Batalla de Naisso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Naissio
invasiones godas
Fecha Septiembre de 268
Lugar Dacia
Coordenadas 43°18′N 21°54′E / 43.3, 21.9Coordenadas: 43°18′N 21°54′E / 43.3, 21.9
Resultado Decisiva victoria romana
Beligerantes
Imperio romano Godos y aliados
Comandantes
Claudio II Canabaudo
Fuerzas en combate
Desconocidas, alrededor de 50.000 320.000 guerreros y no combatientes
Bajas
Desconocidas, menos de 2.000 30.000 a 50.000
[editar datos en Wikidata]

La batalla de Naisso tuvo lugar en septiembre del año 268 y fue la decisiva victoria romana para rechazar a los invasores germanos que amenazaban el imperio. Estos invasores habían lanzado una serie de ataques que fueron finalmente rechazados aunque solo por un tiempo.

Invasión goda[editar]

Los godos, un pueblo germano que partió del sur de Suecia, en el siglo I terminó por establecerse en la actual Ucrania, llegando a atacar la provincia romana de Moesia. En 254 sus ofensivas llegaron a Atenas y Corinto. Tras forzar a los habitantes del Reino del Bósforo a ayudarlos, los godos tuvieron acceso a una gran flota con la que se podía atacar todo el mar Negro.

El primer ataque lo llevaron a cabo los boranos, por la costa oriental del mar Negro, con una flota de las ciudades de Panticapea y Fanagoria, saqueando todos los pueblos a su paso, llegando a la ciudad de Pitiunte, que decidieron sitiar; el defensor de la ciudad, Suceciano, tuvo éxito en rechazarlos, pero al desembarcar dejaron irse a los barcos por lo que tuvieron que volver a pie.

En la segunda incursión los boranos llegaron por la costa oriental a Thasis que sitiaron sin éxito, luego atacaron Pitiunte, que arrasaron esta vez; misma suerte corrió la gran ciudad de Trebisonda.

Producto del gran botín los demás pueblos se sintieron tentados a hacer también sus propias incursiones.

En el invierno del 256 una gran flota se construyó o fue arrendada a los griegos, por varios pueblos, los principales los godos, además en tierra había un gran ejército de germanos que seguía por la costa a la flota, su objetivo era saquear la rica Nicomedia.

Marcharon por la costa occidental del mar Negro, llegando a Bizancio y cruzaron el Bósforo a Asia Menor; la ciudad de Calcedonia, cuya guarnición huyó sin pelear, fue saqueada. Saquearon Nicomedia y las ciudades cercanas, con grandes riquezas vuelven a sus tierras, ya que Valeriano marchaba con su ejército desde Capadocia para acabarlos.

Entre 260 y 271 la frontera danubiana fue cruzada varias veces por los germanos que entraron en el imperio saqueando o estableciéndose.

En 267 los hérulos entraron en los Balcanes, cruzando el río fronterizo, y sitiaron Marcianópolis; el emperador Galieno se preparó, mandó a los bizantinos Ateneo y Cleodamo a defender el estrecho en tierra y a Veneriano a defender por mar, pero la flota germana de quinientos barcos destruyó a la romana y entró en el Egeo,[1] saquearon Cízico, varias islas y la propia Atenas, donde el escritor Dexipo dirigió la defensa local.

Para hacer frente a la situación se encontraba en Tracia el legado, y futuro emperador, Aureliano.

Otra fuerza entra en Macedonia pero es rechazada en batalla por el propio Galieno; este debe ir a Italia para suprimir la revuelta de Aureolo.[2] y deja a cargo al general Marciano, quien vigila a los germanos en el Danubio sin enfrentarlos.

La gran invasión[editar]

Invasiones del 267-269, durante las que se libró la batalla de Naisso.

Los éxitos en las incursiones llevaron a que en 267 los hérulos, godos y peuquinos se aliaran. Se juntaron en la desembocadura del Tyras (Dniéster), formando una gran masa de trescientas mil personas y reuniendo una flota de dos a seis mil barcos.[3] No era una incursión de saqueo, era una migración a nuevas tierras. Carpos, godos, gépidos y dacios libres atacaron Dacia, mientras que el grupo principal avanzó por la costa, tanto por tierra como por mar, y penetró en Moesia, saqueando y luchando contra fuerzas romanas. Al llegar a Marcianópolis, los romanos lograron rechazar a los invasores, que embarcaron y marcharon al sur. Tras duros combates, estos cruzaron por el Helesponto, saqueando ciudades costeras en su avance. Atacaron Tesalónica, al norte de Grecia, pero no pudieron tomarla; a continuación, avanzaron hacia al norte, perseguidos por el emperador y su ejército.

La batalla[editar]

Cuando los germanos aceptaron la batalla fueron engañados, los romanos simularon retirarse, los germanos atacaron, tras dar un largo rodeo los romanos los atacaron por un flanco acabándolos, matando de treinta a cincuenta mil germanos.[4] Algunos huyeron al campamento rodeados de carros donde se atrincheraron y otros huyeron a la costa. Pero, dejando la flota y el botín, huyeron perseguidos al Danubio.

Consecuencias[editar]

Los germanos que se salvaron huyeron en varios grupos al norte siendo atacados y al final alcanzados por la caballería, se desviaron y reunieron en los montes Hemo. Las fuerzas romanas los rodearon, pero lograron escapar por la mala coordinación entre los romanos. Las bajas romanas se calculan en dos mil muertos.

Los restos de la flota germana fueron a Grecia pero el prefecto egipcio Tenagino Probo los venció en Creta, Rodas y Chipre. Las tropas terrestres huyeron y solo unos pocos godos atacaron Anquialo y Nicópolis, siendo vencidos. A pesar de que la invasión fue abortada, la región de Dacia se perdió.

Bibliografía[editar]

  • Zosimus, Historia Nova (Ancient Greek: Νέα Ἱστορία), book 1, in Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, ed. Bekker, Weber, Bonn, 1837
  • George Syncellus, Chronographia (Ancient Greek: Ἐκλογὴ χρονογραφίας), in Corpus Scriptorum Historiae Byzantinae, ed. Dindorf, Bonn, 1829
  • Scriptores Historiae Augustae, Vita Gallieni Duo & Vita Divi Claudii, Loeb Classical Library, 1921–1932 (English translation), on-line at Lacus Curtius

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. G. Syncellus, p.717
  2. Zosimus, 1.40
  3. Scriptores Historiae Augustae, Vita Divi Claudii, 6.4
  4. Zosimus, 1.43