7,65 × 53 mm Mauser

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
7,65 × 53 mm Mauser
7.65 Argentine Ammunition.jpg

Tipo Cartucho de fusil y ametralladora
País de origen Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Historia de servicio
En servicio 1889
Operadores Bandera de Argentina Argentina
BélgicaFlag of Belgium (civil).svg Bélgica
BoliviaFlag of Bolivia.svg Bolivia
ColombiaFlag of Colombia.svg Colombia
EcuadorFlag of Ecuador.svg Ecuador
EspañaFlag of Spain.svg España
PerúFlag of Peru.svg Perú
ParaguayFlag of Paraguay.svg Paraguay
TurquíaBandera de Turquía Turquía
VenezuelaBandera de Venezuela Venezuela
Guerras Primera Guerra Mundial
Guerra del Chaco
Guerra peruano-ecuatoriana
Guerra civil española
Segunda Guerra Mundial
Historia de producción
Diseñador Paul Mauser
Fabricante Mauser
Fabricaciones Militares
Especificaciones
Peso 10 a 13,6 g

El 7,65 × 53 mm Mauser es un cartucho para fusil introducido en 1889 por el fabricante diseñador de armas alemán Paul Mauser para el gobierno belga, que adoptaría el mismo año el fusil Mauser Modelo 1889. Fue muy popular en su época y adoptado por varios países.[1]

Una característica de los cartuchos diseñado por Paul Mauser para sus fusiles, es que todos tienen el mismo diámetro de culote y un largo total similares, lo que permite utilizar los cerrojos y cajones de mecanismos de los fusiles sin modificarlos, cambiando sólo el cañón. Posee un diseño similar al 7 × 57 mm, y su balística es similar a la del .303 British, con el cual comparte el mismo diámetro de bala. Fue rápidamente adoptado por varias naciones, y participó en las pruebas en vistas a un posible cambio de calibre por parte del gobierno Alemán.[2]

El largo de la vaina se redujo de 54 mm a 53 mm, por problemas en la calidad con la que se fabricaba la munición en esa época (pero manteniendo la recámara en 54 mm), por lo que también se lo conoce como 7,65 × 53.

Caja de cartuchos 7,65 x 54 de manufactura moderna de Fabricaciones Militares.

Algunos de los fusiles que lo usaron fueron el Mauser Modelo 1891, algunas versiones del Mauser 1893, el Mauser 1909, el Mauser 1908, el Mauser 1910, la ametralladora Madsen, la ametralladora Fittipaldi y el FN Modelo 1949 argentino. En Argentina, fue reglamentario en sus Fuerzas Armadas hasta principios de los años 60, en fusiles de cerrojo, semiautomáticos y ametralladoras.

Historia breve, prestaciones y medidas[editar]

De los tres cartuchos desarrollados por la casa Mauser en los años fundacionales —7,92 x 57 Mauser, 7 x 57 Mauser y la de este artículo— es esta la que se llevaba el premio a la mejor balística por mucha diferencia, una vez que se universalizase el empleo de la bala "spitzer" o con punta en forma ojival.[3]​ Pese a su escasa diferencia de tamaño con los cartuchos con los cuales se le ha comparado siempre y, especialmente con el 7,62 x 51 OTAN o su semejante .308 Winchester, y el .303 British, el coeficiente balístico de la munición 7,65 x 53 fabricada a partir de principios del siglo XX, que es de 0,55, supera por mucho al 0,45 del cartucho oficial de la OTAN, que además desarrolla una presión muy intensa, casi un 20% superior, con el consiguiente efecto en el retroceso del arma, y al .303 British. Muchos comentaristas opinan que el abandono de este cartucho por parte de las fuerzas armadas de la Argentina fue un error, dado su mejor calidad balística unida a sus otras virtudes —su vaina es, inclusive, más cónica que la del actual cartucho de la OTAN, lo que favorece su uso en armas automáticas[4]​— y considerando el costo que suponía el cambio en materia logística, no estaban compensados por las prestaciones de la munición de la OTAN.

7.65×53mm Argentine.png

En su día en la Argentina, muchos se decantaron por la elección del fusil FN 49, que ya prestaba servicios en la Infantería de Marina de la Argentina y cuyas prestaciones básicas eran idénticas a las del FAL, cuya adquisición suponía un cambio de calibre de consecuencias logísticas importantes, permitiendo además a la Argentina tomar su tiempo para desarrollar sus propias armas o inclusive, adaptar las ametralladoras de propósito general a su calibre nativo, que suponía un costo muy inferior al de renovar la totalidad de su arsenal de armas portátiles.

Es probable que las prestaciones de este cartucho sean en realidad semejantes en mayor grado al 7,5 × 55 (patronen 11, de 1911) suizo que a otros cartuchos contemporáneos; desde luego, una comparación con otros cartuchos de diseño más moderno es poco determinante, salvo que se debiese optar por uno u otro, puesto que están determinados por una clase de armas de infantería específicas; y éstas, a su vez, por alguna doctrina de combate individual que se va modificando con el tiempo y la evolución de la técnica. En la Argentina y probablemente en otros lugares donde este cartucho fue empleado como munición militar y restan aún hoy muchas armas que la usan, puede ser que fuera de interés efectuar estas comparaciones, razón por la cual se explica lo que se indica en el párrafo anterior. Sin embargo,[5]​ las comparaciones no son para nada determinantes en tanto son relativas. Cartuchos que tienen prestaciones semejantes en materia balística pero desarrollan presiones mucho más elevadas,[6]​ no resultan completamente comparables, por más modernas que resultaren ser, pues no son igualmente toleradas por los mismos tipos de armas, salvo el Máuser, calculado para soportar enormes sobrepresiones.

Este cartucho fue producido comercialmente por varias fábricas, y aún se mantiene en producción por Hornady en Estados Unidos, y en Europa por Norma (Suecia), Prvi Partizan (Serbia) y Sako (Finlandia). Fabricaciones Militares de Argentina también fabrica la munición con bala expansiva para el mercado civil.

Referencias[editar]

  1. Camerón, Jordi. «7,65 x 53 / 7.65x54 / 7.8x53 /7.65 Mauser /7.65 Mauser Belga / 7.65 Mauser Argentino M.1891/ 7.65 Mauser Peruano / 7.65 Mauser Turco / .303 Mauser /.303 Mauser Fraser / 7.7x54 / 7.8x53.6 / 7.9x53.7 / DWM 367 / DWM 367 A-B-C-D-E-F-G-J-I-K-L-M-O / GR412 / SAA 2940 / ECRA-ECDV 08 053 BGC 030». munición.org. Archivado desde el original el 7 de enero de 2009. Consultado el 30 de septiembre de 2016. 
  2. Hawks, Chuck. «The 7.65x53 and 7.65x53R (7.65 Argentine, 7.65 Belgian)». chuckhawks.com (en inglés). Consultado el 30 de septiembre de 2016. 
  3. https://web.archive.org/web/20120510120527/http://www.nazarian.no/images/wep/24_FN98.pdf o el original http://www.nazarian.no/images/wep/24_FN98.pdf
  4. Algunos fusiles de batalla semiautomáticos y otras armas automáticas desarrollados para el cartucho 7,62 x 51 OTAN, han presentado serios problemas de extracción al disparar en modo automático, lo que ha obligado a realizar ranuras en la recámara para favorecer la extracción. Tal el caso del CETME español.
  5. W. H. B. Smith & Joseph E. Smith, The Book of Rifles, Castke Books, New York; cuarta edición Ⓒ 1972. Pp. 92, 275 y 529.
  6. Es concretamente el caso del cartucho argentino y el 7,62 x 51 OTAN.