Alberto Hueyo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan Alberto Hueyo
Alberto Hueyo.jpg

Coat of arms of Argentina.svg
Ministro de Hacienda
de la República Argentina
20 de febrero de 1932-20 de agosto de 1933
Presidente Agustín Pedro Justo
Sucesor Federico Pinedo

Información personal
Nombre en español Alberto Hueyo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 27 de diciembre de 1878
Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento 1962
Buenos Aires, Argentina
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Martha Susana Bengolea
Educación
Educado en Universidad de Buenos Aires
Información profesional
Ocupación Abogado
Miembro de

Alberto Hueyo (Buenos Aires, 1878 - ídem, 1962) fue un abogado y político argentino, que ejerció como ministro de Hacienda de la Nación durante la presidencia de Agustín Pedro Justo.

Biografía[editar]

Entre 1910 y 1911 fue secretario de Hacienda de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Posteriormente ejerció cargos en numerosas empresas privadas, incluyendo la presidencia de la la Compañía de Gas "La Plata", de la "Compañía Argentina de Electricidad" y de la "Sociedad de Inversiones Sud Americana".[1]

En 1932 fue nombrado ministro de Hacienda por el presidente Agustín Pedro Justo. Su gestión estuvo marcada por las restricciones a todos los gastos públicos, aunque paralelamente se llevó adelante una política de inversión pública; el área donde las inversiones se hicieron más notables fue el de transportes, donde se creó la Dirección Nacional de Vialidad, a cuyo frente se encontraba el ingeniero Justiniano Allende Posse. La misma, sostenida por un impuesto de dos centavos sobre litro de nafta, construiría la red troncal de rutas nacionales, muchas de las cuales serían pavimentadas.[2]

Su hijo Santiago Hueyo fue secuestrado el 23 de octubre de 1932 junto con otros tres jóvenes, en Corral de Bustos (Córdoba); fue liberado para llevar a la familia de Ayerza el pedido de rescate de otro de los jóvenes, Abel Ayerza. Pese a que el rescate fue pagado, sus captores temieron ser descubierto y lo asesinaron. El crimen, perpetrado por la banda mafiosa de Juan Galiffi, conmocionó a la sociedad argentina de la época.[3]

Invitó a Otto Niemeyer a la Argentina, pero éste prefirió pactar con el enviado presidencial, que era el vicepresidente Julio Argentino Pascual Roca. Hueyo se enfrentó con éste, que estaba dispuesto a ceder en todo a las pretensiones de Gran Bretaña a cambio de recuperarla como mercado para las exportaciones argentinas. En particular, se opuso a la pretensión británica de controlar el tipo de cambio, ya que este control obligaría a la Argentina a endeudarse. También se opuso a conceder ventajas aduaneras a Gran Bretaña sin contrapartida.[4]​ La firma del Pacto Roca-Runciman en mayo de 1933 empeoró las relaciones de Hueyo con el resto del gabinete, hasta que éste finalmente renunció en el mes de agosto. Fue reemplazado por Federico Pinedo, que llevó adelante las políticas resultantes del Pacto, que llevaron a limitar notoriamente la autonomía económica y política del estado argentino.[5]

Siguió ligado a la política económica, y formó parte de la comisión que presentó las leyes económicas de la presidencia de Justo, incluida la que creaba el Banco Central de la República Argentina. En 1936 fue a Londres en misión oficial, en representación del ministro Pinedo.[1]

Posteriormente fue presidente del Comité Asesor de Minas, entre 1936 y 1945.[6]​ En octubre, cuando el presidente de facto Edelmiro J. Farrell pidió al Procurador Juan Álvarez que le presentara un gabinete de ministros para solucionar la crisis desatada por la oposición interna al renunciante vicepresidente Juan Domingo Perón, Hueyo fue propuesto para Ministro de Hacienda; pero la propuesta llegó justamente el 17 de octubre, en medio de la manifestación que lanzaría la campaña presidencial de Perón.[7]​ Durante el gobierno de éste, Hueyo fue presidente del Mercado Central de Frutos.[1]

Falleció en Buenos Aires en 1962.

Referencias[editar]

  1. a b c Quién es quién en la Argentina: biografías contemporáneas. Kraft. 1955. p. 329. 
  2. Sabsay, Fernando. «Presidencias y Presidentes constitucionales argentinos». Archivado desde el original el 24 de junio de 2013. 
  3. «Secuestro y asesinato de Abel Ayerza». Hechos policiales resonantes, en Diario Acción de General Roca. 
  4. Pesatti, Pedro. «Había una vez una oligarquía». La Fogata. 
  5. Justiparan, Alejandro (14 de marzo de 2010.). «Argentina en la década del 30: Crisis del modelo agroexportador y década infame». 
  6. Luna, Félix (1975). El 45. Sudamericana. p. 323. 
  7. Luna (1972): 339.