitos son uninucleados, y este núcleo grande está situado en el centro del citoplasma de la células.

Presentan una característica prominente y única del músculo cardiaco, que es la presencia de bandas oscuras irregularmente espaciadas los discos intercalares. Los cardiomiocitos se conectan con sus vecinos mediante estos discos intercalares.[1]

El retículo sarcoplásmico no es muy desarrollado y se distribuye irregularmente entre las miofibrillas, que no aparecen claramente separadas.

Las mitocondrias, que son extremadamente numerosas, están distribuidas regularmente dividiendo a las células cardíacas en miofibrillas muy aparentes.

La contracción de los cardiomiocitos se debe a un aumento de la concentración de calcio intracelular.

Estas células se ramifican, formando unas estructuras tridimensionales en forma de red.

Fisiología[editar]

Morfológicamente los cardiomiocitos no forman un sincitio; pero sí existe un sincitio funcional, gracias a la existencia de los discos intercalares. Las uniones entre los cardiomiocitos, son uniones proteicas que tienen una baja resistencia eléctrica por lo que facilitan la conducción elétrica a su través.

Diferenciación de los cardiomiocitos[editar]

Se pueden distinguir tres tipos de cardiomiocitos: los auriculares, los ventriculares, y los de excitación conducción.[2]

Excitación y conducción[editar]

Los cardiomiocitos de excitación-conducción muestran especialización para conducir el potencial de acción al resto de las células contráctiles. Estas células debido a su especialización, presentan escasa capacidad contráctil. [2]

Recambio de los cardiomiocitos[editar]

Cardiomiocito endógeno residente, en fase de cariocinesis. Se observan dos núcleos en una misma célula (flechas).

El recambio de los cardiomiocitos occurre mediante la proliferación de los cardiomiocitos residentes y muestra una tasa de ∼1.3–4 % por año.
Aquí la cariocinesis existe sin citocinesis y el resultado es la aparición de células binucleadas como parte del proceso genéticamente programado de citodiferenciación y desarrollo. Los núcleos de estas células pueden mantenerse en interfase (G0, G1) o pueden pasar por un período S. [3]

Luego de un infarto miocárdico, en el corazón adulto joven el pool de cardiomiocitos residentes cíclicos, se incrementa por su proliferación en número .[4]

Enlaces externos[editar]

·Página en español de Cardio Research

·¡Los cardiomiocitos se regeneran! 14 Septiembre 2009

Referencia[editar]

  1. a b «Cardiomiocitos -descripción general, el disco intercalado, el sarcómero, túbulos T, y mitocondrias cardiacas.». 2016. Consultado el 19 de diciembre de 2017. 
  2. a b «Tema33: Características de los cardiomiocitos». Universitat de Valencia. p. pág1. 
  3. Lacadena JR (1996). «3 Mitosis: 3.1. Cariocinesis sin citocinesis». Citogenética (1ª edición). Universidad Complutense, Facultad de Biología. pp. 215-216. 
  4. Malliaras K, Zhang Y, Seinfeld J, GalangG, TseliouE, Cheng K, SunB, Aminzadeh M, Marbán E. (2013). «Cardiomyocyte proliferation and progenitor cell recruitment underlie therapeutic regeneration after myocardial infarction in the adult mouse heart». EMBO Molecular Medicine 5: 191-209. Consultado el 19 de diciembre de 2017.