Caligrafía uncial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de una página del "Libro de Kells", del año 800 escrito en una caligrafía conocida como "mayúscula aislada", una variante de la caligrafía uncial originada en Irlanda.

La caligrafía uncial (del latín unciālis, «de una pulgada») es un tipo de escritura en el que todo el texto se escribía en letras mayúsculas. Fue de uso común entre los siglos III y VII, principalmente por los escribas latinos y griegos. Desde el siglo VIII y hasta el siglo XIII este tipo de escritura se utilizó a menudo en la escritura de títulos y letras capitales.

Es probable que la primera escritura uncial se haya desarrollado a partir de la última caligrafía romana cursiva antigua y ha sido definida como la característica del primer cristianismo. Al principio, las formas se caracterizaban por un trazo simple, con letras de formas redondeadas, aprovechando las nuevas superficies del pergamino y la vitela y ligada al uso de la pluma de ave, en contraposición a las letras angulares de múltiples trazos, más adecuadas para superficies rugosas y ásperas como el papiro. En los ejemplos más antiguos de escritura uncial, como el manuscrito De bellis macedonicis en la Biblioteca Británica, todas las letras están desconectadas las unas de las otras, y la separación entre palabras normalmente no se utiliza. Sin embargo, la separación de palabras, es una característica del uso posterior de la uncial.

Como la escritura evolucionó a lo largo de los siglos, los caracteres se volvieron más complejos. En concreto, alrededor del 600, comienzan a aparecer en muchos manuscritos, trazos básicos exagerados y floreados. Los rasgos ascendentes y descendentes fueron las alteraciones más importantes, seguidos por giros de la herramienta en los trazos básicos y en la superposición de trazos. La escritura minúscula más compacta surge alrededor del 800.

El momento cuando surgió la escritura minúscula más compacta se establece alrededor del año 800 y alguno de los estilos unciales evolucionados sirvió de base para estos caracteres más pequeños y simplificados. La caligrafía uncial se siguió utilizando, sobre todo para copias de la Biblia, disminuyendo alrededor del siglo X. En la actualidad, existen más de 500 copias de escritura uncial que han sobrevivido, la mayoría, anteriores al renacimiento carolingio.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]