Amnistía fiscal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Una amnistía fiscal es una oportunidad de tiempo limitado para un grupo específico de contribuyentes a pagar una cantidad determinada, a cambio de la condonación de una deuda tributaria (incluyendo intereses y multas), relativa a un período impositivo anterior y sin miedo a la persecución penal. Por lo general expira cuando alguna autoridad inicia una investigación fiscal del impuesto atrasado. En algunos casos, la legislación impone penas más severas a los que, pudiendo optar por la amnistía, no se acogen a ella.[1]

España[editar]

En España se han aplicado diversas amnistías fiscales.

En 1984 y 1991, los entonces ministros del PSOE, respectivamente, Miguel Boyer y Carlos Solchaga, realizaron sendas amnistías. El principal resultado en 1984 fue la salida del secretario del Estado de Hacienda, José Víctor Sevilla.[2]

En 2012, bajo el gobierno del Partido Popular, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas Cristóbal Montoro anunció una nueva amnistía fiscal por bienes no declarados, incluyendo activos escondidos en paraísos fiscales y dinero en efectivo.[3]​ La repatriación se permitió mediante el pago de un impuesto del 10 por ciento, sin sanción penal.[4]

Esta amnistía fiscal en España se ha denominado técnicamente «regularización extraordinaria»,[5]​ y también «declaración tributaria especial».[6]​ La amnistía hizo aflorar 40.000 millones de euros no declarados de los que se obtuvieron 1.700 para la Hacienda Pública. A la amnistía se acogieron diversas personas de la vida pública española como Rodrigo Rato, Luis Bárcenas, varios hijos de Jordi Pujol, José Ángel Fernández Villa, Fernando Martín Álvarez o Diego Torres Pérez.[7]​ Además la Agencia Tributaria elaboró una lista no publicada con 700 personas "expuestas políticamente" y que incluye altos cargos, que se acogieron a la amnistía de 2012 y que están siendo investigados sobre la procedencia de los fondos que no habían sido declarados. Dicha lista fue remitida al Servicio Ejecutivo de Prevención y Blanqueo de Capitales para la investigación de los sospechosos.[8]

Más recientemente, debido a los Papeles de la Castellana publicados por un estudio de tres medios digitales (El Diario, La Marea y Diagonal) a partir de una filtración en 2016, se ha conocido que el porcentaje realmente pagado ha sido mucho menos del 10%, llegando en algunos casos a apenas el 2%.[9]​ Esta medida fue anulada por el Tribunal Constitucional el 8 de junio de 2017.[10]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. The traps in amnesty for taxes
  2. «La destitución del secretario de Estado de Hacienda, primera crisis del Gobierno». El País. 2 de febrero de 1984. p. 45. ISSN 1134-6582. Consultado el 2 de julio de 2019. 
  3. «El dinero negro en efectivo esquiva el pago del IVA y se apunta en masa a la amnistía fiscal». elconfidencial.com. Consultado el 24 de abril de 2013. 
  4. https://web.archive.org/web/20120331061520/http://www.google.com/hostednews/ap/article/ALeqM5hnFSPUep6RURQ2ECN6RbXxxOcLHQ?docId=7d94f79512bd4f47a84a0f48cfd722b4
  5. «Planes de regularización y lucha contra el fraude.». Hacienda y Administraciones Públicas. Archivado desde el original el 1 de abril de 2014. Consultado el 22 de marzo de 2014. 
  6. «Hacienda multará con 10.000 euros a los que no declaren bienes en el extranjero». abc.es. Consultado el 24 de abril de 2013. 
  7. Viaña, Daniel. «Los afortunados (y conocidos) que se acogieron a la amnistía fiscal». El Mundo. 15 de abril de 2015. Consultado el 20 de abril de 2015. 
  8. «Rodrigo Rato se acogió a la amnistía fiscal». RTVE. EFE. 16 de abril de 2015. Consultado el 20 de abril de 2015. 
  9. «Por qué pagaron menos del 3% quienes acudieron a la amnistía fiscal». eldiario.es. 8 de junio de 2016. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  10. «El Tribunal Constitucional anula la amnistía fiscal». elpais.es. 8 de junio de 2017.