.22 Corto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
.22 Corto a la izquierda, .22 LR a la derecha.

El .22 Corto, originalmente .22 Short en inglés, es un tipo de cartucho para revólver desarrollado en 1857 para el primer revólver de Smith & Wesson.

Desarrollo[editar]

Basado en el 6 mm Flobert,[1] apareció en 1857 para el revólver "First Model" de Smith & Wesson. Aunque diseñado para el tiro al blanco por su gran precisión y bajo costo, en la época se consideró viable como munición para arma de defensa cercana, pero por su poca eficacia como arma letal, poca caída y reducido porte se ocupa actualmente en tiro depotivo . Originalmente montaba una bala de 1,88 g y tenía una carga propulsora de 0,26 gramos de pólvora negra.

A partir de 1927, Remington lo cargó con una pólvora no corrosiva. Evitando así la corrosión de los cañones por azufre y clorato de potasio del compuesto anterior.

Actualmente, se usa principalmente en competiciones deportivas de tiro rápido.

Prestaciones[editar]

Se trata de un cartucho de pequeño calibre, el menos potente de uso común hoy. Casi sin retroceso y pequeño, por este motivo era usado en armas deportivas y menos para realizar disparos rápidos. En especial en la disciplina olímpica de Pistola Velocidad y usualmente se ocupa además en tiro deportivo junior. Actualmente ha caído en desuso debido a que la nueva reglamentación obliga al uso de pistolas que disparen el .22 Long Rifle para esta disciplina.

Como cartucho de defensa es bastante deficiente, aunque se ha usado en algunas pequeñas pistolas. Debido a su escaso poder de detención, que hace que seguramente no logre derribar de un disparo (ni seguramente de varios) de forma inmediata al blanco, salvo impactos a corta distancia en zonas vitales o especialmente sensibles.

Monta una bala de 1,8 gramos, que sale a una velocidad de 220 m/s y desarrolla 61 julios.

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]