Legado romano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Denario con el retrato de Lucio Clodio Macro, un legatus del siglo I d.C.

Un legado (en latín, legatus) era un general del ejército romano, equivalente a un moderno oficial general o lugarteniente. Siendo de rango senatorial, su superior inmediato era el dux y tenía mayor rango que todos los tribunos militares. Para mandar un ejército independiente del dux o gobernador provincial, los legados tenían que tener rango pretorio o superior; un legado podía ser investido con imperium propretorio (legatus pro praetore) por derecho propio. Los legados recibían una parte sustancial del botín del ejército al final de una campaña, lo que hacía de ésta una posición lucrativa, así que a menudo podía atraer incluso a cónsules distinguidos (por ejemplo, el cónsul Lucio Julio César se ofreció voluntario a finales de la Guerra de las Galias como legado bajo el mando de su pariente Cayo Julio César).

Los hombres que desempeñaban el cargo de legado se escogían entre la clase senatorial de Roma. Había dos posiciones principales; el legatus legionis era un expretor al que se da el mando de una de las legiones de élite romanas,[1] mientras que el legado propretor era un excónsul, a quien se daba el gobierno de una provincia romana con los poderes magistrales de un pretor, que en algunos casos le daba el mando de cuatro o más legiones. En algunas provincias, como la Bética y Lusitania en tiempos de Adriano, se daba al presidente el nombre de legado consular.

Este rango era también de un comandante legionario general. Este puesto generalmente era atribuido por el emperador. La persona elegida para este cargo era un anterior tribuno y mandaba durante tres o cuatro años, aunque podía servir durante un período aún mayor. En una provincia con sólo una legión, el legado era también el gobernador provincial, pero en provincias con varias legiones, cada legión tenía un legado y el gobernador provincial (que estaba separado de las legiones) tenía mando general sobre todas ellas.

También recibieron el nombre de legados cada uno de los socios que los procónsules llevaban en su compañía a las provincias como una especie de asesores o consejeros los cuales en caso de necesidad los sustituían.

Legado diplomático[editar]

Legado era también un término que se usaba para un embajador de la República romana que era nombrado por el Senado para una misión (legatio) ante una nación extranjera, así como a los embajadores que iban a Roma de otros países.[2] Este es el sentido de la palabra que sobrevive en la expresión legado papal.

Aspectos generales[editar]

Por lo común, eran nombrados por el Senado o con su autorización por el mismo procónsul y esto era lo que se llamaba aliquem sibi legare. Algunas veces, si bien muy pocas, eran nombrados por el pueblo. Su número solía ser proporcionado a la clase del gobernador y a la importancia de la provincia, pero parece que lo que menos se nombraban tres.

El nombre de legado se daba al jefe supremo de una legión romana. Se conocían cuatro clases de legados:

  • el imperial. Era un lugarteniente del emperador, que pasaba a gobernar en su nombre una provincia con una autoridad ilimitada, por lo que se solía llamar alter ego
  • el consular. Era un legado que había sido cónsul y mandaba al pretoriano
  • el pretoriano, que solo había llegado a ser pretor
  • el proconsular. Era un lugarteniente que los gobernadores de las provincias del Imperio enviaban a varios pueblos de ellas para representarlos.

El título de legatus era honorífico y personas de la más alta categoría recibían el honor en desempeñar este encargo. Escipión el Africano sirvió como legado bajo el mando de Lucio, su hermano. Los legados tuvieron también alguna vez el honor de llevar lictores, pero el magistrado a cuyas órdenes servían podía quitarles este privilegio.

Habiendo dividido Augusto las provincias del Imperio romano en consulares, legatorias y presidiales, el nombre de legatorias se dio a aquellas que gobernaba el mismo emperador pero en las cuales él no residía y que, por consiguiente, administraba por medio de sus lugartenientes o legados.

El emperador Otón cambió el nombre de legado en el de prefecto. Los lugartenientes de los romanos correspondían a nuestros capitanes o tenientes generales u oficiales superiores que se envían a mandar un ejército o una provincia.

Referencias[editar]

  1. «El ejército romano» acceso 16 de abril de 2007
  2. Smith, Dictionary of Greek and Roman Antiquities (1875), edición de Bill Thayer, artículo sobre «Legatus».

Bibliografía[editar]

  • Peter Kehne, "Legatus", Der Neue Pauly, vol VII, Stuttgart, 1999, cols. 5-6. (ISBN 3-476-01477-0)

Enlaces externos[editar]