Abdón y Senén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santos Abdón y Senén
Abdon and Sennen.jpg
mártires
Nacimiento siglo III
¿Persia?
Fallecimiento 254
Roma
Venerado en Iglesia católica, Iglesia anglicana
Canonización fecha antigua
Principal santuario Roma, Arles de Tec
Festividad 30 de julio
Atributos Los dos juntos, con ropajes de noble y con diadema o corona y espada en la mano
Patronazgo Diócesis:
Perpiñán, Alcoy, León
Lugares:
Pescia, Sahagún, Cubellas, Bañolas, Gualta, Arles de Tec, Espluga de Francolí, Sueca, Simat de Valldigna, Sagunto, Torrente (Valencia), Inca, etc.
Gremios:
Hortelanos (a partir del s. XVI-XVII se los sustituyó por San Isidro), labradores, boteres, enterradores
Cuestiones 1969, por el Papa Pablo VI (elimina el santo del santoral romano, pero dejó el culto como opcional)
[editar datos en Wikidata]
Cripta de los santos Abdón y Senén en San Marco in Campidoglio de Roma, con las reliquias de los santos en el altar.
La Santa Tumba de Arles, donde mana agua cada 30 de julio.
Retablo de los santos Abdón y Senén. el único que se salvó de la destrucción cuando la guerra civil. Sils (Gerona) 14/9/2013.

Referencias[editar]

Los santos Abdón y Senén (? - c. 254) son reconocidos santos por la Iglesia católica y la anglicana y cuya festividad es el 30 de julio.[1]​ En diversos calendarios y martirologios antiguos aparecen como Abdon, Abdus, y Sennes, Sennis, Zennen. En algunas localidades se celebra el 20 de marzo o el primer domingo de mayo.[2]

Leyenda[editar]

No se sabe nada sobre estos santos excepto sus nombres, que fueron mártires y que fueron enterrados un 30 de julio en el cementerio de Pontianus en el borde de la Via Portuensis. A causa de esta falta de conocimiento sobre ellos y la falta de pruebas de su existencia real, ya no están incluidos en el santoral católico,[3]​ aunque se permite el culto en los lugares donde es tradicional.

Sus crónicas, escritas en su mayoría antes del siglo IX y por el beato Santiago de la Vorágine en su Leyenda Áurea,[4]​ los describen como ciudadanos persas y caballeros que por ser cristianos enterradores.

El emperador Decio mandó apresarlos y encerrarlos con otros persas ya cautivos y entró con ellos a Roma con gran magnificencia. Después hizo que Claudio, pontífice del Capitolio, exhortase a Abdón y a Senén a que adorasen a sus ídolos, pero llos le respondieron que solo reconocían a Jesucristo como Dios y que a él habían ofrecido su propio sacrificio. Los azotaron con plomadas y estando desnudos en el anfiteatron les soltaron tres feroces leones y cuatro osos, los cuales se lanzaron a sus pies. El juez Valeriano, atribuyendo este milagro artes mágicas, ordenó que allí mismo los mataran, por lo que se les trasladó ante una imagen del sol donde se les degolló.[4]

Se dice que sus cuerpos se enterraron por orden de un subdiácono, Quirio, y trasladaron durante el reinado de Constantino al cementerio de Pontianus, cerca de las puertas de Roma. Un fresco encontrado en el sarcófago que contiene sus restos los representa recibiendo coronas de manos de Cristo. Según Martigny, este fresco data del siglo VII.

Reliquias[editar]

En Roma se veneran los restos en al basílica de San Marcos, cerca del Capitolio. Sin embargo, otros lugares reclaman la posesión de sus restos como la abadía de San Medardo en Soissons (desde el siglo VII), Florencia y Arles-sur-Tech (desde al menos desde finales del siglo IX), donde según una tradición local, el abad Arnulfo se los llevó a la abadía de Santa María de Arles desde Roma, hecho representado en el retablo de los santos Abdón y Senén' de Jaume Huguet (1460). La llamada Santa Tumba fue motivo de peregrinaje durante la Edad Media.

Referencias[editar]

  1. Martyrologium Romanum. Libreria Editrice Vaticana. 2001. ISBN 88-209-7210-7. 
  2. Holweck, Frederick George (1991). A biographical dictionary of the saints: with a general introduction on hagiology (en inglés). Omnigraphics. ISBN 9781558888463. 
  3. Calendarium Romanum: ex decreto Sacrosancti Oecumenici Concilii Vaticani II instauratum. Typis Polyglottis Vaticanis. 1969. p. 132. 
  4. a b de Voragine, Jacobus; Rebull, Nolasc (1976). Llegenda àuria (en catalán). Olot. p. 422. Consultado el 2 de agosto de 2011. 

Bibliografía[editar]