Viento negro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Viento negro
Título Viento negro
Ficha técnica
Dirección
Producción Cesar Santos Galindo
Luis Garcia de León
Guion Rafael García Travesí, Juan Bosch y Servando González, adaptado de la novela "El muro y la trocha" de Mario Martini
Música Gustavo César Carrión;
Sonido Francisco Alcayde
Galdin Samperio
Maquillaje Roman Juárez
Fotografía Alex Phillips y Agustín Jiménez;
Escenografía Rafael Fontanals
Protagonistas


David Reynoso
José Elías Moreno
Eleazar García Chelelo
Enrique Lizalde
Fernando Luján
Jorge Martínez de Hoyos
Enrique Aguilar
Miguel Suárez
Rodolfo Landa

Roberto Cobo
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) México
Año 1964
Género Drama rural
Duración 127 minutos
Idioma(s) Español
Compañías
Productora Producciones Yanco
Ficha en IMDb

Viento negro es una película mexicana dirigida por Servando González.

Sinopsis[editar]

Las consecuencias del aislamiento y el inclemente clima del desierto de Altar, Sonora afectan al equipo de construcción de vías de tren que labora en el área. La llegada de un grupo de jóvenes ingenieros contribuye a aumentar la tensión. Uno de los jóvenes, un ingeniero egresado de la UNAM, es el hijo del capataz de la obra. Esta película está basada en un argumento original de Mario Martini el cual ganó el premio nacional de argumentos cinematográficos en 1960 y está basado en hechos reales. La construcción del Ferrocarril por el desierto de Altar evitó que la Península de Baja Califonia fuera anexada a los Estados Unidos de Norteamérica.[cita requerida]

El drama personal y matrimonial de Manuel Iglesias, el jefe principal de cuadrilla de los obreros que tendían las redes de ferrocarril que trataba de unir al ferrocarril del sur con el del norte en México, precisamente en el desierto de Sonora, está tejido alrededor de un hecho histórico: La trágica muerte de un ingeniero y tres asistentes más y que antes de morir de sed en el desierto, dejaron anotados los datos requeridos para unir las dos líneas ferroviarias.

Iglesias aparenta ser un hombre duro y sin corazón, lo que es reforzado por su comportamiento en el trabajo ya que anteponía la misión de la empresa antes que nada, lo que le acarreaba el rencor de sus subordinados. En el fondo es un hombre noble y cariñoso. Sufre mucho por la ambición sin medida de su esposa, para humillarlo por no haber podido él lograr el título universitario de Ingeniero, y para alejarlo del hijo de ambos, Jorge . El muchacho ha logró obtener su título de profesionista y ha conseguido trabajo junto a su padre.

Iglesias tiene un amigo de hacía mucho tiempo, que lo estimaba mucho. Mientras tanto, un niño indio que sierve café en el campamento, se está encariñando con el Iglesias, y que aparentemente no es notado. En esos días, recibe la petición de divorcio de su esposa. Al saberse de que los integrantes de la misión de trazo lejos del campamento se habían perdido, Iglesias no hace nada por ir al rescate de su propio hijo hasta que recibe órdenes precisas del ingeniero principal, ante eso, forma cuadrilla y por dias y noches busca a su hijo y compañeros hasta que los encontra muertos.

Al terminar el trabajo, y el día de la celebración de la unión de las vías, en la ceremonia, Iglesias se aleja cuando se está recordando a los trabajadores muertos. Sin que él se de cuenta, el niño lo sigue de cerca. Entonces Iglesias recuerda con dolor una frase que le dijo a su amigo quien resultó muerto también en la misión de trazo: "Tengo tres razones para vivir: Mi hijo, partir este desierto y tu amistad". Y tira con violencia el escudo de la compañía que portaba su hijo. Al no existir ya ninguna de ellas, decide ir a perderse en el desierto, pero al haber caminado un trecho se da cuenta que alguien lo sigue, es el niño. Iglesias trata de hacerlo regresar, primero con dulzura y, al insistir el niño, con violencia, pero el niño se aferra a su pierna. Entonces, Iglesias, al ver la desesperación y el dolor del niño, se enternece, lo levanta y ve que el niño trae en su camisa el escudo de la compañía de su hijo. Mientras comienza a escucharse el fondo musical de "La Rielera" luego lo abraza con ternura y de la mano se regresan los dos corriendo, ya alegres, a alcanzar el tren que comienza a alejarse. La escena final es aérea y se ve a los dos trenes en movimiento: uno al norte y el otro al sur.

Reparto[editar]

Comentarios[editar]

Este filme ocupa el lugar 88 dentro de la lista de las 100 mejores películas del cine mexicano, según la opinión de 25 críticos y especialistas del cine en México, publicada por la revista Somos en julio de 1994.[1]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]