Vibrisas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las amplias vibrisas de un gato le permiten moverse sin ruido en espacios estrechos

Las vibrisas son un tipo de pelos especializados que poseen algunos animales (especialmente los mamíferos a modo de bigotes) como elemento sensorial táctil; algunas plantas como las dioneas o atrapamoscas poseen elementos similares, que les ayudan a sentir los insectos cuando se posan sobre alguno de sus seis pelos, cerrando después sus dos mitades para digerirlos una vez atrapados.

Las vibrisas tienen una raíz muy sensible que les permite detectar corrientes de aire, lo que unido al sentido del olfato les hace percibir el origen de los olores; algunas de estas corrientes pueden ser generadas por el movimiento del propio animal.

Al entrar en contacto con los objetos del entorno, las vibrisas ayudan a percibir las distancias de los obstáculos en plena oscuridad; en el caso de los gatos, tienen unas terminaciones nerviosas que al más mínimo movimiento del bigote las estimula y suministra información acerca de los alrededores inmediatos del gato. Asimismo, la nutria tiene en un hocico ancho poblado de largas vibrisas que le permiten captar las vibraciones producidas por sus presas al moverse en aguas turbias.

Entre los animales que poseen vibrisas destacan los felinos, perros, focas, delfines, conejos, ratas, musarañas, manatíes y aves en general, sobre todo insectívoras (ej. chotacabras).

Véase también[editar]