Íñigo López de Mendoza y Mendoza, III marqués de Mondéjar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Íñigo López Hurtado de Mendoza. Grabado calcográfico anónimo recogido en Teatro eroico, e politico de'governi de'Vicere del Regno de Napoli, de Domenico Antonio Parrino, Nápoles, 1692-1695. Biblioteca Nacional de España

Íñigo López de Mendoza y Mendoza (1512-Mondéjar, 21 de abril de 1580[1]​), IV Conde de Tendilla y III Marqués de Mondéjar, fue un noble, militar, diplomático y hombre de estado español al servicio de Felipe II.

Biografía[editar]

Heredó de su padre Luis Hurtado de Mendoza y Pacheco el título de marqués de Mondéjar y conde de Tendilla y, a su muerte, le sucedió también como capitán general de Granada; su madre fue Catalina de Mendoza, hija de los condes de Monteagudo. Casó con María de Mendoza, hija del IV duque del Infantado Íñigo López de Mendoza y Pimentel.

En 1555 fue nombrado capitán general de mar y tierra en el socorro de Orán y Bugía. En 1560 desempeñó la embajada en Roma ante Pío IV.[2]​ Dirigió las tropas que participaron en la rebelión de las Alpujarras de 1568 antes de la llegada de Juan de Austria,[3]​ y tras el final de la sublevación en 1572 fue nombrado virrey de Valencia y en 1575 de Nápoles.[4]


Predecesor:
Antonio Alfonso Pimentel de Herrera
Virrey de Valencia
1572 - 1575
Sucesor:
Vespasiano Gonzaga Colonna
Predecesor:
Antonio Perrenot de Granvela
Virrey de Nápoles
julio de 1575 - noviembre de 1579
Sucesor:
Juan de Zúñiga y Requeséns

Referencias[editar]

  1. http://www.fundacionmedinaceli.org/casaducal/fichaindividuo.aspx?id=6702 Fundación Medinaceli].
  2. Alonso Núñez de Castro: Historia eclesiástica y seglar de la muy noble y muy leal ciudad de Guadalaxara (1653), pág. 242.
  3. Luis del Mármol Carvajal: Historia del rebelión y castigo de los moriscos del Reino de Granada.
  4. Virreyes de Nápoles de José Raneo, anotado por Eustaquio Fernández Navarrete, págs. 239-245, incluido en la "Colección de documentos inéditos para la historia de España", vol. XXIII.