Cañas y barro (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Cañas y barro es una novela escrita por el escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez en 1902 y encuadrada en el movimiento conocido como naturalismo. Esta novela fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español «El Mundo».[1]

Estilo[editar]

Ambientada en la Valencia rural (la Albufera) de principios de siglo XX, la novela observa y retrata la realidad social del momento y lugar con precisión absoluta, contando igualmente con matices costumbristas.

Argumento[editar]

La novela establece un cuadro descriptivo de un determinado lugar, la Albufera valenciana, en un determinado momento, las transformaciones propias de finales del siglo XIX. Cañas y barro se centra en una familia que habita El Palmar, los Paloma, tomando como protagonista al último de esta saga, a Tonet. A través de los relatos del abuelo, el Tío Paloma, del padre Toni y del nieto Tonet se desarrolla una trama en la que el argumento principal recae en el perezoso e indolente nieto.

Tonet vive una intensa historia de amor con Neleta, a la que conoce desde la infancia. Por diversos motivos, el protagonista se ve obligado a dejar la Albufera y prestar servicio en la guerra de Cuba. Durante su ausencia, Neleta contrae matrimonio con el rico tabernero Canyamel, adquiriendo una prestigiosa posición social en la Albufera y abandonando la miseria en la que había crecido. A la vuelta de la guerra de Cuba, Tonet y Neleta no pueden evitar su relación adultera, que marcará el desenlace de la novela.

3.

El tío Paloma fue pescador toda su vida en la laguna; su hijo, el tío Toni, sentía más afición por el trabajo de labrador, y consumía sus años tratando de formarse un terreno artificial para cultivar arroz, volcando cieno seco en la parcela acuática que le habían cedido, ayudado siempre en la ruda faena por la "Borda"; y Tonet, de chicuelo, correteaba con su amigo Sangonera y con Neleta (vecinos), hijos respectivamente de un vago borrachín que llevaba el mismo apodo y de una vendedora de pescado. Ya de joven, Tonet manifiesta poco apego al trabajo, y como consecuencia de una reprimenda de su honrado y laborioso padre, marcha a Cuba. Cuando regresa, se encuentra a Neleta —de la que se había olvidado casi completamente— hecha una moza bien plantada y casada con el rico tabernero viudo "Cañamel". Resucitan los antiguos amores, y el "Cubano" —como ahora llaman a Tonet— acaba por ser amante de Neleta. El marido, hidrópico y achacoso, se asocia con Tonet para la pesca en la Albufera, por haber correspondido al último el número uno durante el sorteo, con derecho a elegir el mejor "redolín" (puesto); pero como el viejo Paloma es quien realmente lleva el trabajo, "Cañamel" rompe la asociación con Tonet, que se pasa la vida en la taberna, provocando la murmuración de todos los vecinos y los celos del tabernero. Muerto "Cañamel", y habiendo dejado un testamento por virtud del cual su mujer perdería la herencia si se casaba de nuevo o daba lugar a fundadas sospechas de infidelidad a su memoria, los amantes siguen sus relaciones con gran cautela, hasta que un embarazo de Neleta pone en peligro su secreto. Después de intentar el aborto sin conseguirlo, sobreviene el parto, y Tonet, por sugestión de su amante, sepulta en la Albufera al recién nacido. Pero los remordimientos no tardan en alzar una barrera entre Tonet y Neleta y, cuando pocos días después del crimen, durante una cacería de patos, el perro de Tonet desentierra el cadáver del niño, aquél, después de partir con un remo la cabeza del perro —que desaparece en el fondo de la laguna con el niño—, no pudiendo soportar las acusaciones de su conciencia, se dispara la escopeta en el pecho y muere, con la cara hundida en el barro de la orilla. Así le encuentra su padre, quien, ayudado por la "Borda", le sepulta en el terreno artificial que para él quiso formar.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]