Bajos de Haina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bajos de Haina
Municipio
Bajos de Haina ubicada en República Dominicana
Bajos de Haina
Bajos de Haina
Localización de Bajos de Haina en República Dominicana
Coordenadas 18°25′N 70°02′O / 18.42, -70.03Coordenadas: 18°25′N 70°02′O / 18.42, -70.03
Idioma oficial Castellano
Entidad Municipio
 • País República Dominicana
 • Provincia San Cristóbal
Dirigentes  
 • Alcalde (2016-2020) Osvaldo Rodríguez
Distritos Municipales 2
Eventos históricos  
 • Fundación 1980
Superficie  
 • Total 38,49 km²
Población (2010)  
 • Total 124 193 hab.[1]
• 61 181 hombres
• 63 012 mujeres
 • Densidad 3,130 hab/km²
Gentilicio Haineros
Huso horario UTC-4
[editar datos en Wikidata]

Bajos de Haina es un municipio de la provincia San Cristóbal, República Dominicana. En el año 2002 tenía una población de 80,835 personas y 2.100,2 habitantes por km². [2]

Geografía[editar]

Bajos de Haina se encuentra ubicado en las coordenadas 18°25′N 70°02′O / 18.417, -70.033.

En Bajos de Haina se produce más del 50% de la electricidad del país, también está la única refinería del país.[3] [4]

Entre los años 1960 y 1970 Bajos de Haina tenía la categoría de distrito municipal perteneciente a la provincia de San Cristóbal.

Bajos de Haina fue elevada a la categoría de municipio en 1981 junto a Yaguate y Cambita Garabitos que anteriormente era sección del municipio de San Cristóbal se convirtió en Distrito Municipal.

Bajos de Haina posee la categoría de municipio con dos secciones rurales, La Pared y El Carril, cinco parajes y pertenece a la provincia San Cristóbal.

Desde los cerros de Paraíso de Dios las chimeneas delatan un complejo industrial que se levanta imponente en las proximidades del mar Caribe dominicano. Una empresa tras otra, como en hileras, hasta sobrepasar el centenar.

Según estudios, la constelación de empresas, que fueron instaladas sin observar reglas ambientales, es la responsable de que Bajos de Haina esté catalogado como una de las diez localidades más contaminadas del mundo, según el Instituto Blacksmith, con sede en Nueva York.

Paraíso de Dios es sólo un barrio de Bajos de Haina, un municipio a unos 20 kilómetros al oeste de Santo Domingo, donde por 20 años operó una planta de reciclaje de baterías de automóviles, trasladada a otro lugar hace siete años, pero cuyos desechos continúan contaminando a niños y adultos.

Bajos de Haina alberga a más de 100 industrias de manufacturas, químicos, productos farmacéuticos, artículos metalúrgicos, además de otras generadoras de electricidad, así como la Refinería Dominicana de Petróleo.

Aquí también se encuentra el puerto más importante del país, que en 2002 registró operaciones de mercancías de 10,4 millones de toneladas, alrededor de 65 por ciento del movimiento total de República Dominicana.

El inicio de esta constelación de usinas se remonta a los años 70, cuando el gobierno empujó una ley de promoción industrial que favorecía el desarrollo del sector y, con esa pujanza, también llegó la contaminación hoy inmanejable.

El conjunto de fábricas emite al aire anualmente 9,8 toneladas de formaldehído (o metanal), 1,2 toneladas de plomo, 416 toneladas de amonio y 18,5 toneladas de ácido sulfúrico, según el Inventario de Emisiones Contaminantes Peligrosas, levantado en la zona industrial por el ministerio Medio Ambiente en 2004.

Entre los contaminantes que se arrojan al suelo, el estudio cita en orden de peligrosidad: plomo con 74,2 toneladas, cobre con 91,3 toneladas, y ácido sulfúrico con 412 toneladas.

Mientras, anualmente se vierten al agua 33,9 toneladas de ácido sulfúrico, 29,6 toneladas de ácido fosfórico, 4,5 toneladas de cloro y 10,2 toneladas de amonio.

La contaminación en Bajos de Haina data de varios años, "y aquí no se está haciendo nada para corregirla", aseguró Víctor Manuel Báez, de la Fundación Acción Comunitaria. "Se piensa que aquí la contaminación es sólo por el plomo, pero no es así", sostiene.

Un estudio realizado en 2005 por la Academia de Ciencias de la República Dominicana indica que en Bajos de Haina, 93 por ciento de los enfermos son por asma, 83 por ciento por bronquitis, 69 por ciento por gripe, y 68 por ciento por infecciones diarreicas agudas.

Según la Academia de Ciencias, Bajos de Haina produce alrededor de 85 toneladas diarias de basura, arrojada en un vertedero a cielo abierto.

El cabildo (gobierno municipal) se siente impotente para controlar solo el complejo abanico de la contaminación de Bajos de Haina, por lo cual ha apelado a otros sectores públicos y privados para encararlo. Aun reconociendo la pesada carga, se proponen iniciar un nuevo inventario de la problemática en unos 90 días.

El costo del inventario es el equivalente a unos 2.500 dólares, de los cuales 160 serían aportados por el cabildo, y el resto por el gobierno central, según la propuesta sometida al municipio por un grupo de técnicos, que contempla un paquete de medidas tendientes a hacer frente a la contaminación.

La Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aprobada en 2000, obliga a observar normas específicas cuando se instalan nuevas industrias. Por lo pronto, el daño está hecho y repararlo conllevará nadie sabe cuánto tiempo.

Referencias[editar]

  1. Censo 2010 de Población y Vivienda, Oficina Nacional de Estadistica
  2. http://www.maplandia.com/dominican-republic/san-cristobal/bajos-de-haina/bajos-de-haina-google-earth.html.  Falta el |título= (ayuda)
  3. «Bajos de Haina, el Chernobyl de RD». Archivado desde el original el 1 de diciembre de 2015. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  4. «REPÚBLICA DOMINICANA: Contaminantes por aire y suelo». Archivado desde el original el 1 de diciembre de 2015. Consultado el 14 de marzo de 2011.