Evolución filética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Anagénesis»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Reproducción de un Homo Erectus, una de tantas especies desaparecidas por una extinción filética.

La evolución filética, llamada en ocasiones, anagenesis, extinción filética o pseudoextinción, es aquel proceso evolutivo que hace desaparecer a una o varias especies, pero no a sus descendientes, por lo que no se pierde biodiversidad. Son muy comunes y constituyen una etapa en la evolución de la vida desde su aparición en el Planeta.

Las evoluciones filéticas presentan abundantes problemas a la hora de seguir la secuencia, porque no siempre se cuentan con un registro fósil para constatar cada uno de los pasos evolutivos. Estas ausencias han dado pie a la defensa de posiciones creacionistas y a numerosos errores, como el término eslabón perdido.

Definición[editar]

Una evolución filética es un proceso natural que hace desaparecer a todos los ejemplares de una especie, pero después de haber dejado una descendencia que sigue su propio camino evolutivo hasta constituirse como una o más especies distintas.[1] Este proceso puede ser muy largo porque no suele seguir un progreso lineal en el tiempo, sino que parece avanzar más bien a saltos, según se van produciendo los cambios en el medio ambiente.[2]

La evolución de las especies se produce gracias a cambios en la información contenida en los genes, estos cambios pueden realizarse por simple mutación o por recombinación genética en los seres vivos con reproducen sexual. Es la necesidad de adaptarse a estos cambios la que favorece a la descendencia dotada de alteraciones genéticas que aportan ventajas frente a los cambios en el entorno. Pasada una cierta cantidad de tiempo, varias decenas de miles de años, esta especie cambia cada vez más sus genes para continuar su adaptación al nuevo, hasta terminar siendo tan diferente de su progenitora que no permiten la interfertilidad.[3]

Ejemplos de evoluciones filéticas existen muchos y autores como Allan Charing (1985, p. 175 y siguientes) afirman que si se considera a este proceso como un tipo de extinción, todas las especies están o estarán extintas antes o después.[nota 1] Un caso es el paso de los Pakicetus a las ballenas actuales, del que se han encontrado y perdido registros fósiles de hasta cuatro especies distintas. Aunque uno de los más conocidos es el del Homo erectus que dio origen a varias especies de homínidos en África y en Asia. En este caso el Homo erectus continuó existiendo e incluso coexistiendo en algunos de los otros homínidos en partes del Planeta y durante algunos periodos de tiempo, citado por autores como Savage y Long (1991).

Aunque autores como Emilio Aguirre (1989, p. 298) utilizan el término «evolución» y también «extinción», a un considerable número de científicos no les agrada utilizar el primero para referirse al proceso por el cual la descendencia de una especie va ocupando el nicho ecológico de sus padres. Tanto es así que el Diccionario de las ciencias de la Tierra solo recoge «evolución filética».[4] La razón esgrimida estriba en que la extinción connota una pérdida de biodiversidad, lo que no sucede con la evolución, incluso se han constatado varios casos en los que la especie progenitora coexista con las hijas durante un cierto periodo de tiempo. Uno de los científicos que abogan por desterrar la palabra extinción es Niles Eldredge, según Aguirre (1989, p. 298). Por su parte, el término anagénesis fue definido por Bernhard Rensch (1960),[nota 2] para después ser utilizado en una definición ligeramente diferente por JS Huxley (1958) y comentado por GG Simpson (1961).[nota 3]

Problemas para corroborar las evoluciones filéticas[editar]

En numerosas ocasiones han pasado varios años e incluso décadas con pocas evidencias de un ejemplar considerado predecesor de una nueva especie, familia, clase o género biológico y ningún registro fósiles de sus descendientes o ascendientes. Un ejemplo de esta situación podría ser el origen de las aves. Durante muchos años se contaba con tres fósiles del Archaeopteryx y ninguno de otros dinosaurios dotados de algo parecido a plumas que pudiera indicar una evolución hacia estos animales voladores, según Charing (1985).

La falta de registros fósiles ha generado dos conceptos de gran predicamento popular, pero escasa consistencia científica. Por una parte se menciona en numerosas ocasiones el término «eslabón perdido». Esta expresión se le atribuye a creacionistas como Thomas Huxley cuando él y otros criticaban la Teoría de la Evolución pidiéndole a Charles Darwin que les mostrara el eslabón perdido entre los seres humanos y los monos.[5] El término ha seguido empleándose, inculcando la idea errónea de que la evolución es un proceso lineal por el cual una especie degenera en otra, cuando se ha comprobado que una especie puede ser el origen de varias que a su vez son el origen de otras que pueden hibridarse en una sola. Es el caso de la evolución humana, donde el Homo Erectus dio originen a varios homínidos más y algunas de el los cuales terminaron hibridándose en el hombre actual, caso del Homo sapiens y el Homo neanderthalensis. Esta postura la defienden autores como Savage y Long (1991).[nota 4]

Esta carencia de registros también se ha convertido en un puntal para los defensores del Creacionismo, como Cesar Vidal. Según los defensores del llamado diseño inteligente la mencionada evolución de las especies no está sustentada con evidencias que confirmen un proceso paulatino. Pero estas ausencias no solo han sido advertidas por los defensores de un diseñador. La falta de pruebas sobre un cambio progresivo también ha hecho reconsiderar en parte la Teoría de la evolución. Se ha pasado de verla como un proceso más o menos lineal y sostenido en el tiempo, a un cambio por saltos repentinos, es decir, que las especies pueden permanecer inmutable durante decenas o cientos de miles de años y, de repente, dar un salto evolutivo considerable.[2]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Charing (1985) hace alguna excepción con los llamados fósiles vivientes como el escorpión o el celacanto que han permanecido inalterables desde hace varios millones o decenas de millones de años, pese a ser progenitores de muchas otras especies.
  2. La traducción al inglés de un trabajo muy leído de Bernhard Rensch en una edición revisada. Review de GG Simpson comentando los términos cladogénesis y anagénesis en http://www.jstor.org/stable/2405847 )
  3. Quizás se refiere a uno de los trabajos de Huxley (1957) donde menciona el término "clado" por primera vez, derivado directamente del "cladogénesis" de Rensch.
  4. Las investigaciones perhistóricas es una de las disciplinas que más cambia debido a la naturaleza de sus fuentes que se basan casi por entero en restos fósiles. Así, durante mucho tiempo, se pensó que los hombres de Neanderthal y los hombres actuales no se mezclaron. Pero con la llegada de técnicas como el análisis de ADN ha permitido saber que algunos humanos actuales pueden llegar a compartir hasta un 4 % de su material genético con aquella especie desaparecida en el Pleistoceno.

Referencias[editar]

  1. Orue-Etxebarria, Xavier (5 de marzo de 2013). «Impactos y extinciones: el fin de los dinosaurios» (Conferencia). En Luis Alfonso Gámez. Asteroides. Bilbao: Ayuntamiento de Bilbao, el Aula Espazio Gela, el Círculo Escéptico y el diario El Correo. Consultado el 3 de diciembre de 2015. 
  2. a b Rallo, Ana (27 de abril de 2011). «La Teoría de la Evolución y los cuentos creacionistas». Bilbao: Círculo escéptico. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  3. Crespo, José Luis (9 de diciembre de 2014). «Selección natural». Madrid: Radio Televisión Española. Consultado el 3 de diciembre de 2015. 
  4. Equipo, 2000, p. 320 y siguientes.
  5. Beltrán, 2011.

Bibliografía citada[editar]

Bibliografía adicional[editar]

Huxley, J.S. (1958). Evolutionary processes and taxonomy with special references to grades (en inglés). Arsskr: Uppsala Univ. «capítulo 6, páginas 21 a 38». 

Enlaces externos[editar]