Vivir del cuento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Vivir del cuento es una película mexicana filmada en 1958 protagonizada por Germán Valdes "Tin Tan" y Luz María Aguilar.

Argumento[editar]

La película narra la historia de Chóforo, un inútil al que su amigo Renato mantiene por amistad como empleado en su empresa. Sin embargo, lo mete en tal cantidad de problemas que Renato decide despedirlo. Renato es viudo de la hija de un millonario que es quien le financia sus negocios a condición de que le guarde eterno luto a su hija, y en esta ocasión esta a punto de darle una importante cantidad de dinero en un plazo no mayor de dos meses para un nuevo proyecto. El problema viene cuando Don Gumaro llega a visitar a su hija Elsa y se la quiere llevar de vuelta a Chihuahua para casarla con un veterinario. Elsa le confiesa que no puede regresar a cumplir su voluntad porque ya tiene novio y Don Gumaro accede a que Elsa se quede en la capital siempre y cuando le presente al susodicho y se realice el matrimonio lo más pronto posible. El novio de Elsa es Renato pero ante la imposibilidad de casarse mientras su suegro no le otorgue el préstamo y con el fin de aplacar los deseos de su nuevo suegro Renato recurre una vez más a Chóforo para que lo saque del apuro haciéndose pasar por el novio de Elsa. Renato acepta sacándole buena ventaja económica a su amigo pero debido a la intromisión de Chofis, la nana de Elsa se debe de comportar cada vez más y más parecido a un marido para no despertar sospechas entre la nana y el padre de la novia de que el matrimonio es fingido. Y mientras esto sucede Renato se muere de los celos y Chóforo y Elsa se enamoran de verdad.

Comentarios[editar]

La película no pertenece a la época clásica del cómico y aunque el guion es bueno y se presta para explotar el personaje típico al que Tin Tan (Germán Valdés) tiene acostumbrado a su público, el ritmo es lento y poco espontáneo. Marcelo aparece de manera incidental en un rol bastante menor, al igual que Ramón Valdés y el ojón Jasso. Un momento memorable del filme es la interpretación de Tin Tán del clásico de Chava Flores "El Bautizo de Cheto".