Ángela Figuera Aymerich

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ángela Figuera Aymerich
Información personal
Nacimiento 30 de octubre de 1902 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bilbao, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 2 de abril de 1984 Ver y modificar los datos en Wikidata (81 años)
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Poeta, escritora y escritora de literatura infantil Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Ángela Figuera (Bilbao, 30 de octubre de 1902 - Madrid, 2 de abril de 1984), fue una escritora española.

Ángela Figuera fue una de las principales figuras de la denominada poesía desarraigada de la Primera Generación de Postguerra española.

Muchas de las personas que han estudiado su obra hablan de su función de bisagra dado que su obra ha conmovido conciencias de diferente signo desde sus primeros poemas. Fue vasca en Madrid y madrileña en el País Vasco. Pero sobre todo fue viajera vocacional y ciudadana del mundo, internacionalista, abierta a un humanismo y existencialismo que acogía a todos los pueblos por igual.

Biografía[editar]

Ángela Figuera nació en Bilbao, la capital de Vizcaya en el País Vasco, España, el 30 de octubre de 1902. Estudió las primeras letras en el colegio del Sagrado Corazón de la congregación fundada por la francesa Santa Magdalena Sofía Barat.

Fue una de las primeras mujeres que estudiaron Bachillerato no solo en el País Vasco sino en toda España. Ferviente lectora y brillante estudiante, obtuvo el título de Bachiller en 1924 en el Instituto Provincial.

En 1925 comienza los estudios de Filosofía y Letras como alumna libre y examinándose en Valladolid y la termina en Madrid, viviendo en casa de sus tíos.

Cuando acaba sus estudios entra a trabajar en una empresa de importación italiana, Aceros Poldi. En 1931, en el colegio privado Decroly de Madrid y posteriormente en el año 1932 también en el colegio Montessori. En 1933 supera las oposiciones de catedrática de Lengua y Literatura para Institutos de Segunda Enseñanza. Y ese mismo año contrae matrimonio con el ingeniero Julio Figuera Andú y es destinada al Instituto de Educación Secundaria de Huelva, ciudad donde su primer hijo muere al nacer.

Se traslada a Madrid, donde residía cuando comenzó la Guerra Civil. Su marido, de ideología socialista, se alistó en el ejército republicano. El 30 de diciembre de 1936 nació su hijo Juan Ramón en medio de un bombardeo ("con salvas, como los reyes", escribirá) y a quien llamó así por su admiración a Juan Ramón Jiménez.

En febrero de 1937 Ángela y su familia fueron evacuados a Valencia y poco después ella fue destinada al Instituto de Alcoy. Luego trabajó en el de Murcia.

Al finalizar la guerra, como represalia por haber permanecido fiel a la república, perdió su plaza y título universitario; al igual que el resto de la familia, quedó literalmente en la calle, sin trabajo ni bienes.

La familia Figuera se trasladó a Madrid, con el convencimiento de que allí pasaría más fácilmente inadvertida y podría salir adelante. Los primeros años de la posguerra fueron especialmente duros para los derrotados; el caso de Ángela Figuera no fue una excepción. Sin embargo, poco a poco fue recuperándose y encontrando un nuevo equilibrio familiar. En este contexto, Ángela retomó una de sus aficiones juveniles: escribir.

En 1948, animada por su marido, publicó su primer libro, Mujer de barro; un año más tarde apareció Soria pura. Se trata de una poesía simbolista que pronto deja paso a lo que ella llamaría "etapa preocupada", en la que la escritora conecta con los grandes problemas de la sociedad contemporánea: el absurdo de la existencia, la falta de libertad, la miseria, la guerra.

En 1952 empezó a trabajar en la Biblioteca Nacional de Madrid, y en 1954 se incorporó al servicio de “bibliobuses” de ésta, que trataba de acercar la cultura a los barrios marginales y periféricos de Madrid. A lo largo de todos esos años Ángela actuó como intelectual disidente, crítica con el franquismo, e incluso llegó a publicar en el extranjero cuando consideró que la censura iba a recortar su trabajo. Así se publicó en 1958 en México Belleza cruel, libro que mereció un prólogo del poeta exiliado León Felipe. En 1961 se reunió con su esposo en Avilés, donde Julio Figuera había logrado un puesto como ingeniero de la empresa Ensidesa. Este hecho la alejó definitivamente de los círculos literarios madrileños. Durante estos años destaca su labor como traductora.

En 1966 visitó la Unión Soviética y en 1969 México, invitada por el librero exiliado Alfredo Gracia. Con la jubilación del marido en 1971 el matrimonio se trasladó de nuevo a Madrid, pero encontró que allí el ambiente cultural había cambiado por completo. En esos años la escritora se sintió cansada; consideraba que no es capaz sino de reiterar una y otra vez sus mensajes. Al mismo tiempo, se mostró muy crítica con la forma en la que se estaba llevando el proceso de la llamada transición política. Finalmente, tras varios meses de enfermedad, murió el 2 de abril de 1984. Sus Obras completas se publicaron póstumas en 1986.[1]

Julio Figuera, su marido, dedicó los diez años que le sobrevivió a su memoria.

En 1993 un instituto de Sestao (Bizkaia) pasa a llamarse "Ángela Figuera".[2] Así, la poeta y profesora de instituto pasa a ser la segunda mujer, después de Dolores Ibarruri, que da nombre a un instituto de enseñanza media vizcaíno.

Estilo[editar]

Aunque en sus comienzos se percibe el influjo de Antonio Machado y, sobre todo, de Juan Ramón Jiménez, en su apego a lo cotidiano y paisajístico, pronto toma relieve en su obra una visión del mundo marcada por su perspectiva de madre y mujer, que se contempla de una forma no idealizada y con rebeldía típicamente feminista, aspecto en el que también cabe buscar su originalidad, además de su calidad poética sin "género". La mujer es vista como esposa y madre de familia, pero a la vez como sujeto activo del cambio social. Después de una etapa en la poesía desarraigada, claramente existencialista, desarrolló su etapa de poesía social junto a escritores como Gabriel Celaya y Blas de Otero, escritores vascos como ella.

El vínculo entre Blas de Otero, Gabriel Celaya y Ángela Figuera Aymerich fue profundo más allá del ámbito poético, en lo personal. De ahí el conocido calificativo que Emilio Miró les dedicó al denominarles "El triunvirato vasco de la poesía de posguerra", pese a que los triunviratos romanos estaban formados por tres varones.

Su lenguaje es sencillo; trata siempre de que su mensaje llegue a la gente. Su posición ideológica (que obviamente no influye en nada en la calidad de su escritura) ha sido resumida por algún crítico como "existencialismo solidario".[3] Recibió los elogios de Juan Ramón Jiménez, León Felipe, Gabriel Aresti, Pablo Neruda, Max Aub, Carmen Conde entre otros.[4]

Sus poemas han sido traducidos al francés, inglés, árabe, holandés, sueco, rumano, checo, alemán, ruso, turco y ucraniano.

Obra[editar]

  • Mujer de barro (1948).
  • Soria pura (1949). Premio Verbo. Poemario ilustrado con dibujos de su hermano el pintor Rafael Figuera.
  • Vencida por el ángel (1951).
  • Poema "Destino". Premio de la revista Ïndice de las artes y las letras
  • El grito inútil (1952). Premio Ifach
  • Los días duros (1953).
  • Víspera de la vida (1953).
  • Belleza cruel (1958). Premio de poesía Nueva España con prólogo de León Felipe.
  • Primera Antología, Caracas (1961)
  • Toco la tierra. Letanías (1962).
  • Cuentos tontos para niños listos. Libro dirigido al público infantil (1979).
  • Otoño (1983).
  • Canciones para todo el año. Poesía infantil (1984). Póstumo.
  • Obras completas (1986).


Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. http://angelafigueraaymerich.gipuzkoakultura.net/index-es.php
  2. «IES Angela Figuera». www.angelafiguerainstitutua.com. Consultado el 2017-05-15. 
  3. José Ángel Ascunce en el prólogo a José Ramón Zabala: Ángela Figuera (1902-1984): una poesía en la encrucijada, p.6.
  4. José Ramón Zabala Aguirre: Angela Figuera: una poesía en la encrucijada.

Enlaces externos[editar]