Alcázar andalusí de Córdoba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Alcázar andalusí»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alcázar andalusí de Córdoba
Andalusien 2013 (15273521909).jpg
Baños califales, los pocos restos que quedan del antiguo alcázar
Datos generales
Uso Alcázar, residencia real
Estilo Arte andalusí
Catalogación Bien de Interés Cultural, Bien en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, Bien de Interés Cultural y Bien de Interés Cultural
Localización Flag of Córdoba, Spain.svg Córdoba, EspañaFlag of Spain.svg España (España)
Coordenadas 37°52′36″N 4°46′54″O / 37.87678, -4.78175Coordenadas: 37°52′36″N 4°46′54″O / 37.87678, -4.78175
Construcción Siglo VIII
Destrucción 1236

El alcázar andalusí de Córdoba,[1][2][3]​ también llamado alcázar omeya, fue una fortaleza situada en Córdoba, España, de la cual solo quedan algunos restos, incluyendo los baños califales convertidos en museo. El término alcázar andalusí ha venido a sustituir al tradicional de alcázar califal ya que este fue la sede del gobierno de al-Ándalus desde la llegada de los musulmanes en el siglo VIII hasta la conquista cristiana, en 1236. Dicho término hace referencia a una serie de construcciones heterogéneas que iban desde las dependencias privadas de emires, califas y sus allegados a las áreas destinadas al servicio, pasando por los diferentes despachos oficiales desde donde se gobernaba al-Ándalus, todas ellas rodeadas por una muralla que rodeaba una extensión de 39.000 m².

Descripción[editar]

De la configuración del alcázar solo conocemos los nombres de algunos de sus palacios y jardines gracias al historiador al-Maqqari, quién recogió la información de ibn Baskuwal:

Los emires construyeron en su alcázar verdaderas maravillas; levantaron monumentos extraordinarios y bellos jardines que regaron con aguas traídas desde la serranía de Córdoba.[4]

Pese a la construcción de la ciudad palatina de Medina Azahara, el alcázar no perdió su protagonismo dentro de la corte. Así nos lo indica las obras que Abderramán III realizó, como la construcción de una casita anexa a la muralla donde guarda varios leones que, a decir de las fuentes, eran utilizados para torturar a los presos. También construyó nuevas canalizaciones de agua y el Dar al-Rawda o Casa del Jardín.[4]​ Por su nombre, posiblemente se situara junto a al-Rawda, el jardín dónde se localizaba, además, el cementerio real.[4]

Estado actual[editar]

Tras la conquista cristiana, el edificio perdió su función como centro de poder político para convertirse en centro religioso con la construcción del palacio episcopal, aprovechando restos de la muralla del alcázar que hoy pueden verse integrados en la fachada del propio palacio, así como en parte del palacio de Congresos. Igualmente, en un pequeño patio al que se accede desde el patio principal de dicho palacio puede verse uno de los torreones que protegían el lienzo norte del alcázar.

Junto a estos restos, lo único que se conserva del alcázar son unos baños, los llamados baños califales, situados en el Campo Santo de los Mártires.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Córdoba, Alberto J. Montejo; Mata, José Antonio Garriguet (1998). «El Alcazar andalusí de Córdoba: estado actual de la cuestión y nuevas hipótesis». I Congreso Internacional Fortificaciones en Al-Andalus, 1998, ISBN 84-89227-11-X, págs. 303-332 (Fundación Municipal de Cultura "José Luis Cano"): 303-332. ISBN 978-84-89227-11-8. Consultado el 28 de julio de 2020. 
  2. «El Alcázar andalusí – ARQUEOCÓRDOBA». Consultado el 28 de julio de 2020. 
  3. Garriguet, José Antonio; Córdoba, Alberto Javier Montejo. El Alcázar andalusí de Córdoba: estado actual de la cuestión y nuevas hipótesis (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2020. 
  4. a b c «El Alcázar omeya de Córdoba». Centro Virtual Cervantes. Consultado el 15 de septiembre de 2011. 
El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Cordobapedia, publicada en español bajo la licencia GFDL hasta el 31 de julio de 2009 y Creative Commons Atribución Compartir-Igual a partir del 1 de agosto de 2009.