Camarada Artemio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Camarada Artemio
Nombre real Florindo Eleuterio Flores Hala
Nacimiento 8 de septiembre de 1961 (55 años)
Santa Isabel de Siguas, Arequipa, Flag of Peru.svg Perú
Alias Camarada Artemio
Cargo(s) criminal(es) Terrorismo en agravio del Estado
Rebelión
Sedición
Situación actual Condenado a cadena perpetua
[editar datos en Wikidata]

Florindo Eleuterio Flores Hala, conocido como Camarada Artemio (Santa Isabel de Siguas, Arequipa, 8 de septiembre de 1961) fue uno de los dirigentes de la organización terrorista peruana de tendencia maoísta Sendero Luminoso. Último miembro de su histórico comité central senderista,[1] comandó las acciones en el Alto Huallaga, uno de los valles cocaleros más grandes del Perú, hasta que fue capturado el 11 de febrero de 2012.[2] En junio del año siguiente fue condenado a cadena perpetua.[3]

Cabeza de Sendero Luminoso[editar]

Cuando en 1997, el líder Abimael Guzmán planteó al gobierno peruano un acuerdo de paz, desde su encierro en la Base Naval, para poner fin a la guerra interna desatada en Perú desde los años 1980, Sendero Luminoso sufrió una división entre los acuerdistas y la línea proseguir (encabezada actualmente por Víctor Quispe Palomino, alias camarada José, en el valle de los ríos Apurímac y Ener, VRAE). El camarada Artemio optó por alinearse con su paisano Abimael Guzmán.

El 26 de septiembre de 2006, durante una entrevista que el grupo periodístico del programa televisivo peruano Panorama le hizo en la selva peruana, Artemio demandó que el gobierno amnistiara a los miembros de Sendero Luminoso que se encontraran presos y pidió iniciar conversaciones de paz. Pero las cosas no se desarrollaron como Artemio pedía: días después del reportaje, en el que aparecieron 50 militantes senderistas enmascarados, la Policía Nacional allanó la localidad donde este había dado la entrevista y arrestó a algunos miembros de la organización; Sendero, por su parte, continuó con las emboscadas a las fuerzas del orden.

Como respuesta a las emboscadas en el Huallaga —las localidades de Puente Chino (2004), Pumahuasi (febrero de 2005), Santa Cruz (julio de 2005), Angasyacu (diciembre de 2005) y Tocache (junio de 2007)—, en las que murieron polícias, militares y otros funcionarios del Estado (un juez y un fiscal), se formó el Frente Policial Huallaga (en reemplazo de los frentes militares de antaño). Gracias a este reforma, se consiguió asestar duros golpes a Sendero Luminoso —particularmente, se abatió o capturó a los principales mandos del camarada Artemio, entre ellos a Héctor Ponte Sinarahua, alias camarada Clay (19 de mayo de 2006); a Mario Epifanio Espíritu Acosta, alias camarada JL (27 de noviembre de 2007); a Atilio Richard Cahuana Yuyali, alias camarada Julián (quien había sido excarcelado); Juan Laguna Domínguez, alias camarada Piero (18 de mayo de 2005) y a Víctor Raúl Vásquez Santa Cruz, alias camarada Rubén (20 de mayo de 2010)—, que quedó muy debilitado y con pocos seguidores.

Identidad del camarada Artemio[editar]

Aunque desde 2004 se contaba con un registro fotográfico del camarada Artemio —cuando él logró adquirir un documento de identidad con el nombre falso de José Flores León—, no fue hasta seis años después que se logró determinar quién era en realidad.

El 14 de Julio del año 2010, el periodista de investigación Óscar Castilla del diario El Comercio de Lima logró identificar al camarada Artemio como Florindo Eleuterio Flores Hala, entonces de 48 años de edad, el segundo de 8 hermanos, natural de Santa Isabel de Siguas, Arequipa. Además, se reveló que fue miembro del Ejército antes de irse al Alto Huallaga para integrar las filas de la organización terrorista en 1984. Castilla lo identificó precisamente gracias a las fotos de su registro en el Ejército de fines de los setenta.

El camarada Artemio, escurridizo guerrillero, era el último integrante en libertad del comité central histórico de Sendero Luminoso, por quien el gobierno peruano había ofrecido una recompensa de 1 millón de soles y el gobierno estadounidense, de 5 millones de dólares. La policía, enterada de que se desplazaba en distintos caseríos del Alto Huallaga (selva del Huánuco y el San Martín) estaba tras sus pasos y había logrado capturar a varios de sus mandos militares como el camarada Izula, Edgar Mejía Ascencio, que cayó en octubre de 2010 en el caserío de la Morada, Huallaga.

Durante 28 años mantuvo su verdadera identidad en secreto, haciéndose llamar Ciro Chamorro, Gabriel Macario Ala, Gróver Tapullima, Régulo Sánchez Pérez, Filomeno Cerrón, Negro, Pepe, Artemio y José Flores León. Luego utilizó el apelativo de Gabriel Macario Alá.[4]

Captura[editar]

El 9 de febrero de 2012 hubo un enfrentamiento en el distrito de Pólvora, provincia de Tocache, que dejó herido al camarada Artemio, que fue capturado, gravemente herido, el 11, hecho del que informó al día siguiente la primera dama Nadine Heredia y luego lo confirmó el presidente Ollanta Humala, quien se desplazó a Santa Lucía para conocer los detalles de la operación. “Esto nos permite hoy decirle al país que hemos derrotado a la delincuencia terrorista en el Alto Huallaga capturando con vida a Artemio, quien viene siendo atendido de sus heridas”, declaró Humala a TV Perú, quien agregó “Sendero Luminoso no es una amenaza al país, son remanentes armados que han estado causando zozobra, hemos eliminado la cabeza de este remanente y todos los mandos importantes y principales están también capturados”.[2]

Existen sospechas de que la caída de Artemio —por cuya cabeza habían prometido jugosas recompensas: una del Perú (1 millón de soles) y otra de Estados Unidos (US$5 millones)— haya sido producto de una traición. “La recompensa introduce el factor sospecha en el grupo, todos se miran con desconfianza; es un factor psicológico, crea un clima de incertidumbre muy importante que los obliga a reducir su ámbito de lealtades, a tomar más precauciones, a cometer más errores y cuando se van debilitando algunos toman otro camino y ocurre lo que ha pasado ahora, terminan traicionando a su cabecilla”, opinó después de la captura del guerrillero el especialista en temas de terrorismo Carlos Basombrío.[5]

A principios de junio de 2013, Artemio, que había declarado en el juicio en su contra que prefería la muerte a pasar el resto de sus días en la cárcel, fue condenado a cadena perpetua (en Perú no existe la pena de muerte) después de haber sido encontrado "culpable por los delitos de terrorismo agravado, narcotráfico y lavado de dinero".[3] Su abogado Alfredo Crespo -que él mismo pasó 13 años en la cárcel (hasta 2005), defendió también Abimael Guzmán y lidera "un grupo político fachada de Sendero Luminoso, el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef)"- declaró que apelará la sentencia y presentó un recurso de nulidad.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]