Óxido de indio y estaño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
 
Óxido de indio y estaño
ITO grains on glass.tif
Gránulos de óxido de indio y estaño sobre una superficie de vidrio, con algunas impurezas de nano-partículas.
General
Otros nombres Óxido de Indio dopado con Estaño
Fórmula molecular ?
Propiedades físicas
Apariencia Polvo amarillo pálido o amarillo verdoso, según la concentración de SnO2
Riesgos
Inhalación Pulmón de Indio, una enfermedad pulmonar intersticial.
Más información Los valores varían según la composición.
Valores en el SI y en condiciones estándar
(25 y 1 atm), salvo que se indique lo contrario.

El óxido de indio y estaño (también conocido como ITO, por sus siglas en inglés, Indium Tin Oxide) es un compuesto químico constituido de óxido de estaño, un metal común, y de óxido de indio, un metal raro. Se trata de un material semiconductor tipo n perteneciente al grupo de los TCO (óxidos conductores transparentes, por sus siglas en inglés).[1]

Aplicaciones[editar]

El uso principal del ITO en la industria es el de crear electrodos en forma de películas finas y transparentes en las pantallas de cristal líquido, que pueden ser de tipo LCD, OLED, electroluminescentes o electrocromáticas, así como numerosas pantallas táctiles. Además de sus propiedades altamente conductoras y su transparencia en el espectro de la luz visible, el ITO posee un elevado índice de adherencia al sustrato, una alta estabilidad térmica y puede ser depositado formando motivos.[2]​ Otras aplicaciones frecuentes del óxido de indio y estaño son la fabricación de leds orgánicos y de células fotovoltaicas, así como el tratamiento de superficies (para luchar contra las interferencias electromagnéticas o contra la electricidad estática).

Sin embargo, debido a la escasez de indio, las dificultades de fabricación de las láminas de ITO (que deben ser depositadas en condiciones de vacío) y su falta de flexibilidad, sobre todo en grandes pantallas, otros materiales conductores están siendo investigados para sustituirlo.[3]​ Entre ellos se cuentan los nanotubos de carbono, el grafeno y materiales orgánicos como el PEDOT:PSS.

Toxicología[editar]

Una exposición prolongada a la inhalación de óxido de indio y estaño puede provocar la enfermedad conocida como Indium lung (pulmón de indio). En 2001 ocurrió la primera muerte constatada de un trabajador por una neumonía derivada de la inhalación de polvo de ITO.[4]​ Hoy en día, el pulmón de indio está considerada como una enfermedad ocupacional rara, pero el riesgo de contraer la enfermedad continúa siendo significativo en las plantas de producción y de reciclaje de óxido de indio y estaño.[5]

Referencias[editar]

  1. Quiñones Segura, Cesar Augusto (2012). «Síntesis de películas transparentes y conductoras utilizadas en celdas solares sensibilizadas por colorantes». Elementos 2 (1): 173. 
  2. Elliot, Thomas B¿ (2005). Trends in Semiconductor Research (en inglés). Nova Publishers. p. 137. Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  3. «ITO’s Dominance in Touch Screens Challenged by Alternative Technologies». IHS (en inglés). 8 de noviembre de 2013. Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  4. Kazuyuki, Omae; Makiko, Nakano; Miyuki, Hirata; Miyuki, Hirata; Tatsuya, Chonan (2011). «Indium lung—case reports and epidemiology». International Archives of Occupational and Environmental Health 84 (5): 471-477. Consultado el 30 de noviembre de 2015. 
  5. Hamaguchi, T; Omae, K; Kikuchi, Y; Yoshioka, N; Nishizaki, Y; Tanaka, A; Hirata, M; Taguchi, O et al. (2008). «Exposure to hardly soluble indium compounds in ITO production and recycling plants is a new risk for interstitial lung damage». Occupational and Environmental Medicine 65 (1): 51-55. Consultado el 30 de noviembre de 2015. 

Véase también[editar]