Andrew Ketterley

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Andrew Ketterley, conocido también como el tío Andrew, es un personaje ficticio de la saga de libros creada por C. S. Lewis, Las crónicas de Narnia, que aparece por única vez en el libro El sobrino del mago.

Es el tío de Digory Kirke, uno de los protagonistas del libro. Si bien nunca se da una descripción concisa del tío Andrew Ketterley, se entiende que raya en el estilo de científico loco. Al parecer tiene problemas con el alcohol y admira demasiado a Jadis, aunque ésta lo halla tratado muy mal cuando lo conoció.

Historia[editar]

En la Tierra[editar]

Andrew dice ser ahijado de una bruja buena, la señora Lefay, quien antes de morir le dio una caja con la condición de que nunca la abriera y que la quemara. Ignorando la exigencia, abrió la caja y encontró un fino polvo adentro, supuestamente proveniente de la Atlántida. A partir de este material inventó unos anillos amarillos, capaces de hacer desaparecer al ser que los tocara y llevarlo a "algún lado", luego, al tocar otros anillos de color verde, el viajero podía regresar al lugar de donde partió. Al principio, el tío Andrew los probaba con conejillos de indias. Luego tuvo la oportunidad de probarlos con humanos, y lo hizo con Digory Kirke, su sobrino, y Polly Plummer, amiga de su sobrino. Estando en el Bosque entre los Mundos, los niños entran al mundo de Charn y despiertan a la maligna reina Jadis, quien viaja con ellos de regreso a la Tierra.

Jadis insiste que el tío Andrew es un poderoso mago-rey. La reina lo hace conseguirle un transporte, y él le consigue un cabriolé. Ella despedaza el cabriolé y luego, con ayuda de Digory ella desaparece y va de regreso al Bosque entre los Mundos.

En Narnia[editar]

El tío Andrew entra sin querer a Narnia, junto al cochero (dueño del cabriolé) y el caballo del cabriolé. Y justamente cuando entran, Narnia está naciendo. La hierba y los árboles brotan del suelo en un santiamén. El tío Andrew expresa su deseo de hacer un centro recreativo en Narnia.

Cuando él ve a Aslan se aterroriza y se llena de pavor al ver a los animales narnianos. Los curiosos animales van directo al tío Andrew y él se asusta aún más, tanto que ya no oye que ellos hablan y sólo oye gruñidos. Los animales insisten que es una especie de lechuga y lo entierran hasta las rodillas en el suelo y un elefante le lanza agua para regarlo. Luego se dan cuenta que es un ser vivo y lo encierran en un corral. Las ardillas, muy amables, le lanzan nueces como si fueran proyectiles, un oso le lanza miel en la cara, y otros le ponen cardos en el corral. Luego, los animales lo toman como si fuera su mascota y le llaman: Coñac, porque eso era lo único que decía. Más tarde, le piden a Aslan quedárselo, pero él no se los permite y lo pone a dormir.

Después de lo ocurrido con Digory, Polly y Alado, él regresa a la Tierra junto a su sobrino y la amiga de él. Se despierta y piensa que todo es un sueño, más nunca olvida a Jadis. Y cada vez que le preguntan de la extraña mujer él decía: "Tenía un genio terrible, pero era una mujer magnífica, sí, señor, una mujer magnífica".