Campo de la Ribera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Campo de la Ribera fue un Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDyTE) desde diciembre de 1975 hasta mediados del año 1978. Fue utilizado por la última dictadura militar para mantener cautivas a las personas que eran secuestradas de manera ilegal por las fuerzas represivas. Comenzó a ser parte del engranaje del Terrorismo de Estado varios meses antes de instaurarse la Dictadura Militar aquel 24 de Marzo de 1976. Por este centro clandestino pasaron alrededor de 4000 personas, algunas de las cuales aun hoy permanecen "desaparecidas". Al desmantelarse como CCDyTE (junio de 1978), retorna la Prisión Militar de Encausados Córdoba que había sido trasladada en diciembre de 1975 a dependencias de La Calera. En 1986 el predio queda abandonado completamente hasta que en el año 1989 el Gobernador de la provincia de Córdoba Eduardo Angeloz decide comprarlo para instalar allí 3 establecimientos educativos (primero se inaugura la Escuela Primaria y Jardín de Infantes Canónigo Piñero y un año después se crea el Bachillerato con Orientación en Técnicas Artesanales que luego se llamará IPEM 133 Dr Florencio Escardó -actual IPETyM 133-). Durante 20 años funcionan allí las escuelas y gracias a la lucha de muchas instituciones, organizaciones sociales, organismos de Derechos Humanos nucleados en la denominada Red Social de la Quinta se consigue la construcción de nuevos edificios para dichas escuelas, lo que posibilita pensar e inaugurar el 24 de marzo del año 2010 el actual Espacio para la Memoria, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos Campo de la Ribera.

En este espacio se entremezclan varias memorias y para quienes pasaron por este lugar adquieren diferentes y a veces contradictorios significados. Son el sufrimiento inflingido a los detenidos-desaparecidos, el dolor de las madres buscando a sus hijos, el ocultamiento de lo ocurrido mimetizando el lugar como una escuela y es también la alegría de los jóvenes jugando por su patio. Se busca no sólo investigar lo que ocurrió allí sino también cuestionarse sobre porqué permitimos que esto ocurriera. Se propone visibilizar el lugar como una manera de ingresar en nuestra memoria social, repensarnos, cuestionarnos, preocuparnos sobre qué debemos hacer como sociedad para que el NUNCA MÁS no sea solamente un deseo.

http://www.apm.gov.ar/cdr